San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 108 - Fecha: 3 de Dic, del 2002
El periodismo en la picota

Según el artículo diecinueve de nuestra Constitución “Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral publica, ni perjudiquen a un tercero, están solo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados.

     Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ello no prohíbe.” Establece así nuestra Carta Magna los límites entre lo privado y lo público, límites que insistentemente el “periodismo” televisivo se empeña en violar buscando elevar su audiencia.

    Reconozcamos que el periodismo ha cumplido un papel importantísimo en la sociedad argentina y que muchas veces fueron forzados a ocupar espacios y responsabilidades que no les correspondían, pero que tuvieron que asumir desbordados por la realidad.

    En medio de la impunidad reinante en la provincia de Catamarca, fueron los medios quienes con su persistente acción lograron el esclarecimiento del caso de María Soledad Morales, mostrando que el poder feudal de los Saadi no era invulnerable. El caso de José Luis Cabezas mostró la fuerza del periodismo para enfrentar a las tenebrosas mafias que se movían en las sombras del menemismo y lograr que tomara estado público el escandaloso caso Yabrán con todas sus ramificaciones. Las discutidas “cámaras ocultas” fueron y son un instrumento útil para poner al descubierto funcionarios venales, la corrupción de los políticos y la decadencia de la justicia.

    A esto debemos añadir las investigaciones del periodismo escrito que, desde “Robo para la Corona” en adelante, ha ido revelando, con mayor o menor fortuna, un panorama descarnado de nuestra realidad que de otra forma hubiéramos ignorado.

    Seguramente alguien acotará que esa función de control es tarea de los poderes del Estado, pero en el calamitoso estado en que se encuentran las instituciones en manos de una dirigencia mediocre y corrupta, el periodismo sirve para que el ciudadano común pueda conocer, comprender y controlar a los dirigentes, mientras aguarda que en algún momento las instituciones vuelvan a funcionar con eficacia.

    Pero no podían faltar quienes, auto titulándose “periodistas”, oscurecen y denigran la profesión salpicando con su falta de ética a todo el periodismo serio de nuestro país. El “Caso Echarri” mostró el verdadero rostro de este periodismo servil que recurre a cualquier recurso para ganar audiencia, entorpeciendo el accionar de la justicia y alarmando gratuitamente a la población. Tal el caso de Mauro Viale y Jorge Pizarro, dos ejemplos del peor periodismo argentino, quienes no tienen ningún limite a la hora de elevar un punto más el “rating”.

    A esto hay que agregar otro caso paradigmático, el que colmó la copa, el de Jorge Rial quien con una cámara oculta invadió la vida privada de un joven otrora notorio, para exhibir su intimidad con total desparpajo. ¿Puede un periodista atropellar así la intimidad de un ciudadano, consagrada por la Constitución Nacional? ¿Qué grado de omnipotencia pretenden tener estos seudo periodistas? ¿Cuál es el grado de impunidad de los medios? ¿Hasta cuando tendremos que soportar que individuos de bajísimo perfil ético usen a su antojo un medio tan poderoso como la televisión? Lo que sucede es preocupante porque ha rebasado todos los límites.

    Mucho más preocupante resulta pensar que dos medios de ideologías antagónicas, como son canal 9 y canal 2, coincidan en el método y estén en manos de empresarios que tienen el mismo vacío ético que los empleados mencionados.

    Sin embargo es alentador ver como algunos periodistas, aún poniendo en peligro su estabilidad laboral, se atrevieron a denunciar la falta de ética y los métodos inmorales de estos personajes. Y es bueno que continúen haciéndolo, porque es una forma de auto depuración de la profesión, para preservar al periodismo serio y responsable que, con todas sus fallas, viene prestando un invalorable servicio al país.

    El periodismo argentino tuvo una alta credibilidad en un país donde nadie es creíble. En el último tiempo la desconfianza también los está alcanzando y es deseable que se produzca una sana reacción a favor de una información veraz y responsable.

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com