San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1111 - Fecha: 13 de Sep, del 2007
Republica o País Mafioso

La historia de las instituciones argentinas, con su secuela de violaciones, tergiversaciones, corrupción y violencia han terminado por cristalizar en un sistema mafioso. Herramienta al servicio de un complejo tejido de intereses. Los partidos políticos, los sindicatos, las corporaciones, el sector financiero, los servicios secretos, la seguridad, la justicia, el Congreso, han devenido en una trama perversa.

     Desde la crisis del 2001, las autoridades posteriormente elegidas, en medio de tropiezos y contradicciones trataron sin éxito de restaurar la situación, se había llegado a la conclusión que todo se hundía. En la actualidad se nota una cierta recomposición económica ¿Pero puede haber recomposición duradera sin la institucional?.

     El presidente de la Nación ha expresado en reiteradas oportunidades que su objetivo es hacer de la Argentina “un país en serio”, no obstante su expresión posterga reformas de fondo en lo que respecta a: política federal, asociaciones profesionales, fiscales, provisionales, etc. Declina el ejercicio de su autoridad empleando recursos políticos y legales en busca de deshacer la trama de intereses muchas veces entrelazadas con objetivos mafiosos. Pero aun se observa: falta de controles, opacidad en el manejo de los fondos públicos, inseguridad, el problema de las barras bravas y su conexión con los dirigentes deportivos y la de estos con jueces y políticos. Todas estas cuestiones y muchas más, que ocurren a diario en el país, solo son concebibles en un marco de descomposición institucional y de renuncia al ejercicio del poder político.

     En la Argentina los gobiernos en general se han rodeado de partidarios a los que se la ha pagado por su actuación obsecuente en las campañas electorales con cargos en la administración pública, desconociendo muchas veces su carencia política, técnica y también su capacidad gerencial. El Presidente conoce estos aspectos y ha preferido elegir los métodos y trucos de la política de siempre, antes de formular un verdadero proyecto de: transformación, recomposición política, económica y social sensato, claro y esperanzador. Busca acuerdos con sindicatos y dirigentes con más o menos poder que solo son aliados inconstantes y peligrosos.

     Ante la proposición de Kirchner de un “país serio”, un ciudadano pensante sabe que raíz de lo que aconteció y acontece con sus asesores, como son en la actualidad los casos de la ex Ministra de Economía Felisa Miceli y la Secretaria de Medio Ambiente Romina Picolotti, dificultan las soluciones de las cosas, esto da lugar a dos fines: ejercer una autentica autoridad o desmantelarla.

     Ya vivimos una fuerte crisis en el 2001, la sociedad que había llegado a tener conocimiento de lo que sucedía generó la consigna “que se vayan todos”. No quería acabar solo con el gobierno radical, sino con toda la dirigencia nacional.

     En las elecciones bajo la consigna “de un país serio” el actual presidente logró vencer al líder de la corrupción nacional Carlos Saúl Menem, la sociedad lo apoyó porque entendió que para cumplir esa consigna había que cambiar las cosas, los dirigentes, el estilo y el modelo.
La actitud autoritaria, las ofensas y las faltas de respeto que el gobierno ejerce frente a todos aquellos que se oponen a sus designios, en especial al periodismo, el manejo indiscriminado de fondos, el abandono de las promesas de transparencia, la sospechosa condescendencia con las multinacionales petroleras, con las empresas de transporte, tanto empresarias como también sindicales, etc. son desprolijidades institucionales, presentan síntomas graves y traicionan las esperanzas de los ciudadanos. La demostración más dramática es la crisis de energía que se vive. Se sabía que había que efectuar una inversión de tres mil millones de pesos por año para mantenerla en condiciones, pero no se hizo nada. Los problemas que hoy se presentan son estructurales y demandarán tres años en solucionarlos, siempre y cuando se adopten medidas de racionalización del consumo y se concreten obras de infraestructura que aumenten la generación.

     En el actual panorama mundial, parece evidente que muchos países deberán esperar para salir de la miseria. No es el caso de la Argentina que es un país rico, probablemente más provisto de lo necesario. Para avanzar con un destino promisorio y en la búsqueda de aprovechar su riqueza natural, más allá de inaugurar una obra en busca de un rédito político o retener una gobernación, se deberá respetar las instituciones, ellas son necesarias para el desarrollo económico, la libertad y la igualdad.

     El gobierno debe tener presente que desde el punto de vista social existen en la población cuadros científicos, técnicos, gerenciales, etc. capaces de producir el cambio que el país tanto necesita. A pesar del deterioro que ha sufrido en estos últimos casi sesenta años, aun quedan en la memoria colectiva, organizaciones sociales e instituciones de enseñanza que permitirían encararlo, pero para aprovechar las posibilidades se deberá disponer de un armado social, político e institucional que oriente la permuta.

     La política oficial considera al populismo como la única forma capaz de producir cambios. Frente a esta idea nace la pregunta ¿Es capaz el populismo de producir cambios duraderos y positivos? Creo que no lo ha sido nunca ni desde sus comienzos durante la turbulenta década del 50 del siglo pasado, hasta el absurdo de hoy. Considero que el tiempo de los populismos deben terminar por el bien de la Argentina. La alternativa, sigue siendo República o país mafioso.

    Guillermo Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com