San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Viernes, 24 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1104 - Fecha: 3 de Sep, del 2007
Barbarie Estudiantil

Los hechos vandálicos producidos por ocho alumnos de la Escuela Técnica Nº 468 de Rosario, provocaron destrozos en su aula, los filmaban alegremente para luego colocarlos en el sitio You Tube de Internet, para que fueran vistos por todo el mundo. Estas actitudes salvajes son respuesta a una mala interpretación de la rebeldía juvenil y los daños materiales originados pasan a segundo plano frente a los morales y culturales que ocasionaron.

    
Este suceso reproduce características que definen las actitudes de muchos jóvenes en los álgidos momentos en que se vive. Los alumnos en cuestión tienen edades que oscilan entre los 15 y 16 años, realizaron estos hechos delictivos con una inconciencia rayana con la animalidad, cayendo en actitudes violentas que no son otra cosa que el reflejo de lo que diariamente ven en los adultos cuando protestan en forma agresiva en busca de “reivindicaciones”. La actitud de filmar los destrozos y hacerlos mundialmente público forma parte del ritual aprendido en programas banales como Gran hermano o Bailando por un sueño, donde el conductor y los participantes buscan mostrar, sin ningún reparo, ataques que van contra la moral y buenas costumbres del televidente.

    El incremento de la violencia juvenil que se vive, no tiene distinción de edad, sexo o contexto social, se halla vinculado con una incapacidad cada vez mayor para soportar el peso de las obligaciones y con una propensión inquietante de confundir los derechos universales y deseos individuales.

    En la actualidad ha perimido ese concepto tan importante que primó en los sistemas educativos “educar con el ejemplo” y que, a pesar del modernismo, debería seguir vigente dado que es la única forma que los jóvenes aprendan a respetar las normas de convivencia y permita a la sociedad trabajar en su engrandecimiento.

    Los docentes, inmersos en un nuevo estado de cultura, solo se ven afectados por sus necesidades económicas en virtud del consumismo en que la sociedad se halla envuelta. Han olvidado la vocación, actitud importante en el momento de impartir conocimientos. Hoy los realizan mecánicamente olvidando que están frente a jóvenes que ven en ellos a líderes intelectuales. Desconocen que Internet brinda información, no conocimiento. Hoy la transmisión de saberes está en crisis. En tiempos pasados, se buscaba traspasar a los jóvenes conocimientos que se consideraban importantes para su formación y los jóvenes también así lo creían.

    En la actualidad los adultos se hallan tan extasiados con la tecnología que terminan aceptando que la información que poseen los jóvenes los supera, consideran a la computación como la clave, olvidando que la verdadera clave se encuentra en los contenidos más profundos del ser y que tanto padres como docentes les deben transmitir. Para paliar esta situación los adultos han decidido que el principal valor es la libertad, transformando este concepto en libertinaje, hacer lo que se quiera, satisfacer los deseos, sin límite alguno. Esta falta de límites es, en alguna medida, resultante que sus padres fueron educados, en las prohibiciones de la dictadura y pasan de un extremo a otro. Se sienten incapaces de poner límites.

    Vivimos una cultura centrada en el desarrollo tecnológico y solo se va en la búsqueda del éxito individual y social, en un ámbito de competencia, desconfianza y control. Esta conducta genera dolor y incertidumbre. Situación que produce en los adolescentes un crecimiento en soledad con la sola compañía de un aparato de televisión o una computadora. Se reduce así la realidad del mundo afectivo y conlleva a tristes consecuencias.

    El joven desde su infancia va transformando sus propias vivencias a través de los adultos, no por lo que le digan, sino por lo que les ven hacer. La educación es una transformación que nace de la convivencia hogareña, comienza desde el momento en que el niño llega al mundo y mucho antes de su inserción en la escuela.

    Si se desea que los hijos sean personas éticas, se debe conducir con ellos y frentes a ellos como personas éticas. Hoy se transmite a los jóvenes una falta de conciencia sobre el valor sagrado de la vida, no se clarifica qué es la vida ni para que se vive, todo se circunscribe a considerar al dinero como centro. Esto constituye un nuevo paradigma social que influye en la definición y vigencia de los valores de la sociedad.

    Es fundamental retornar al viejo concepto de educar con el ejemplo a pesar de vivir en una época de modernas tecnologías, es la única forma para que las jóvenes generaciones aprendan a respetar aquellos valores que son normas elementales de comportamiento y convivencia que permitan a una sociedad seguir trabajando con justicia y en armonía en pos de su engrandecimiento.

    Guillermo Cesar Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com