San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1076 - Fecha: 20 de Jul, del 2007
Entrenando piqueteros

Manchay es una localidad en el conurbano de la ciudad de Lima en la que viven más de 50.000 personas. Se formó en el año 1983 cuando el avance guerrillero de Sendero Luminoso puso en estado de pánico a los campesinos de la sierra que huyeron para asentarse en la orilla de la gran ciudad.

     Acabo de regresar de Lima donde me invitaron a participar de un encuentro entre los representantes de Manchay y un centenar de profesionales jóvenes, la edad promedio es de 30 años, que quieren brindar apoyo a esa comunidad. Lo pobladores se instalaron en las tierras áridas de una cementera abandonada, armaron con esteras sus precarias viviendas y hacen cada día el intento de sobrevivir trabajando en la gran ciudad. Hasta hoy carecen de luz y agua corriente, reciben cada día camiones cisternas que los proveen del líquido indispensable para que puedan subsistir. La mayoría vive haciendo “cachuelos”, es decir trabajos temporarios, changas, por lo que cada jornada es una caja de sorpresas. Sus niños sufren los efectos de la mala alimentación y la desnutrición. “Mi hijo no sirve la estudiar, es muy torpe, lo voy a tener que llevar a trabajar”, alegaba un padre desilusionado. No percibía que la falta de atención y desarrollo intelectual de su hijo se debía a la mala alimentación.

    Tuve oportunidad de conversar extensamente con uno de sus representantes, un mecánico en cuyas manos llevaba como testimonio los vestigios de grasa y aceite que no había podido limpiar adecuadamente por la falta de elementos. Le hice algunas preguntas para comprender la situación:

    - ¿No tienen institutos que enseñen oficios de rápida salida laboral?
- Hay dos institutos cercanos que enseñan oficios pero los costos de cada curso son demasiado altos y ninguno de nuestra comunidad puede pagarlos.

    - ¿A qué se dedican sus hijos cuando llegan a la adolescencia?

    - Desde niños tienen que seguir el camino de sus padres y buscar cachuelos para sobrevivir. Las niñas sueñan con trabajar como sirvientas con cama adentro en la casa de alguna familia limeña. Pero muchos no aceptan ese destino y se vuelcan a la delincuencia, las drogas y muchas adolescentes sobreviven como prostitutas.
- ¿Qué ayuda reciben el gobierno?

    - Cuando hay elecciones los candidatos comienzan sus campañas en Manchay y hacen muchas promesas pero nunca las cumplieron. Nos mandan los camiones tanques para que tengamos agua y ahora estamos luchando para que coloquen una tubería. El Presidente Alan García dice que nos va a poner agua.

    - ¿Tienen algún hospital?

    - Hay una salita y mandan un médico para que nos atienda. Tiene que estar todo el día, pero está tres o cuatro horas y después se va porque nadie lo controla. Si tenemos una urgencia tenemos que recurrir a los hospitales de Lima.
- ¿Son propietarios de sus tierras?

    - Bueno… hicieron un plan para tener títulos, pero en la oficina de registros daban cuatro o cinco títulos por cada parcela y ahora hay una pelea porque cada pedazo de tierra tiene cuatro o cinco propietarios.

    - ¿Por qué pasó eso?
- Por la corrupción. Pagando le daban títulos a cualquiera. Por eso siempre tiene que haber alguien ocupando la parcela, porque puede ocuparla otro y después no tenemos ningún derecho a sacarlo.

    - ¿No denunciaron esto en los medios?

    - Si. Pero vienen los periodistas y nunca publican lo que nos pasa.

    Escuchando nuestra conversación estaba una periodista de un canal de televisión que me aclaró:

    - Levantamos la nota, pero hay intereses políticos dentro de los canales que impiden que las publiquemos.
Y entonces sucedió lo insólito: terminé explicándoles como organizar un piquete, cortar una ruta, hacer que los medios se movilicen y consigan ser escuchados en directo por la televisión. Cuando terminé no podía creerlo, había estado entrenando piqueteros. Pero me tranquilicé cuando repasé las imágenes de Manchay que se proyectaron durante el encuentro donde se veía a esos campesinos hacinados entre esteras en un desierto de arena, a sus hijitos desabrigados y desnutridos, rodeados de basura y condenados a perpetua marginación. Los rostros no eran rozagantes, no tenían líderes prepotentes ni sus mujeres bailaban por un sueño. Estos eran verdaderamente pobres, desamparados y oprimidos que llevaban en sus rostros el estigma del sufrimiento soportado.

    Manchay no es una excepción en América Latina. Cientos de miles de personas están en la misma situación ante la indiferencia de quienes los usan para obtener una cuota de poder y los olvidan. Son una masa anhelante de un destino mejor, que sobrevive en el mejor de los casos utilizando todo su ingenio para tener el pan de cada día y en otros siguen los caminos equivocados que le dicta la desesperación. Algún día comprenderemos que la justicia social es un bien profusamente proclamado pero ausente en nuestras sociedades, que siguen edificando su futuro sobre un volcán que puede estallar en cualquier momento.

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com