San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1036 - Fecha: 23 de May, del 2007
La Violencia Adolescente

Los medios publican periódicamente la violencia que ocurre en los establecimientos educativos.

     En esta oportunidad se trata de enfrentamientos entre alumnos de los colegios Vieytes e Ingeniero Huergo, que han llegado a producir graves trastornos en las calles de la ciudad que afectan su tranquilidad. Después de cuarenta años que ejerzo la docencia el decaimiento que sufre la educación me produce un gran dolor y una fuerte preocupación. Se incrementa aún más al escuchar las palabras de uno de sus directores al expresar “ siento miedo ante al desbande de los alumnos”..

     Las sociedades contemporáneas sufren una crisis de valores. Lo que ayer se consideraba importante fue desplazado por los frívolo. Esta crisis ya no es solo de los marcos morales tradicionales, heredados de las confesiones religiosas y de los valores laicos que los sucedieron.

     El ocaso de los valores dejó una sociedad inmadura, no existe un patrón, todos ellos fluctúan en un amplio mercado, cuyas cuotas suben y bajan, según los entusiasmos o temores
que marque el presente. La percepción general de la crisis que atraviesa el mundo y la pérdida de sentido real de la vida, producen en muchos sectores, sufrimiento y un gran dolor frente al futuro incierto que se presenta, de ellos saldremos con valores, pero con una escala diferente de los que hemos conocido. Para paliar esta incógnita del futuro solo será posible con la asistencia de una verdadera educación.

     El crecimiento continuo de la población mundial, inevitablemente genera pobreza, no puede ser combatida con paliativos como el asistencialismo, sino en busca del conocimiento, que llevará al hombre a pertenecer a una instancia laboral, vinculada a una tecnología que avanza aceleradamente. Hoy vivimos una cultura centrada en el desarrollo tecnológico, del éxito individual y social, dentro de un ámbito de competencia, desconfianza y control. Esta conducta genera incertidumbre y dolor, solo mediante la ampliación del conocimiento en busca de una vida más humana se la podrá cambiar.

     Esta instancia debe ser aprendida desde la niñez, desde su infancia el hombre va transformando sus propias vivencias a través de los mayores que tiene a su lado. La educación es producto de la convivencia con el entorno. Si se desea que el crecimiento genere personas éticas, se debe saber conducir moralmente en cada uno de los actos cotidianos de la vida.

     Hoy se vive una violencia adolescente sin distinción de clases sociales, sexo o edad, que se va a acrecentar. Tiene que ver con una incapacidad cada vez mayor de los jóvenes para soportar el peso de las obligaciones; y con una propensión inquietante de confundir los derechos universales. Para los jóvenes no existen límites dentro de la sociedad. Creo que este fenómeno, es resultante de la educación que vivió una generación que sufrió las prohibiciones de la dictadura, estos padres pasaron de un extremo al otro y se sientes incapaces de poner límites a sus hijos e incluso a si mismos.

     Los jóvenes ven en sus padres a seres que después de haber luchado duramente para subsistir se encuentran de pronto desocupados, sin que exista una verdadera razón o que a pesar de haber trabajado fuertemente toda su vida, viven en medio de graves penurias y piensan entonces “¿de qué les sirvió?”. Nace en ellos la desesperanza. La respuesta a esta pregunta solo se logrará cuando se generen fuentes de trabajo que les garanticen una inserción digna en la sociedad, dando así un estímulo para que completen sus estudios. Estas políticas deben ser acompañadas con un modelo alternativo: enseñarles a pensar por si mismos, defender sus valores sin dejarse llevar por una cultura mediática que anula la reflexión y les propone a menudo un modelo perverso que exalta lo más burdo que el ser humano puede exhibir.

     En este nuevo mundo que está naciendo se ha producido un profundo cambio social, la escuela se encuentra con un fuerte desafió: reducir las desigualdades, crear espacios de convivencia, ampliar las capacidades y el conocimiento, enseñar a vivir con el otro, incrementar el sentido de los valores. Todo lo expuesto permitirá dignificar en el futuro la existencia del hombre.

     Para producir este cambio, es importante que los maestros, que hoy están inmersos en un cambio cultural, vuelvan a transmitir conocimientos reales, esto solo se logra como producto de una verdadera vocación. La docencia se ha transformado en una forma rápida de entrada al mercado laboral; se debe volver a entender que hay una etapa de la vida en que uno, además de realizar su producción personal, debe transmitir su saber a las nuevas generaciones, hoy existe en la sociedad una crisis de aptitudes.

     Tengo temor que el futuro nos depare una sociedad con una aristocracia del saber frente a una gran masa de consumidores y excluidos, por ello pienso que la solución se encontrará en una verdadera revolución educativa. En el mundo en transformación en el que vivimos, se está produciendo una permuta en la representación del hombre y del universo. Si deseamos un mundo mejor debemos preparar a las generaciones para ese cambio.

    Guillermo Cesar Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com