San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Sábado, 18 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 818 - Fecha: 21 de Jun, del 2006
Hacia un nuevo concepto de defensa

(Vadillo) / En muchos países del mundo occidental se encara en estos momentos reformas en los sistemas defensivos, que evidentemente atañen a la recomposición de las fuerzas armadas, para adecuarlas a las nuevas exigencias.

     Esta reorganización, lleva un tiempo, que excede sin lugar a dudas, al periodo de un gobierno. El proyecto considera reformas del aparato castrense para adecuarlo a los nuevos tiempos. Se busca la eliminación de las grandes unidades para reemplazarlas por fuerzas compactas y móviles, que permitirán una rápida acción frente al supuesto enemigo. Las conclusiones de los militares, se aproximan a las alcanzadas por los asesores del Ministerio de Defensa, pero los acontecimientos que sucedieron el 24 de mayo y el Día del Ejército demostraron un malestar entre los componentes de la fuerza y el Presidente de la Nación. La situación planteada centró la atención de la ciudadanía sobre el tema militar y por otra parte, han relegado a segundo plano un proceso de gran importancia como es lanzar la modernización del instrumento militar.

     Nuevamente el fantasma de la década del 70 vuelve acosar, deteniendo el desarrollo de la Nación. La importante solución que se busca es manoseada por la actitud del Presidente, cuando en el festejo del Día del Ejército lanza en su discurso la agresiva frase “No les tengo miedo”. Esta postura origina entre los sectores de las Fuerzas Armadas desconfianza y el proyecto queda enredado en una lucha ideológica.

     En el enfrentamiento entre el poder ejecutivo y las FFAA ha nacido un nuevo icono vocero del malestar castrense, se trata de una mujer, esposa de un mayor retirado. Quien alguna vez estuvo vinculado con el ejército debe sentirse agraviado por esta intromisión, una persona de sexo femenino toma esta actitud de rebeldía frente al problema y pretende transformarse en líder de un absurdo movimiento, su única vinculación con la fuerza es doméstica, su accionar real obedece a la situación económica en lo relativo a sueldos, más que en el aspecto profesional, por su parte el gobierno confunde política de defensa con política militar.

     La política de defensa es una cuestión de Estado y no debe ser partidista o dependiente del gobierno de turno, debe ser mantenido en el diseño reglamentado por la Ley, tanto el Presidente, como el comandante en jefe de las FFAA, deben disponer abrir un sistema de consultas que garantice una adecuada reflexión, para llegar a una racional decisión sobre sus alcances, una razonada implementación de las medidas a tomar, una garantía de financiación y un respaldo político, para emprender con éxito este difícil camino.

     La situación planteada entre el gobierno y el ejército sobrevienen de los recuerdos traumáticos de la década del 70 que aún siguen vigentes. Para su solución no imperó la ley ni la justicia, cuyo fin inmediato debía ser castigar a los culpables de los horrores producidos por ambas partes. Es importante destacar que para el desarrollo del país en sus distintos órdenes, no se debe usar políticamente el pasado. La verdad irrebatible es que ambos bandos cometieron actos injustificables, pero también es cierto que la naturaleza de la violencia fue distinta, como lo fueron la cantidad de crímenes. Mientras en un bando sus víctimas fueron reconocidas, recompensadas y amparadas por el Estado, la del otro se las persiguió, torturó, encarceló y mató, no solamente a ellas sino también a su entorno. La frustración de estos sectores es enorme y solo se puede cerrar estas heridas bajo el imperio de la ley y la justicia.

     En la Argentina no se debe tratar de hacer memoria, sino aprender del pasado para construir un mañana diferente. Lamentablemente en lo político el pasado, a su modo, tiene una presencia obsesiva y sirve para sus campañas, ello me lleva a expresar que en nuestro país existe un falta de respeto básico por la verdad histórica y por el propio pasado.

     En nuestro país el éxito de uno depende del fracaso del otro, se utiliza la ideología como estrategia para restar colaboración a los proyectos que se presentan, sin analizar su importancia y aplicación.

    Somos una Nación asociada a la querella oportunista del discurso político. Nuestros gobiernos siempre tuvieron el prurito de pretender iniciar de cero, corregir errores, reencontrar un camino, reparar desencuentros y extravíos. Esta ilusión solo permitió perder posibilidades reales de desestimar lo valioso que existía y dedicarse a la producción de cambios modestos, en lugar de magnificaciones irrealizables Creo que para construir un mejor futuro y el porvenir que deseamos, es importante terminar con las políticas engañosas que parten del los cerrados gabinetes del gobierno nacional. El problema de la sociedad argentina, es que la política es poco respetuosa de los procedimientos, lo que importa no es el ciudadano sino la capacidad de hacer daño al otro.

    Guillermo Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com