San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Viernes, 17 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 810 - Fecha: 9 de Jun, del 2006
La otra cara del Mundial

(Vadillo)/El fútbol para muchos es una pasión exaltada, para otros es el principal deporte internacional. En cada Copa del Mundo se pone en evidencia, sus múltiples dimensiones entre las que se encuentran millonarios negocios.

     También existe una manipulación política en sus más diversas fases, en la que se aprovecha la pasión de millones de personas que hacen de cada partido una instancia nacional. En ellas se destaca la identidad del país con el equipo que lo representa, y los connacionales que asisten a los eventos tienen un sentido de pertenencia, que ante el posible fracaso de su equipo originará una frustración que en muchos casos termina en violencia desenfrenada. Esto se produce no solamente en los estadios, sedes del mundial, sino también internamente en los países que vieron perdidas sus esperanzas, llegando muchas veces a la muerte de jugadores fracasados que retornan a su tierra una vez terminado el mundial.

    Del 9 de junio al 9 de julio nuestro planeta, se verá sumergido en un maremoto producido por este campeonato mundial que tiene su sede en Alemania. Se trata del acontecimiento deportivo mas universal, todos los sistema mediáticos estarán a su servicio, millones de espectadores seguirán su desarrollo a través de la pantalla de la televisión, de los 64 partidos en los que participarán 32 equipos de distintas naciones, donde estarán representados los cinco continentes.

     La confrontación llegará a su clímax máximo cuando el 9 de julio los equipos finalistas se enfrenten en Olympiastadion, construido por Adolfo Hitler para los Juegos Olímpicos de 1936. En ese momento, la tercera parte de la humanidad, representada por más de dos mil millones de personas, se encontrarán frente a las pantallas de la televisión y durante el desarrollo de la final del campeonato, ninguna otra cosa tendrá importancia para ellos.

    Esta competencia actuará como un enorme telón, que ocultará cualquier otro acontecimiento, y será un gran alivio para muchos gobiernos, que gracias a esta hipotética distracción colectiva, harán olvidar a los ciudadanos los planes que se tejen sobre sus destinos.

    El énfasis de los espectadores apasionados por este deporte se debatirá sobre la trampa, la arbitrariedad y la injusticia que se cometan durante cada partido. Esta situación me hace pensar que siendo los perdedores más numerosos que los ganadores, justifica que este deporte sea propenso a los humildes, que ven en él una representación de su propio destino, trasladan sus sentimientos al club que será un amor fuera de su entorno familiar y conforme a su alternancias gozarán o sufrirán en función de su destino. Sobre esta pasión compartida se sienten acompañados y vencen la soledad de su triste condición.

    Este deporte que fascina a las masas, hace que se empleé como elemento muy útil para los gobiernos especialmente para los demagogos y sea también un medio muy lucrativo para los que comercian con él. La compra y venta de jugadores, da lugar a una moderna trata de personas, los medios financieros puestos en juego son demenciales, se puede citar por ejemplo lo que recibirá la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA), solo sobre los derechos televisivos y los auspicios de la Copa del Mundo que alcanzarán la suma de aproximadamente de 1.172 millones de euros, además se estima que el total de inversiones publicitarias vinculadas a este evento superaran los 3.000 millones de euros.

    Las sumas enormes de dinero que se mueven, originan turbios negocios, llegándose comprar árbitros para asegurar la victoria, controlar las apuestas deportivas y controlar las transferencias de jugadores. Respecto a este último punto, debo aclarar que en la comercialización los futbolistas son tratados como objetos, desconociéndose su humanidad, dado que solo sirven en la medida del marketing que producen. En menos de veinte años el fútbol se transformó de un deporte popular a un comercio productor de pingües ganancias. El dinero que gira alrededor de este deporte hace que muchos jóvenes humildes sueñen, mientras juegan al fútbol en la calle o en el terreno baldío, que algún un día serán detectados por algún agente de un equipo grande que los llevará a la riqueza.

    Esta situación se presenta en muchos países, sobre todo en los sudamericanos, pero la corrupción del submundo del fútbol siempre han sido acallada o investigado en forma superficial. Pero a pesar de lo expuesto, muchos jóvenes, y en especial los más humildes, continúan con sus sueños.

    Quisiera cerrar este artículo dejando flotar la siguiente pregunta ¿ Tendrán conocimiento de los hechos que he narrado los millones de espectadores de la Copa del Mundo?.

    Guillermo Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com