San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 837 - Fecha: 19 de Jul, del 2006
La crisis universitaria

(Vadillo) Las crisis asolan a la Argentina, me voy a referir a una de ellas, ésta en particular atañe muy especialmente al futuro de la Nación, me refiero a la que vive la UBA, en donde se ha desatado cierta violencia que impide la elección del rector.

     Existen varios factores que atacan a su normalización entre las que se encuentran, la parálisis del Consejo Superior, la escasa representatividad de sus miembros, las luchas facciosas que llevan a instaurar en los ámbitos académicos algunas manifestaciones de violencia, como se habrá podido constatar a través de los medios.

    Estos signos de debilidad institucional llevan a la conclusión que el sistema imperante en la representación actualmente vigente en la UBA adolece de problemas muy serios. Su estatuto vigente data de 1960 y aunque sufrió leves modificaciones en los últimos años, se halla basado en muchos aspectos de la Reforma Universitaria de 1918. Las pautas que se fijaban respetaban la autonomía universitaria y daban las normas de su gobierno, estableciendo que la mitad de los cargos directivos de las facultades quedaba en manos de los profesores regulares y distribuía el resto entre graduados y estudiantes. En esta oportunidad se suponía que los cargos menores como jefes de trabajos prácticos o ayudantes iban a constituir un sector minoritario dentro del cuerpo docente, como así también el caso de los profesores interinos que sería una condición provisoria hasta su presentación en el concurso correspondiente.

     Estos Estatutos continúan hoy en vigencia, pero es evidente que su falta de actualización genera serios problemas en el desarrollo de la Universidad. Una de las razones la constituye el hecho que los docentes auxiliares ya no son una parte minoritaria , en la actualidad conforman el 75 % del total, mientras que solo el 20 % corresponde a profesores que han pasado por concursos.

     En la décadas del 80 y del 90, se produce un sensible aumento en la matrícula y la UBA resuelve el problema de la escasez de titulares, nombrando auxiliares, alterando así el equilibrio. El resultado de esta situación, en términos políticos, es que el claustro de profesores que debería ocupar prácticamente la mitad de los cargos en el gobierno de las facultades hoy solo representa una muy pequeña fracción, que muchas veces no llega a un 10 %.

     La situación planteada amerita una respuesta, porque en la mayoría de las facultades no se llevan a cabo los concursos, existen problemas burocráticos, administrativos, pero fundamentalmente son los factores políticos los que juegan un papel central. Los concursos han quedado como armas para quienes disputan el poder en las facultades. Designar un profesor titular después de haber ganado el concurso, implica darle lugar en el consejo directivo. Las responsabilidades del problema que presento es compartida entre los organismos del poder central de la universidad y las facultades, en éstas últimas desechan la iniciativa de llamar a concurso, conformar los jurados y elaborar las pruebas de oposición; debo aclarar que entre el llamado a concurso y su materialización pueden pasar varios años. Es importante destacar que lo expuesto se halla también muy vinculado con los intereses de grupos de distintas orientaciones políticas e ideológicas, además de los intereses corporativos de los cuerpos de profesores.

     Otro factor que es muy importante considerar es que durante los últimos años, el problema central de los docentes universitarios estuvo orientado a la situación salarial, bajos sueldos, sin considerar la responsabilidad que deben asumir en cátedras numerosas. En muchas oportunidades realizan su labor en forma honoraria.

Todo lo expuesto me permite exponer que es fundamental terminar con el proceso de franca decadencia en los estudios superiores. Creo importante corregir la falta de participación de los claustros y el divorcio de la universidad con las reales necesidades del país. Los momentos del mundo que se avecinan crea la necesidad erigir una Universidad nacional, democrática, autónoma y científica, cuyo futuro debe ser compartido con los docentes, estudiantes y graduados. Solo con el esfuerzo conjunto y el amplio debate de las soluciones mediatas e inmediatas que se requieran se logrará una Universidad democrática.

     Es necesario organizar una política universitaria al servicio de un proyecto de país, que posibilite que sus habitantes tenga acceso al más amplio bienestar personal y social en función de su propio esfuerzo, en el marco de una democracia auténtica y estable, sustentada en un creciente progreso económico, que permita la inserción de nuestro país en un mundo que fundamenta su desarrollo en la aplicación de un sistema social de mercado.

     La capacitación profesional es la mejor arma que tiene la juventud para enfrentar el desempleo, producto en muchos casos de una elevada tecnificación industrial, que trae como consecuencia una menor cantidad de tareas necesarias para producir determinado bien, a lo que se suma el requerimiento de una fuerza laboral cada vez más tecnificada. Su capacitación y excelencia profesional traerá altos beneficios para la sociedad en su totalidad.

    Guillermo Cesar Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com