San Miguel   BUSCADOR
  T.31° H.8% S.T.10°       
Opciones Avanzadas
 
   Lunes, 27 de Marzo de 2017
Opinión 
Edición: 2284 - Fecha: 6 de Dic, del 2016
Muere el líder, quedan las ideas

Más allá de que generó amores y odios, es innegable la importancia y la influencia política a nivel mundial que tuvo el líder de la Revolución Cubana que perdura hasta nuestros días.

     A Fidel Castro lo venían matando desde hace años, como cuando desde Washington decían que le quedaban solo seis meses de vida. Sin embargo, fue el tiempo el que decidió poner fin a su vida, y si bien ya era una leyenda viviente, ahora quedarán sus ideas y su resistencia al imperialismo y al colonialismo.
En tiempos de que el mundo se dividía en un contexto de Guerra Fría entre EEUU y la URSS, la Isla debió soportar grandes presiones económicas, desabastecimi-ento de alimentos y atrasos que hoy se remontan a décadas de mediados del siglo XX.
Se decía que mucho no podía durar la Revolución, sin embargo la estrategia de un líder de masas fue efectiva en tanto y en cuanto se paró de frente ante las grandes potencias y evitó que un país tan pequeño colapse ante el clamor de muchos políticos de occidente que veían en Cuba una amenaza que podía expandirse a otras regiones del mundo.
El legado de Castro, lejos de quedar desactualizado, está más presente que nunca porque todo aquello que denunciaba ante la comunidad internacional, aún sigue sin ser escuchado por los líderes de turno que buscan mantener el poder y los privilegios de las economías de sus países.
Así lo expuso Fidel Castro en un discurso pronunciado ante el XXXIV periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, efectuado en Nueva York, el 12 de octubre de 1979, veinte años después de la Revolución Cubana.
«Somos 95 países de todos los continentes, que representan la inmensa mayoría de la humanidad. Nos une la determinación de defender la colaboración entre nuestros países, el libre desarrollo nacional y social, la soberanía, la seguridad, la igualdad y la libre determinación. Estamos asociados en el empeño por cambiar el actual sistema de relaciones internacionales, basado en la injusticia, la desigualdad y la opresión. Actuamos en política internacional como un factor global independiente», decía Castro.
Entre otros fragmentos sustanciales, Castro decía que «los Países No Alineados insistimos en que es necesario eliminar la abismal desigualdad que separa a los países desarrollados y a los países en vías de desarrollo. Luchamos por ello para suprimir la pobreza, el hambre, la enfermedad y el analfabetismo que padecen todavía cientos de millones de seres humanos. Aspiramos a un nuevo orden mundial, basado en la justicia, la equidad y la paz, que sustituya al sistema injusto y desigual que hoy prevalece, en el que, según se proclamó en la Declaración de La Habana, «la riqueza sigue concentrada en las manos de unas cuantas potencias cuyas economías, fundadas en el despilfarro, son mantenidas gracias a la explotación de los trabajadores y a la transferencia y el saqueo de los recursos naturales y otros recursos de los pueblos de África, América Latina, Asia y demás regiones del mundo».
Él consideró que entre los problemas que debía debatirse en ese período de sesiones la Asamblea General, la paz figuraba en el primer orden de preocupaciones: «La búsqueda de la paz constituye también una aspiración del Movimiento de Países No Alineados. Pero la paz, para nuestros países, resulta indivisible. Queremos una paz que beneficie por igual a los grandes y a los pequeños, a los poderosos y a los débiles, que abarque todos los ámbitos del mundo y llegue a todos sus ciudadanos».
«Basándonos en la concepción de la universalidad de la paz –agregaba- y la necesidad de asociar la búsqueda de la paz, extendida a todos los países, con la lucha por la independencia nacional, la plena soberanía y la igualdad entre los Estados, los Jefes de Estado o de Gobierno que nos reunimos en la Sexta Conferencia de La Habana dedicamos nuestra atención a los problemas más presionantes en África, Asia, América Latina y otras regiones. Es importante subrayar que partíamos de una posición independiente y no vinculada a políticas que puedan derivar de la contradicción entre las grandes potencias. Si a pesar de ese enfoque, objetivo y no comprometido, la revisión de los acontecimientos internacionales se transforma en un anatema contra los sustentadores del imperialismo y del colonialismo, ello no hace más que reflejar la esencial realidad del mundo contemporáneo».
Solo algunos conceptos de ese discurso que quedó en la historia pero que no deja de tener vigencia, ya que el mundo desigual continúa estando ahí, aún se habla de los países en vías de desarrollo (subdesarrollados), las hecatombes financieras se suceden, las guerras siguen derramando sangre, todo está ahí hoy, como en 1979. Decían que las balsas desde Cuba a Miami representaban el fracaso del comunismo, pero no dijeron lo mismo del capitalismo con la ola inmigratoria de Asia a Europa.

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿Como ves la situación económica en el país?
Buena!
Preocupante!
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com