San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Sábado, 18 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1010 - Fecha: 16 de Abr, del 2007
Protesta, inoperancia y muerte

Nuevamente los argentinos tuvimos una Pascua luctuosa. No unimos al dolor de los docentes comprendiendo su legítima protesta y, posteriormente, su justa indignación y reclamo de justicia.

     Una forma de hacer justicia será no quedarnos en la superficie del reclamo por un caso – trágico y brutal - sino tratar de entender el fenómeno global de la protesta con cortes de rutas que se ha generado y sigue creciendo en nuestro país.
Todos nos hemos visto afectados por algún incómodo corte que nos hizo desviar de nuestra itinerario con el consabido retraso. Se ha hecho costumbre que quien reclama lo haga de manera ostensible, convocando a los medios para que lo publicite y entorpeciendo al prójimo que, casi siempre, poco tiene que ver con la solución del problema. Pero es la forma de hacer reaccionar a políticos y funcionarios abúlicos y paquidérmicos que únicamente se movilizan en tiempos eleccionarios, cuando su cuota de poder depende de los votos. La indiferencia ante los reclamos hechos por la vía normal motiva las movilizaciones.

     Es habitual que ante un hecho criminal los vecinos se movilicen en marchas reclamando justicia a las pocas horas del suceso y antes que la policía haya terminado las actuaciones. La premura en colocar la demanda en los medios evidencia que no se confía en la marcha normal de la justicia, en la honestidad policial y ni en la celeridad de los jueces. El reclamo público que impacta a la sociedad y moviliza a los medios es la única posibilidad que se avizora para quebrar la indiferencia de los funcionarios.

     Pero la moneda tiene otra cara porque a las protestas sociales legítimas se suman otros grupos de inadaptados y delincuentes que embozados encabezan protestas portando elementos contundentes para amedrentar a pacíficos transeúntes y comerciantes. La protesta que utiliza esta metodología intenta sembrar el terror creando una sensación de desprotección en la población y muchas veces es seguida de actos vandálicos que no siempre son denunciados por las víctimas.

     Ante estas protestas el gobierno toma la equivocada actitud de mantenerse al margen. Es verdad que no conviene a una gestión que quiere mostrarse progresista ordenar la protesta social, pero el asunto se les fue de las manos y el caso paradigmático es el de los cortes de rutas que realizan los vecinos de Gualeguaychú.

     Por un lado fue necesaria la legítima protesta para que la indiferencia del gobierno ante el futuro problema se quebrara. Vino entonces un tiempo de sobreactuación, una modalidad que ya se ha hizo costumbre en el Presidente y sus Ministros: el discurso fácil y desmedido que roza la retórica patotera para enfervorizar a los distraídos. Pero el caso avanzó y las posiciones se radicalizaron hasta la desmesura.

     Hoy estamos ante el problema que un conflicto internacional, que tiene que resolver el Poder Ejecutivo a través de la Cancillería, lo está manejando un grupo de vecinos poniendo en riesgo las relaciones diplomáticas con Uruguay y los demás países del Mercosur. Esto hace que la solución se aleje porque los ambientalistas realizan pedidos cada vez más reñidos con la realidad y el Gobierno, con los ojos puestos en las próximas elecciones, no se anima a asumir el rol que le corresponde.

     Esta falta de presencia en las protestas sociales unida al cálculo electoralista termina por potenciarlas y genera lamentables consecuencias. El problema de Neuquén se inicia con la irresponsable actitud del Ministro de Educación Daniel Filmus al anunciar en febrero un aumento que no todas las provincias estaban dispuestas o en condiciones de dar a los docentes. Los maestros de Neuquén se sintieron defraudados y salieron a hacer un reclamo justo que fue contestado de la peor manera por la gente del gobernador Jorge Sobisch. Ahora el gobierno nacional mira para otro lado cerrando filas alrededor de Filmus, candidato a Jefe de Gobierno por la Ciudad de Buenos Aires, para echar todas las culpas al gobernador de Neuquén. Todo esto enturbia cada vez más el panorama pero no produce ninguna solución.

     En medio de este conflicto de intereses hay un maestro muerto. Su sangre, derramada en plena Semana Santa, vuelve a demandar justicia. Pero no solamente se debe castigar a los culpables directos, sino también a los que con la indiferencia, con maliciosos cálculos electoralistas o con su incompetencia están haciendo que las legitimas protestas sociales se desborden y haya inocentes que paguen con su vida.

Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com