San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1043 - Fecha: 4 de Jun, del 2007
La soberania perdida (PRIMERA PARTE)

Un gobierno militar cada vez más acorralado por el descontento social, pero dispuesto a agotar todos los medios a su alcance para retener el poder, entrevió una exitosa invasión a las Islas Malvinas, considerando que de esta forma se restituiría la soberanía y seria un elemento muy válido para tapar los desaciertos cometidos durante el gobierno de la dictadura.

     Frente al anuncio del inicio de las operaciones, en la Plaza de Mayo, donde pocos días antes miles de personas se manifestaban contra la dictadura y fueron salvajemente reprimidas, se concentraron en apoyo de la recuperación de la islas. Tras la guerra, el régimen se vio ante un triple fracaso: político, económico y militar, al que se debe añadir el moral al salir a luz las violaciones a los derechos humanos.

     Las tropas enviadas eran en su mayoría adolescentes de 18 años, sin instrucción, sin pertrechos de guerra, ropa ni alimentos. Pasaron frío, debieron robar muchas veces ovejas para poder comer, fueron estaqueados, vieron morir a sus compañeros, cuando volvieron después de la rendición, el Estado los abandonó, muchos se suicidaron. Luego el olvido, la memoria social es débil, tiende a no querer recordar experiencias colectivas negativas, sobre todo cuando no hay un entorno que promueva el recuerdo. La gente tiene prioridades más vinculadas a lo cotidiano y salvo que la guerra les haya tocado de cerca, dejan de ocuparse. La opinión pública es presentista.

     Han pasado años, esos jóvenes hoy son hombres, muchos arrastran aun las consecuencias de esa cruel locura, pero esta absurda guerra, no dejo enseñanzas a los políticos, ni a los grandes terratenientes que ofrecen precios generosos sobre las tierras del país, permitiendo así un acceso irrestricto de capitales extranjeros sobre millones de hectáreas del territorio nacional. La Argentina se encuentra de remate, permítaseme esta expresión para poner en evidencia las posibilidades que posee el capital extranjero para apropiarse de bienes ambientales presentados exclusivamente como mercancía de cambio. La venta del suelo conlleva a cuestiones territoriales y al acceso de recursos naturales, como es el caso del agua, elemento que en el futuro tendrá un valor superior al del petróleo.

     En la zonas rurales, los campesinos reaccionan frente a situaciones que presentan estos nuevos propietarios que los desplazan con los desmontes, avalados por el poder político local.

     En muchas ocasiones en el campo, como en la ciudad los vecinos se auto convocan, en una lucha por los derechos socio ambientales. En Esquel la ciudadanía levantó un “no” a la mina y actualmente deben soportar procesos judiciales por sostener una protesta contra las empresas multinacionales y sus testaferros locales. Esta protesta, que involucra un alerta sobre la extranjerización del territorio, no encuentra eco en el gobierno.

     El proceso de venta del territorio comenzó hace aproximadamente treinta años, pero se agravó en los 90, cuando se debilitó el rol del Estado, se pusieron en venta sus bienes, como así también grandes porciones de inmuebles rurales. En la actualidad según los guarismos de instituciones sociales dan cuenta que unas 17 millones de hectáreas están en manos de capitales foráneos y aproximadamente el doble está en oferta aquí y en el extranjero. Para comprobarlo basta con recorrer los periódicos europeos o por Internet donde figuran las inmobiliarias que ofrecen tierras en la Argentina. Los precios de compra y venta de campos alcanzan cifra absurdas, se ha denunciado en el Chaco con una abundante documentación lo que expreso, el Estado vendió una parcela a 1,14 pesos, se revendió a 2.203.988 como denuncia Raúl Vallejos, de la Unión del Personal Civil de la Nación y del Instituto de Colonización del Chaco.

     Un caso particular se presenta en algunos magnates que compran tierras y luego se las obsequian al Estado para la creación de nuevos Parques Nacionales, por supuesto, bajo ciertas condiciones, este altruismo no da lugar a ser cuestionado, pero impone evaluar los derechos que otorga.

     Hoy el Estado argentino desconoce en manos de quien está la tierra, no posee información básica disponible, ni sistematizada que consigne las formas de dominio de los dueños de millones de hectáreas del país. Técnicamente los recursos que disponen los institutos de investigación, las universidades y los organismos nacionales y provinciales, permitiría el conocimiento de esta situación siempre y cuando exista voluntad e interés político de hacerlo.

     La extranjerización de la tierra, es parte de un problema que gira alrededor de un espacio territorial desordenado. En la Argentina se impone un debate respecto a la posibilidad de una reforma que revise el tema de la tierra tanto rural como urbana y que resuelva las iniquidades que este problema trae aparejado.

    Una discusión profunda sobre el país y su territorio se les adeuda a las generaciones del futuro.

    Fuentes consultadas:
LE MONDE diplomatique Nº 94
Diario LA NACIÓN – Sección Enfoques 6/5/07
Diario CLARÍN – Suplemento Zona 16/10/05

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com