San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Martes, 21 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1048 - Fecha: 11 de Jun, del 2007
LA SOBERANIA PERDIDA (Segunda Parte)

Las grandes empresas multinacionales vienen a la Argentina en busca del oro. La cordillera y la precordillera han servido de asiento a la explotación minera. En su búsqueda cuentan con el apoyo internacional y los organismos estatales casi no intervienen en su asentamiento.

     En 1997 cuando la mina Bajo la Alumbrera de la provincia de Catamarca entró en actividad, transformó a la Argentina en un país de importancia para la explotación minera en el ámbito del capital mundial, hasta ese entonces los minerales que se extraían eran solo usados para la construcción y la industria. En la actualidad se ha producido algo diferente, aparecen minas a cielo abierto, que van tomando cuerpo en todo el país, el crecimiento de estas inversiones extranjeras es muy alto, en este último año aumentaron un 56 % respecto al 2005. En tanto cientos de proyectos a nivel nacional esperan ser aprobados en la Secretaría de Minería de la Nación.

    La mayoría de las inversiones que se realizan están dirigidas a la explotación de oro y en menor medida; a la plata, cobre, y otros metales utilizados en la industria aeroespacial de los países desarrollados. A diferencia de la minería tradicional, estas explotaciones se realizan en minas de cielo abierto, este método remueve millones de toneladas de tierra y roca, que es pulverizada para extraer los minerales.

     En el caso del oro y la plata, para lograr una mayor renta se vuelan montañas, mesetas y suelos con explosivos, abarcando extensos terrenos en los que se hacen cráteres de hasta dos kilómetros de diametro y de gran profundidad. El material obtenido es solo una ínfima cantidad del total del terreno removido, en el caso del oro, se estima que pueden generar hasta dos toneladas de desechos por cada gramo de oro. El oro, reserva del valor internacional, tiene escasos usos industriales. Se lo utiliza para joyería, pero sobre todo se lo atesora en los bancos centrales y su gran liquidez lo asemeja más a un instrumento sólido, que a una materia prima. La fiebre de oro no es casual: a medida que el dólar se devalúa, el precio del oro se dispara pasando de un valor de 277 dólares por onza en 2002, a 630 dólares en la actualidad.

    Las minas de cielo abierto, se las usa para la extracción de oro, empleándose el proceso de lixiviación. En este método la roca dinamitada, se tritura y muele, luego se las apila y riega con millones de litros de agua dulce mezclada con varias toneladas de cianuro de sodio. Esta solución se amalgama con el oro en una solución oro-cianuro soluble en agua que se colecta al pie de las pilas. Este proceso no tiene regulación alguna. Las minas de cielo abierto requieren miles de litros de agua dulce por minuto, para ello se abastecen de todas la fuentes cercanas, se desvían ríos o se extrae agua subterránea en las zonas áridas. Al abrir grandes tajos en la tierra se llega a las napas y se debe bombear el agua constantemente, de lo contrario se crearían lagos artificiales que producirían fácilmente una alta contaminación.

    Si en el proceso se llegara a filtrar agua, ya expuesta a los compuestos químicos, se pondría en peligro a los ríos y a las napas subterráneas. El riesgo es muy alto, al aparecer los primeros síntomas de contaminación, el grado de deterioro es muy severo y muy difícil de remediar.

    El resultado del proceso de lixiviación es una solución viscosa que va a unos grandes lagos llamados “diques cola”, en el que se encuentran millones de toneladas de tierra y minerales mezclados con cianuro. Estos diques difieren de los tradicionales, se construyen a medida que va creciendo el cráter de la mina. Los accidentes que esta construcción podría originar en caso de ruptura serian muy graves. Este proceso es altamente contaminante y plantea el riesgo de catástrofes ambientales debiéndose por consiguiente mantener un riguroso control.

    Cuando se extrae el oro, la plata o el cobre que se encuentran en rocas ricas en minerales sulfúricos como la pirita, estos son expuestos al aire y al agua generando una reacción química que produce ácido sulfúrico. El drenaje ácido de las minas se lo observa como una capa de color naranja en fondo y borde de los ríos. Dentro de las minas el agua contaminada alcanza niveles tan ácidos que puede disolver con gran facilidad herramientas de hierro. Si bien existen formas para atenuar las contaminación del drenaje ácido, en la práctica este proceso es irreversible.

     La mayor parte de los ciudadanos, excepto aquellos que resultan directamente afectados, no están familiarizados con los peligros que implica la explotación minera. La oficina Environmetal Protection Agency de los EEUU, considera que la minería es, después del calentamiento global, la mayor amenaza a los ecosistemas del planeta, además de ser generadora de una contaminación tóxica que supera a cualquier sector de la industria.

    Cuando se entregan las riquezas del subsuelo, a capitales extranjeros, se abren puertas a grupos que incluyen empresas serias o muchas veces aventureras, que pasarán por fuertes lobbies políticos. Estas gigantescas corporaciones tienen un punto en común, que es la catástrofe ambiental que pueden realizar. Las leyes dictadas y los sistemas jurídicos existentes en el país han demostrado ser totalmente ineficaces, los gobiernos nacionales y provinciales no se preocupan por el deterioro y la enajenación del territorio. Estos casos y muchos otros que suceden, nos muestran la siniestra burla que se hace a los argentinos cuando los sistemas gubernamentales hablan de preservar la SOBERANIA de la Nación.


    
Fuentes consultas
LE MONDE diplomatique Nº 95

    Diario CLARÍN 12/10/05

    Diario electrónico. Radio Universidad de Chile 29/4/05

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com