San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Sábado, 18 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 780 - Fecha: 25 de Abr, del 2006
Chicos violentos

La adolescencia es una etapa difícil y pasional, pero cuando se llega a atravesarla con ciertas condiciones previas deficitariamente internalizadas, se torna doblemente peligrosas.

     En el fin de la modernidad se observa cada día más la insuficiente dedicación de la responsabilidad paternal de educar bien a sus hijos, se pasó de la rigidez de la “letra con sangre entra” a un “dejar hacer” sin ninguna clase de límites

     Se evita el esfuerzo que implican los vínculos, que pueden nacer del diálogo, de los juegos, en donde se manifiesta el amor que se depara a los hijos pautando además los límites necesarios tan importantes en la infancia. Cuando esto no ocurre, se cae en el facilísimo de abandonar a los niños y adolescentes a su suerte; frente al televisor, la computadora o los videojuegos.

     Esta cultura de la imagen que ha nacido en el fin de la modernidad, debe contar con la intervención de una reflexión y razonamiento por parte de los padres para poner límites a los videojuegos cuya violencia se acentúa día a día, debido al rédito que presentan.

     Los impulsos violentos que se originan en los jóvenes – producto muchas veces de los sistemas mediaticos - aumentan más aún al no existir paradigmas promisorios que los estimulen en la búsqueda de un futuro auspicioso. Solo se podrá erradicar el arrebato de los adolescentes con el uso de la palabra autorizada, la referencia a la ley y a la autoridad.

     Juan Manuel de Estrada decía a sus alumnos del Colegio Nacional Buenos Aires, con motivo de la celebración de una fecha patria, “ que es más fácil seguir la huella de una serpiente en su deslizamiento por una piedra que el rumbo de la juventud en el momento de las grandes opciones que le ofrece la vida, por tal razón no existe ningún político que llegue al gobierno que no tome a la educación como un feudo propio para sembrar en ella políticas aberrantes, atacando los dictados de la razón sobre la base de su conciencia moral”. Da prueba de lo dicho por Manuel Estrada, las últimas declaraciones del Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología Daniel Filmus, quien considera importante que la escuela incorpore los elementos centrales de la cultura juvenil haciendo abstención en su comentario de que todo sistema educativo debe mantener; homogeneidad, continuidad, coherencia, orden y secuencias, ellos contradicen lo que llama elementos centrales de la cultura juvenil portadoras de formas diversas e inestables, muy vinculadas a los aspectos mediáticos proclives a la violencia. Olvida que ella esta regida por el mercado, en donde las agencias de publicidad tienen a los jóvenes por consumidores referentes.

    Mediante tal actitud busca endiosar la adolescencia, pero con su accionar solo trata de aliviar su fracaso.

     Para los jóvenes la calle es su lugar de socialización donde, lamentablemente, crean su identidad. En muchos casos son productos de familias donde su real sentido se ha destruido, ya no encuentran, en sus padres y la dirigencia educativa, la ayuda en su formación, con autoridad, entusiasmo e inteligencia. Desde hace medio siglo, sufrimos una decadencia educativa, ya no resuena el eco de grandes voces animadoras que impulsen al necesario esfuerzo para su sólido restablecimiento.

     Los asesinatos de los jóvenes que vienen aconteciendo desde hace algún tiempo no se producen solo en zonas marginales, ocurren en barrios refinados y costosos, en donde imperan las peleas violentas entre pandillas, arrebatos, hurtos en automóviles. Al anochecer pululan chicos alcoholizados quienes, pese a la prohibición de venta de bebidas alcohólicas, consiguen sus proveedores.

     Estos jóvenes de ambos sexos de entre los 15 y 17 años regresan a la mañana después de una noche de baile, alcohol y drogas, originando gran descontrol, los vecinos piden intervención policial y no encontrarán respuesta, mientras los poderes del Estado no sancionen los delitos cometidos y no se respete la acción del justo castigo, no solamente no funcionaremos exitosamente, sino que estaremos expuestos a una mortífera desprotección.

Creo que en nuestro país existe una incomprensión básica de lo que significa la ley y la justicia, en donde las formas deben ser más importantes que los contenidos. Se usan declaraciones rimbombantes, que nadie cumple, se desconoce que para mirar hacia adelante se deben establecer reglas de juego a cumplir sin venalidad ni impunidad política o judicial, solo así partiremos hacia un futuro promisorio.

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com