San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1083 - Fecha: 31 de Jul, del 2007
Inventar la realidad

Desde tiempo ancestral el hombre creyó en la magia de las palabras. Corresponde a Dios la palabra creadora, el verbo generador de vida, y al hombre la palabra enunciativa que solo expresa la realidad.

     Pero al parecer los humanos no se resignan a no tener el mismo poder de Dios y Sigmund Freud dice que a pesar del tiempo transcurrido y el avance de la civilización las palabras guardan para los hombres algo de su contenido mágico.
El Ministro del Interior decía en el pasado – queremos creer que ya se resignó a la realidad – que la inseguridad era solo una sensación exacerbada por la acción de los medios y trataba de fundamentar su disparate en engañosas estadísticas oficiales. Pero el ciudadano común que tenía que transitar por la ciudad, viajar en el transporte público, estacionar su automóvil en las calles o sacar por las noches la basura sabía que la realidad era otra, tomaba sus precauciones y le quedaba la sensación de que el Ministro quería engañarlo.
Pero creo que el problema es más grave, porque detrás de las afirmaciones temerarias que contradicen la realidad veo asomar la omnipotencia del político que cree en el valor mágico de las palabras y que posee mágicamente el poder de crear la realidad con solo enunciarla.
Hasta hace pocos meses uno de los pocos organismos creíbles era el INDEC. El trabajo que realizaban era estrictamente técnico y por lo tanto los datos informativos estaban fuera de toda sospecha. Durante los últimos treinta años los gobiernos respetaron al INDEC porque entendían que era un termómetro que marcaba el nivel de fiebre de la economía y nadie ponía en duda seriamente sus conclusiones. Aun en los períodos signados por desastres inflacionarios los datos del organismo oficial eran inapelables.
La economía Argentina, y la latinoamericana en general, estuvieron viviendo un momento brillante y los índices inflacionarios eran bajos. Pero la realidad comenzó a cambiar, la primera testigo fue el ama de casa que veía como lentamente la canasta familiar se iba encareciendo y volvió a instalarse en el vocabulario popular el temido término “inflación”. Entonces emergió la omnipotencia queriendo modificar la realidad, y lo hizo de forma surrealista: Intervino el INDEC, sacó a los técnicos veteranos y colocó a los amigos para que los guarismos sean lo que el gobierno necesita y no los que reflejan la realidad. Una forma perversa de omnipotencia. Los resultados fueron catastróficos porque desacreditaron a la entidad y nadie cree en las estadísticas oficiales porque sabe que las dibuja el gobierno. Humorísticamente diversos medios alteraron las siglas que pasaron a ser INDEK, en clara alusión a la inicial del apellido presidencial. Pero el desprestigio al que llevaron a uno de los pocos organismos creíbles será muy difícil de revertir.
Todo esto puede parecer mera ingenuidad pero tal vez oculte algo mucho más preocupante. Permanentemente se habla de “enemigos” para calificar a quienes hacen objeciones a las medidas gubernamentales y ejercen legítimamente su derecho a la crítica o son abiertos opositores a la política oficial. Esta es una actitud enfermiza que se agrava cuando también se ven “enemigos” en los técnicos del INDEC que reflejaban la realidad y se los releva para imponer una versión engañosa de los hechos.
Calificar de “enemigos” a simples adversarios políticos muestra una creciente paranoia que se expresa en la permanente y más que evidente crispación del ánimo presidencial. Crispación que se ve en el tono agresivo de los discursos que siempre encuentran un chivo expiatorio sobre el cual exculpar los problemas que atraviesa el gobierno.
Los asesores de imagen tendrían que tomar en cuenta esto y aconsejar un cambio en la modalidad indicándole que la crispación implica no muestra fortaleza sino debilidad y que el país no es un jardín de infantes, los ciudadanos piensan y se están hartando de que los reten como si fueran niños o les quieran dibujar la realidad como si fuera una historieta.

     Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com