San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 885 - Fecha: 28 de Sep, del 2006
El fútbol y los sistemas tácticos

Pasan los años, pasan los entrenadores, pasan las tácticas, y a esta altura se sigue discutiendo sobre sistemas de juego basándolos en esforzados vínculos numéricos.

     Día a día leemos y escuchamos interrogantes sobre si se jugará con defensa de 3 o de 4, si habrá carrileros o un enganche, si atacaremos con uno, dos o tres delanteros. Olvidando que el fútbol es un juego dinámico, por encima de cualquier planteo táctico inicial, y lo que cualquier DT trata de conseguir, por encima de cómo distribuyan a sus jugadores en el campo, es la apreciada precisión en velocidad en los encuentros entre ellos.

    Hoy, cuando todos se inclinan por un 4-4-2 casi universal, siguen apareciendo dudas sobre si defenderemos con 3 o con 5 en realidad, si jugaremos con un planteo de doble 5 inmodificable y si llegaremos al gol sólo con nuestros delanteros o con el aporte de algunos de los volantes. Muchos cronistas se interrogan si será 4-4-1-1 ó 3-4-1-2 ó 4-2-2-2 y anuncian con bombos y platillos si tal entrenador pondrá uno o tres delanteros, si será ofensivo, menos ofensivo, defensivo o especulador.

    La dinámica del juego provoca que todos se muevan y que nunca ocupen la misma posición a lo largo de todo un partido. Quien es delantero de área en un momento puede ser extremo en el minuto siguiente. Quien avanza por la mitad de la cancha puede ser quien tras una pared sea quien entra en el área. El marcador lateral que salva un gol en una acción será el mismo puntero que intentará desbordar en la maniobra siguiente. Nunca hubo posiciones fijas y menos las habrá en este fútbol moderno de tanto despliegue físico. ¿Qué era Zidane en ese cuadrado francés que conformaba con Makelele, Vieira y Robery? ¿Media punta, volante, enganche? ¿Y Robery era carrilero o todo terreno? Ese es el aprovechamiento de la dinámica permanente. Cualquiera participa en el armado, cualquiera puede llegar a definir.

    Más allá de las divisiones ideológicas entre entrenadores como César Menotti y Carlos Bilardo, Marcelo Bielsa o Daniel Passarella, todos buscan lo mismo. Recordamos las discusiones que se armaban cuando Menotti ¡improvisó! a Olguín como lateral, aunque usualmente era zaguero central. O cuando en el equipo de Bilardo el stopper Cuciuffo tiraba un centro o el líbero Brown llegaba al gol. ¿Qué buscaba Bielsa con los dos extremos? ¿Qué diferencia había entre las sociedades que pregonaba Menotti con las parejas que se superponían en el esquema de Bielsa, con el Kily González-Sorin por izquierda o Zanetti-César Delgado por la derecha? En el fondo, cuando Bilardo planteaba a finales de los 80 que en el juego moderno habría superposición de volantes y que todos los que por allí merodeaban cada vez tendrían que mostrar mayor técnica ¿no estaba diciendo lo mismo que Pekerman planteó en el último Mundial?

    Estos actuales desconocedores de la esencia del juego no entienden a Basile cuando éste, ante la pregunta sobre la ausencia de un jugador alto en el centro del ataque, responde: «Y, jugaremos por abajo» (aludiendo a la superposición de bajitos como Tevez, Messi, Saviola y Agüero). ¿Tener dos delanteros en el planteo inicial invalida que sean Maxi Rodríguez o Luis González los que lleguen al gol? Cualquiera juega de cualquier cosa, una vez que la pelota empieza a rodar. Y todos defienden y todos atacan, según las circunstancias del juego. Más allá de cómo se hayan ubicado los jugadores en el momento del saque.

    En los 80 se impuso el bilardiano planteo de 3-5-2 y el DT argentino se sintió equivocadamente el inventor, después del éxito en México 86. Los que marcaban en zona bajaron otra vez al lateral, para redondear una línea de 4. Y los más conservadores al mismo tiempo bajaron a uno de los delanteros y se conformaron con un solo atacante neto (inicialmente...) Además de técnica, los europeos le dieron despliegue a esos volantes laterales, dándole nacimiento a los carrileros que suben y bajan. En la medida que desaparecieron los Maradona, los Alonso, los Babington, fue desapareciendo la figura de un enganche o «10 creador». Por lo menos hasta que apareciera un Riquelme. Pero lo cierto es que, por más que le duela a Bilardo, desde Holanda del 74 desaparecieron las posiciones fijas.

    Hoy todos juegan básicamente un 4-4-2 con todas las variantes que se propongan. Algunos entrenadores hablan de equilibrio entre los que defienden (6) y los que atacan (5), cualquiera sea la posición inicial del planteo. Boca, River, Manchester, Inter, Real Madrid oYupanqui, lo utilizan. Con las características particulares de cada uno de los ejecutores. Ni antes, ni ahora con los carrileros, se admite que una vez lanzado el pase, se queden mirando como otros definen. Esa es la realidad del juego hace 60 años, 20 o en el próximo Mundial, en 2010.

    ¡Basta de números! ¡Más dinámica!

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com