San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Sábado, 18 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 804 - Fecha: 31 de May, del 2006
Mundialismo o Globalización

(Vadillo)/El mundialismo presuponía al mundo como una gran aldea, en donde toda consideración económica y financiera se hallara subordinada al ámbito político público y nacional, su eje era el Estado-nación.

     Finalizada la Primer Guerra Mundial nació la idea de la unión de todas las naciones del planeta, en busca de la colaboración y la acción mancomunada de los diversos estados, persiguiendo objetivos comunes: economía, medio ambiente, salud, investigación científica y la resolución de problemas internacionales por vías pacíficas.

    Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, se erigen dos superpotencias los Estados Unidos y la Unión Soviética, dos caras de una misma moneda, necesarias para justificar la posterior creación de una única superpotencia global: los Estados Unidos, la fugaz existencia de la Unión Soviética, era necesaria para dividir al mundo en dos bloques aparentemente enfrentados que diera tiempo al capital para construir las grandes estructuras económicas que hoy tomaron por asalto al mundo.
La caída del muro de Berlín, de la misma forma como se derrite un helado puesto al sol, trae aparejada la muerte de la Unión Soviética, se rompe la bipolaridad que dividía al mundo, queda un poder único que se manifiesta como protector del bien en la Tierra.

    Nace la globalización. Esta nueva tendencia, sitúa su eje en lo económico-financiero, busca subordinar a todas las naciones bajo este régimen, el poder privado actuará por encima del poder público. Este sistema exige el control sobre todos los Estados del mundo. Identifica como su enemigo al Estado-nación, su eje lo configuran la estructura económicas privada, que buscan debilitarlo, disolverlo, y llegar a su eventual desaparición. Su ideología se sustenta en privatizar el poder en todo el planeta, busca la concentración del dominio en un conjunto de personas, la idea se apoya en el desarrollo cada vez mas acelerado de la tecnología que permite que el dominio prescinda de la ubicación geográfica, y carezca de una sede identificable.

    Este monopolio del poder controla todo el sistema financiero mundial, encaminado hacia la creación de una única moneda universal. Otro factor de importancia que se busca en el proceso de globaliza-ción es el manejo del marco legal, poder determinar que es lo legal o ilegal fuera de la legitimidad y por último el control coercitivo (poder militar y policial), para ello busca crear una única fuerza armada cuya aparente función será el mantenimiento de la paz mundial, combatiendo a grupos que no se adapten al pensamiento único. Estos tres puntos conforman la base el poder político que se trata de instaurar.

    En base a lo expuesto resulta doloroso tener que reconocer que en el mundo que está naciendo, los ciudadanos comunes no podrán desempeñar ningún rol independiente, perdiendo su destino y territorio. La Argentina nunca ha estado tan debilitada y atada a las fuerzas de la globalización como en la actualidad. Pero la debilidad mas cruel que afecta a los argentinos es la cultural y la falta de independencia y mediocridad de nuestra clase dirigente. Ello origina que el pueblo sea arreado hacia una nueva educación, en la que se le inculcan valores y estilos culturales que rápidamente desplazarán a los tradicionales. Este proceso es avalado por el sistema político que repite la ideas del mundo desarrollado solo en la búsqueda de su propio interés, sin importarles si son posibles su aplicación en el país.

     Cuando solo el dinero rige al hombre, las organizaciones más proclives a él son los partidos políticos; la campañas de sus candidatos son financiadas directa o indirectamente por el conjunto de capitales comprometidos con el proceso de globalización. Ello permite entender las actitudes de políticos que por sus convicciones o ignorancia llevan al creciente debilitamiento del Estado.
No es casual que los gobiernos se vean afectados por altos índices de corrupción, desorden y mala imagen. El poder del dinero se ha transformado en la Argentina, en una religión nacional que hace arrodillar a los hombres, sin que imaginen que es la forma más sutil y corrosiva de la pérdida de la libertad.

    Los poderes transnacionales que promueven la globalización, diseñan y erigen nuevas estructuras para administrar este complejo mundo. Así conforman hoy una red de organizaciones privadas de bajo perfil que tienen la misión de identificar, evaluar oportunidades y amenazar, para poder generar las políticas más convenientes a sus intereses. Estas políticas luego serán ejecutadas por estructuras privadas y públicas, comprometiendo en este proceso a los gobiernos, empresas, instituciones financieras, casas de altos estudios, medios de difusión, etc. Este sistema ha encerrado al mundo en dos esferas virtuales independientes entre sí: una de ellas contiene a ciudadanos ignorantes seducidos por el ocio, hedonismo y confort, la otra sometida al ocio y la miseria. El poder mediante los medios de comunicación estimula la pobreza y la ignorancia, estas dos situaciones prestan un servicio perverso al sistema dominante.

    Guillermo Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com