San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1076 - Fecha: 20 de Jul, del 2007
Prostitución y Esclavitud

La trata de personas, luego del tráfico de drogas y armas, es el tercer negocio más redituable del mundo. La Argentina se ha convertido en un país de exportación y venta de personas para ser prostituidas o esclavizadas.

     La Organización Internacional del Trabajo (OIT), estima que el rédito que deja este vil negocio se halla en el orden de los 32.000 millones de dólares. Estimando que en el año 2005 se hallaban sometidas a la esclavitud en el orden mundial 2,4 millones de personas para desarrollar trabajos forzados, prostitución y en muchos casos son víctimas de la ablación de órganos.

     El estudio que realizó la Organización Internacional de Migraciones (OIM), indica que en su mayoría son mujeres menores de edad, poco escolarizadas y muy pobres. Son captadas mediante las promesas de una vida económica mejor, de una mayor capacidad de acceso a bienes de consumo y pronto enriquecimiento. Son algunas de las ofertas que usan para el reclutamiento. Otra modalidad que emplean los tratantes es el rapto.

     En muchas oportunidades buscan la captación recorriendo casa por casa los barrios humildes; ofreciendo trabajo, posibilidades de ganar mucho dinero, otras veces hacen circular el rumor que se buscan mujeres para trabajar en lugares alejados.

     La convocatoria se basa en promesas engañosas, una vez captadas son trasladadas rápidamente a su destino y obligadas a prostituirse para pagar los gastos ocasionados por el viaje, alojamiento, comida y ropa. Una chica joven puede ser vendida en 5.000 pesos, pero muchas veces estos valores son muy inferiores.

     La trata es un negocio criminal que necesita una inversión cero, llevar una mujer de la Argentina para ser vendida en Chile, es más simple que transportar una carga de drogas o armas. La impunidad de las mafias internacionales se hace más evidente porque aún no esta claramente tipificado como delito, en general se condena a los responsables por causas menores que se hallan lejos de la esencia del mismo.

     Hoy se estima, que se denuncia el 1 % de los casos de trata de personas, según datos de la OIM. Para esta entidad las victimas de la trata son en su mayoría migrantes que pueden provenir del exterior o del interior del país “son personas que buscan escapar de la pobreza, la discriminación, en demanda de una mejor calidad de vida o para poder ayudar a sus familias mediante el envió dinero”. Los tratantes las atraen con tentadoras ofertas de empleos bien remunerados en el extranjero o en su país, lejos de su hogar, diciéndoles que se harán cargo de los preparativos y de los gastos que ocasiona el viaje. Para la mayoría de las víctimas los problemas comienza al llegar a destino, cuando descubren que el empleo que les ofrecieron no existe y que deben pagar con su trabajo los gastos que su traslado originó.

     De este infame negocio, recién tomó conciencia la ciudadanía , tras el incendio ocurrido en un taller clandestino de costura en Caballito, en marzo de año pasado que, dejó un saldo de seis muertos. Como consecuencia se conocieron cifras escalofriantes sobre la existencia de esta actividad delictiva. En la ciudad de Buenos Aires se reduce a la esclavitud a estos seres humanos, existen en la actualidad 4.000 ciudadanos bolivianos que se encuentran en estas condiciones y por lo menos 1.600 talleres y fábricas ilegales, otros 11.000 inmigrantes de ese país trabajan en negro y en condiciones infrahumanas.

     A pesar de las convenciones internacionales sobre derechos humanos, la esclavitud aún continúa, se estima que la cantidad de esclavos y trabajadores forzados asciende a 27 millones en todo el mundo, otras estimaciones dan una cifra de 100 millones. Además de la concepción clásica, en las que las personas son consideradas como propiedad a partir de su nacimiento, rapto o compra, existe otra forma con un contenido de igual perversidad. Dentro de este esquema el trabajador debe realizar su labor hasta pagar una deuda muchas veces ficticia, sin recibir retribución alguna, que en muchos casos pasa a sus hijos.

     Frente a esta dura situación que sufren los trabajadores esclavos, los organismos de control que tiene el país elevan pocas denuncias y muchas no llegan a la Justicia, por lo cual casi no existen condenas. Jueces y funcionarios, incluso aquellos que están a cargo de la lucha contra el trabajo esclavo, expresan sin eufemismos: “el diseño y el funcionamiento de los organismos de control están hechos a la medida de los poderosos”.

     Uno de los aspectos más sombríos del problema es el asco y repelencia que esta situación despierta en aquellos que somos observadores de la denigración de estos seres humanos.

     Los gobiernos y los organismos internacionales deben promover con seria y rápida prioridad la solución de este problema, en lugar de asumir la actitud frecuente de subestimarla. Creo que un fuerte estremecimiento debería recorrer las espaldas de jueces y funcionarios al pensar que un alto porcentaje de nuestros contemporáneos, nunca saldrán de la miseria con la que vinieron al mundo siendo esta la razón por la que son explotados.

Guillermo C. Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com