San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 101 - Fecha: 25 de Nov, del 2002
La desintegración de la sociedad Argentina

En los últimos años los argentinos asistimos, ( y, en muchos casos, inclusive avalamos), a la destrucción del aparato productivo y a su reemplazo por la intermediación y la especulación.

     Nacieron y se multiplicaron shoppings e hipermercados y creció un sector financiero que no estuvo al servicio de la producción, sino de las “operaciones” que fabrican ganancias de la nada.

    Mientas tanto, desaparecían los puestos de trabajo de los obreros, como también los pequeños proyectos empresariales relacionados con la producción industrial o agropecuaria.
Entretanto el campo y la industria se desangraban, vivíamos en una ficción de consumo, progreso y bienestar. Hubo pobreza y desnutrición, y la ignoramos casi todos, inclusive los medios que hoy la muestran a diario.

    Desapareció la cultura del trabajo y apareció en su lugar, un pensamiento que creyó que, por el solo hecho de existir, de algún lugar surgiría lo necesario para subsistir. El esfuerzo y el sacrificio se extinguieron como valores, y los reemplazó el inmediatismo y el facilismo.

    Vimos cómo se destruía una escuela pública, que fue modelo en la formación cultural de todos los sectores sociales. Lo que constituyó una herramienta de promoción social, es hoy una red de asistencialismo social que ha dejado de lado el perfeccionamiento del hombre como objetivo fundamental de la educación.

    Los dos pilares básicos de la integración social se desmoronaron: trabajo y educación, como también lo hicieron los valores que los sustentaban.

    Un “todo vale” compatible con el nuevo paradigma, fue aceptado por la sociedad argentina.

    Los sectores medios urbanos asistimos impávidos, indiferentes, a la desaparición de las industrias y del trabajo industrial, a la total desvalorización del trabajo rural que resultó en la bancarrota de pequeños agricultores y ganaderos, para dejar lugar a grandes empresas. Mientras tanto, disfrutamos del consumo, de las baratijas que invadían las estanterías al amparo de la desregulación del mercado, de la posibilidad de veranear en el exterior, y de la eficiencia de los servicios que ofrecían los concesionarios de las privatizaciones. Obtuvimos una porción pequeña en el reparto del patrimonio y la riqueza de la nación, pero fue suficiente para obtener el beneplácito de muchos.

    Todos asistimos a una reforma educativa que reemplazó a un sistema que, a pesar de muchas fallas, había facilitado el acceso a la cultura de todos los sectores sociales. No se corrigieron los defectos, se lo eliminó, y se introdujo un modelo educativo que subordina los contenidos de la educación a la economía, a una demanda inmediata, y todo ello a pesar de la paradoja de que la economía no resulta capaz de absorber más que a una pequeña fracción de la fuerza de trabajo “competente” según sus propios términos.

    Asistimos también a la corrupción de nuestra juventud por parte del “aparato del espectáculo”: boliches, música comercial, T.V., alcohol, drogas y prostitución.

    Pero la ficción y el encubrimiento no podían durar toda la vida. La fiesta concluyó.

    Hoy nos enfrentamos a duros resultados. Existen claros indicadores de desintegración social: pérdida de los valores compartidos que permitieron la convivencia social y la esperanza de consolidar nuestra identidad, exclusión y pobreza extremas en un país de abundantes recursos, ausencia de seguridad jurídica, descrédito de toda la dirigencia política y de gran parte de las instituciones, vandalismo y violencia de todo tipo, resentimiento y desesperanza de muchos.

    No hace falta que algún intelectual europeo afirme que la Argentina no existe como nación. Nos damos cuenta de ello. Hay argentinos concientes de los males que nos aquejan. Por ello afirmamos que debemos refundar la nación. No podemos seguir desangrándonos. Es preciso que miremos hacia el fututo y, si pensamos que aún vale la pena, aunemos nuestros intereses particulares en pos del interés común de salvar a la patria, y aquéllos que no estén dispuestos a ello, deberán retirarse y dejar hacer a los que aún creemos firmemente que podemos reconstruir la nación.

    
GRUPO PLURAL DE REFLEXION
Prof. Adelma Molinari - Coordinadora de A.P.A.D.
Prof. Guillermo Vadillo - Docente Universitario.
Pastor Salvador Dellutri - Fundación Argentina de la Esperanza.
Lic. Rodolfo Gallo - Director Librería San Francisco.
Prof. Mirta Gorga - Docente Terciaria y Universitaria.

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com