San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1090 - Fecha: 10 de Ago, del 2007
Hambre y desnutrición

El hambre y la desnutrición volvieron a ser noticia porque un grito de desesperación resonó desde la provincia de Chaco dando cuenta de cinco decesos producidos por esa causa en el último mes. Pero seguramente estos casos serán rápidamente olvidados hasta que vuelva a sonar otro grito que nos devuelva a la realidad de lo que está pasando a nuestras espaldas.

     Tres males aquejan a los indigentes del norte argentino y son los principales motivos de mortalidad: El chagas, la desnutrición y la tuberculosis. Los tres son emergentes de la miseria.

    El mal de chagas lo produce la vinchuca, un insecto que anida en los techos de los ranchos, durante la noche pica a los durmientes y defeca en la herida transmitiendo la enfermedad; que fue descripta en 1909 por el médico brasileño Carlos Chagas y en nuestro país se la conoce como “mal de Chagas-Mazza”, recordando al Dr. Salvador Mazza que se dedicó a estudiarla.

    El científico tuvo que luchar denodadamente para llevar a cabo la investigación porque, como la enfermedad era patrimonio de los pobres, la medicina oficial le quitaba relevancia y no se abocaba a su estudio. El mérito del Dr. Mazza fue destacar su importancia, enfrentarse a las elites que la negaban y demostrar que era un problema emergente de la pobreza.

    La historia del Dr. Mazza fue llevada al cine con el título de “Casas de Fuego” y Miguel Angel Solá interpretó al protagonista. En el film se muestra cuál es el remedio para la enfermedad: erradicar definitivamente los ranchos incendiándolos y construir en su lugar viviendas seguras que no permitan anidar a la vinchuca.

    La tuberculosis es una de las enfermedades más antiguas que afecta al ser humano y fue un temible flagelo hasta mediados del siglo veinte. Se comenzó a combatirla con la estreptomicina y hoy es perfectamente curable si se realiza el diagnóstico precoz y se sigue el tratamiento adecuado.

    La desnutrición, el chagas y la tuberculosis, un temible flagelo en el norte argentino, son enfermedades que tienen que ver con la pobreza y la falta de educación. El Ministro de Salud del Chaco, el doctor Ricardo Mayol, ante el problema planteado por los decesos y la denuncia que oportunamente hiciera la iglesia católica sobre esta situación declaró: «Hay casos que no solamente son infecciones crónicas, sino que también muchos aborígenes evitan ser atendidos y no quieren concurrir a los centros para su sanación. Estas son cuestiones que se deben respetar»

    La declaración es indignante porque el funcionario intenta despegar del tema a la conducción política, y descargar la responsabilidad en las víctimas. Pero está ocultando que el problema tiene su origen en las políticas asistenciales que se llevan a cabo en la zona. Según información que difundiera el diario La Nación se están distribuyendo más de 70.000 planes sociales que, lejos de ser una forma de ayuda solidaria, son el instrumento que tienen los políticos para tener votos cautivos.

    Las instituciones intermedias estaban trabajando en estos pueblos olvidados para desarrollar una sana y dignificante cultura del trabajo y, a la vez que los organizaban para que pudieran subsistir, desarrollaban planes de educación que les permitieran emerger de la pobreza. Un trabajo arduo y de largo aliento que se intentó desarrollar entre los pueblos aborígenes y que no ha contado nunca con el apoyo estatal. Todo esto fue desbaratado cuando llegaron los políticos con sus planes sociales para captar votos. El efecto que tuvo el asis-tencialismo en poblaciones que no han desarrollado todavía una sólida cultura laboral fue desbastador. Los políticos consiguen los votos para apoltronarse en el poder, que es su único objetivo, pero no se preocupan por la salud ni la educación.

    Prefieren mantener a la masa en la ignorancia, dependiente de la ayuda estatal, porque les sirve como rehén electoral, y esa es la razón por la que no derivan la administración de los planes sociales a las instituciones intermedias.

    Esta situación generada en el Chaco muestra descar-nadamente la perversidad de los políticos argentinos cuyo único objetivo es apoderarse del poder, pero carecen de planes y proyectos de desarrollo a largo plazo.

    Desde la tribuna arengan con muchos gritos y pocas ideas, haciendo promesas que cautivan al auditorio ingenuo, pero no presentan planes consistentes para cumplirlas. Empapelan las paredes con sus retratos sonrientes pero no elaboran una plataforma sustentable que pueda ser evaluada por el pueblo. Y cuando los escuchamos nos asalta la sospecha de que no tienen siquiera la capacidad de desarrollar un proyecto coherente. Son agitadores de tribuna que persiguen un solo objetivo: alcanzar el poder y el desarrollo armónico de la sociedad a largo plazo los tiene sin cuidado.

    Para muestra basta un botón: Mientras la gente se moría de desnutrición, tuberculosis o chagas en el norte, el Ministro de Salud, Ginés González García hacía campaña política a favor de Filmus o repartía condones alrededor del obelisco para irritar a la Iglesia Católica.

    Así van las cosas en nuestro desdichado país.

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com