San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Viernes, 17 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 929 - Fecha: 13 de Dic, del 2006
El conflicto de las papeleras

     El conflicto desatado entre la Argentina y el Uruguay por la instalación de una fábrica de pasta de celulosa en Fray Bentos ha alcanzado un alto grado de irracionalidad, solo mediante un diálogo mesurado y pacífico en el que se analicen los intereses de ambos países se podrá llegar al entendimiento, manteniendo en él la premisa de ni vencedores ni derrotados.

     Los fracasos de la posición argentina en la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya y con el Banco Mundial, deberían llevar al gobierno argentino a entender que la política exterior no puede desarrollarse por los planteos de un grupo de vecinos que ponen en serio riesgo la paz con el vecino país.

     A comienzo de este año se firmó el “Diálogo rioplatense” , en uno de sus párrafos se señalaba que: doscientos años de historia común merecen una actitud coherente de parte de los dos gobiernos que están al frente del desafío de esa historia y de sus sociedades. En una verdadera democracia debe primar, sobre todas las cosas el diálogo y el consenso, aun en un contexto de diferencias. Para llegar a un buen fin es importante terminar con ese viejo fantasma que siempre asoló a los argentinos de creer que el mundo entero esta en su contra..

     En la Argentina no existe una verdadera política exterior, nuestra diplomacia está integrada por personas ajenas a esta difícil profesión, por lo general se halla representada por políticos que han sido desplazados de sus cargos y como compensación los destinan como embajadores en algún país, sin importar su desconocimiento de la política exterior. Esto llevó a que se cometan serios errores diplomáticos, que se han acrecentado aun más en estos últimos meses dando lugar a problemas innecesarios.

     Si bien los temores ambientales de los vecinos de Gualeyguachú están justificados, han llevado a un conflicto con el Uruguay que escapa de sus valederas razones. Se ha originado una situación de carácter anárquico al negar la misión del gobierno nacional que, por su inoperancia, dio pie a la situación planteada.

     El carácter que ha adquirido el conflicto con Uruguay y su manejo político resulta bastante hipócrita. En la Argentina funcionan desde hace varias décadas pasteras que apestan con sus desechos los ríos. No se puede olvidar el alto estado de contaminación del Riachuelo y los daños que produce en la salud de sus vecinos. El Río de la Plata recibe sus afluentes con alta contaminación, producto de los desperdicios de la fábricas. Los basurales en zonas urbanas, como es el caso de González Catán, afectan sensiblemente a la salud de sus habitantes. La falta de cuidado del medio ambiente en el país llevaría a una nómina interminable

     Como precaución ante posibles ataques, de quienes se oponen a la instalación de las pasteras, el gobierno uruguayo ha decidido desplegar tropas del ejército para custodiar el perímetro de la planta que se construye en Fray Bentos. Confluye con esta barbaridad la expresión de una mujer que amenaza con transformarse en bomba para atentar contra la planta, estas situaciones marcan el absurdo en que ha caído este diferendo. El conflicto desatado es potencialmente de alta peligrosidad para que se lo deje crecer.

     La situación se agrava más aun ante la negativa Argentina a que el conflicto se ventile en el MERCOSUR, negando así su valor estratégico; al sustraerse a la responsabilidad de responder ante los demás socios, donde no debe comportarse en forma altanera e irresponsable como es la actitud del gobierno, que muchas veces parece desconocer que según las ocasiones existen muchas formas de decir las mismas cosas sin producir agravios. De ello dependen los resultados.

     Es menester resolver la situación planteado con Uruguay dentro del marco de la razón, para poder definir de común acuerdo los criterios según los cuales se entienda que el agua, tierra y aire deben estar libres de contaminación. Poder diseñar entre ambos países un control permanente para no alterar el equilibrio ecológico, convenir las acciones correctivas frente al peligro de contaminación de plantas industriales que se construyan a la vera de los ríos, pudiendo contemplar incluso el cierre de las mismas frente a una hipótesis de profanación que no pudiera ser solucionada de manera adecuada.

     Resulta de gran importancia reconocer que la presión que se ejerce a ambos lados del Río de la Plata, ha llegado a un punto límite, dado la oscuridad en la que ha entrado el conflicto. Solo el diálogo en el que debe preservar la razón será el faro que guíe a los gobiernos de estos países, debiendo primar el espíritu de hermandad que siempre los ha unido, con la seguridad de que la solución a alcanzar no contemple la imposición de los criterios de uno sobre el otro.

     Los países que conforman el Mercosur, están saliendo de la sumisión consentida e incluso solicitada por sus elites y por buena parte de sus sociedades que fue el neoliberalismo, parados sobre sus ruinas se debe producir el nuevo rearme político y moral, solo mediante el diálogo en busca de soluciones con vías pacíficas se podrá construir la masa crítica que podrá plantarse con posibilidades ante cualquier inconveniente que trate de romper la unión.

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com