San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1109 - Fecha: 11 de Sep, del 2007
Los biocombustibles deben beneficiar a los pobres

El actual debate sobre la bioenergía, al concentrarse sobre aspectos negativos como la fuerte subida del precio de los alimentos y la pérdida de biodiversidad, deja de lado el enorme potencial del sector para reducir el hambre y la pobreza. Si se utiliza de forma adecuada, la bioenergía nos ofrece una oportunidad histórica de acelerar el crecimiento de muchos de los países más pobres del mundo, hacer posible que mejore la producción agrícola y suministrar una energía moderna a un tercio de la población mundial.

     Esta meta podrá cumplirse sólo si se toman las decisiones adecuadas y se establecen las políticas correctas. Hay que desarrollar con urgencia una estrategia internacional, porque sin ella corremos el riesgo de que la bioenergía produzca más pobreza y mayor daño al medio ambiente.

    Esta estrategia debe asegurar que una parte importante de la bioenergía sea generada por los trabajadores agrícolas del mundo en desarrollo, que representan el 70% de los pobres del planeta. También debe incluir esta estrategia colectiva una serie de políticas que promuevan el acceso de los pobres del ámbito rural al mercado internacional de la bioenergía.

    En primer lugar, se requiere la eliminación de las barreras comerciales que algunos países de la OCDE aplican a las importaciones de etanol. En segundo lugar, necesitamos garantizar que los pequeños campesinos puedan organizarse entre ellos para producir, procesar y comercializar los cultivos para suministrar bioenergía a la escala necesaria. En la práctica, esto supone que tengan acceso a crédito y se les ayude a organizarse en cooperativas.

    Por último, se requiere un sistema de certificación que asegure que los productos bioenergéticos sólo puedan venderse si reúnen una serie de requisitos medioambientales. Así se promovería la producción por parte de pequeños campesinos, que tradicionalmente utilizan sistemas agrícolas complejos y biodiversificados.

    Estas medidas permitirían a los países en desarrollo, que en general poseen ecosistemas y climas más adecuados para la producción de biomasa que los países industrializados y cuentan a menudo con grandes reservas de tierra y mano de obra, aprovechar sus ventajas comparativas.

    La Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé que en 2030 los biocombustibles supondrán entre el 4% y el 7% del total de combustible utilizado para el transporte. Estados Unidos, la Unión Europea y Brasil serán los principales productores y consumidores. Si es así, significará que tuvimos una oportunidad para cumplir nuestras promesas de acabar con el hambre y la pobreza, pero que preferimos mirar para otro lado.

    El debate sobre los biocombustibles se ha centrado casi de forma exclusiva en la sustitución del petróleo en el transporte. Pero en la actualidad, los biocombustibles para el transporte representan menos del 1% de la producción mundial de energía. Un porcentaje mucho mayor de la energía a nivel mundial, el 10%, procede de la "bioenergía tradicional": la leña, el carbón vegetal, el estiércol y los residuos de las cosechas, que calientan las casas y permiten cocinar en gran parte del mundo en desarrollo.

    Centrar el debate en los biocombustibles para el transporte supone dejar de lado una gran parte del potencial que tiene la bioenergía para la reducción de la pobreza. Este potencial reside más en ayudar a dos mil millones de personas a producir su propia electricidad y cubrir otras necesidades energéticas que en mantener 800 millones de automóviles y camiones circulando por las carreteras.

    Ayudar a los dos mil millones de personas que viven con menos de dos dólares diarios a obtener una bioenergía accesible, hecha en casa y sostenible a nivel medioambiental, representaría un espectacular paso adelante en su desarrollo.

    Promover esta transformación es más urgente que nunca debido al aumento del 300% en los precios del petróleo registrado en los últimos años, que supone una carga abrumadora para las economías de los países más pobres.

    Nuestro objetivo debería ser establecer las reglas básicas del mercado internacional de la bioenergía. Hay que garantizar que la bioenergía alcance su potencial de promover crecimiento sostenible y progreso para evitar que los ricos se hagan aún más ricos, empobreciendo más a los que sufren de pobreza crónica y produciendo un daño mayor a un medio ambiente cada día más frágil.

    

    Jacques Diouf

    Director General de la Organización de las Naciones Unidas

    para la Agricultura y la Alimentación (FAO)

    ccs@solidarios.org.es

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com