San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Viernes, 17 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 736 - Fecha: 8 de Feb, del 2006
Los argentinos y la tragedia

Todos los pueblos, en mayor o menor medida, guardan en la memoria colectiva el recuerdo de sus tragedias. Los argentinos no podemos ser la excepción.

     Pero nuestras tragedias, aquellas que atravesamos en los últimos treinta años, que están todavía vívidas en nuestra memoria, merecen un análisis particular.

    A principios del siglo veinte en la ciudad de Londres se produjeron una seguidilla de tragedias en el transporte público. Comentando este hecho G. K. Chesterton, columnista de un periódico, escribía: “Han ocurrido tantos accidentes horribles que uno se ve obligado a dudar de si realmente ha habido accidente. ¿Son estos hechos continuos realmente solo coincidencias?” Parafraseando al genial novelista inglés podemos decir que han ocurrido tantas tragedias en nuestro país que no podemos pensar en meras coincidencias u obras de la fatalidad.

    Para los griegos la tragedia desarrollaba el conflictos humanos con el cosmos y el poder, restableciendo de forma traumática el orden. En el análisis que hizo Aristóteles sobre el teatro griego señaló que lo más importante en una tragedia es el fin. Los actores no tienen como finalidad representar caracteres sino que el autor elabora estos caracteres porque lo que le importa es la acción y la culminación. Los griegos estaban interesados en reflexionar acerca de los mecanismos que desatan las tragedias, los elementos que la generan y la forma en que interactúan.

    Sin intentar hacer un análisis sociológico, la observación revela que cada una de las tragedias que desgraciadamente nos tocó vivir puso en evidencia algo evidente pero que, por razones incomprensibles, nos negábamos a ver. Parecería que entre nosotros la tragedia es el medio más apto para poner al descubierto problemas que ya tendríamos que haber resuelto y lanzarnos con retardo a la acción. Como si nuestra capacidad de reacción estuviese adormecida y necesitase de la tragedia para activarse.

    Demos un rápido vistazo a nuestra historia reciente:
Necesitamos confrontarnos con la tragedia de miles desaparecidos para convencernos que el autoritarismo y la quiebra de las instituciones son siempre perniciosos, dejan al ciudadano indefenso y generan excesos que no tienen límites.

    Necesitamos vivir la tragedia de un periodista gráfico asesinado, José Luís Cabezas de la revista Noticias, para tomar conciencia de que en nuestro país existían mafias, como la de Yabrán, que vivían y se desarrollaban al amparo del poder.

    Necesitamos una tragedia en Catamarca, la violación y asesinato de la adolescente Soledad Morales, para descubrir que en nuestro país existen feudos provinciales, cuya clase dirigente maneja y abusa del pueblo como los señores lo hacían con sus vasallos en el medioevo.

    Necesitamos que un conscripto, el soldado Carrasco, fuera masacrado dentro de un cuartel para caer en la cuenta que el Servicio Militar obligatorio estaba obsoleto y eliminarlo.

    Necesitamos dejar setecientos cadáveres de jóvenes inexpertos en las Islas Malvinas para entender que la invasión había sido una locura y era un manotazo de ahogado de un gobierno totalitario que buscaba eternizarse en el poder.

    Necesitamos ver volar la AMIA para tomar conciencia de que el atentado a la Embajada de Israel no era un hecho aislado y nuestros servicios de inteligencia y seguridad eran completamente inútiles o estaban complicados con las fuerzas terroristas internacionales.
Necesitamos que volara todo un pueblo para descubrir que se hacían negociados con las armas y que el gobierno argentino era tan corrupto que salía como garante de paz y vendía armas a una de las partes.

    Necesitamos la tragedia de Cromañon para descubrir que la cadena de corrupción es tan grande que la seguridad en los lugares públicos de la Ciudad de Buenos Aires era prácticamente inexistente.
Todas estas tragedias marcaron un “antes” y un “después”. Pero fue la tragedia quien nos despertó y movilizó. ¿Será que si no recibimos el impacto y la conmoción de la violencia y la muerte no tomamos conciencia de los peligros que entrañan la irresponsabilidad y la corrupción?
Son treinta años repitiendo una y otra vez la misma experiencia con diferentes matices. Como decía Chesterton no podemos hablar de accidentes. La repetición indica una grave falla en nuestra estructura social y ética. Mientras que las cosas no llegan a ser trágicas, preferimos soslayarlas. Cuando la tragedia llega entonces reaccionamos, casi siempre en forma desmedida y desequilibrada.

    ¿Cuál será la próxima tragedia que nos hará tomar conciencia de lo que tenemos ante nuestros ojos y no queremos ver?

    Autor: Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com