San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 718 - Fecha: 29 de Dic, del 2005
¡Sonríe, estás en Argentina!

(Dellutri) / Dicen que una imagen vale más que mil palabras. ¿Cómo caracterizar el año? Usemos una anécdota a manera de imagen para ilustrar lo que ha sido el año que estamos despidiendo en nuestra paradójica argentina.

     El lunes 28 de noviembre estaba en el Aeropuerto de Ezeiza recibiendo a un viajero que reside en el exterior. Intentando salir del aeropuerto por las vías normales nos encontramos atascados en medio de un mar de coches. La barrera de salida estaba cerrada y nadie podía ingresar a la autopista para entrar a la ciudad. Algunos peatones nos informaron que un piquete de Aerolíneas Argentinas había bloqueado la ruta de acceso y el aeropuerto había quedado aislado.

    Aguardamos pacientemente (qué otro remedio nos quedaba) bajo un sol calcinante. que nos obligaba a abandonar el coche para guarecernos debajo de cualquier escasa sombra para evitar deshidratarnos, esperando el progreso de los acontecimientos.

    Finalmente la barrera se abrió y en lenta marcha, porque el número de los vehículos eran muy grande, entramos al primer tramo de la autopista, que seguía cortada. A los pocos metros nuevamente tuvimos que detenernos y ver el bochornoso espectáculo de gente que, para no perder sus vuelos, bajo el sol infernal arrastraba su equipaje por la ruta intentando ingresar a pie al aeropuerto. Entre ellos muchas madres con sus bebés a los que infructuosamente trataban de proteger del sol y numerosos extranjeros que habían llegaron tentados por las ofertas turísticas y regresaban maldiciendo la hora en que confiaron en los argentinos.

    La policía nos desvió del camino y tuvimos que formar una caravana a campo traviesa hacia un destino impreciso. Pocas cuadras más adelante penetramos en un pequeño bosquecillo de los que abundan en el lugar donde algunos, vencidos por el calor, optaban por detener sus coches y hacer un improvisado picnic debajo de los árboles. Otros conductores, urgidos por sus obligaciones, seguían en sus vehículos tratando de alcanzar una ruta lateral. El atascamiento era tan grande que cada centímetro que se avanzaba era un triunfo. A un costado estaba el piquete formado por no más de treinta personas, ante la mirada indiferente de la policía, hacia sonar bombos y repetía, sin sonrojarse, cantitos idiotas.

    Ese puñadito era el responsable del caos que vivíamos miles de personas a los que se nos conculcaba un derecho garantizado por la Constitución: el de transitar libremente. Por supuesto que la policía, por demagógicas órdenes superiores seguramente emanadas del Ministerio del Interior, se encargaba de proteger a los revoltosos y dejar indefensos a los demás ciudadanos. Los reporteros y las cámaras de canales y agencias internacionales estaban transmitiendo a todo el mundo lo que sucedía. Al otro día los diarios daban cuenta en el exterior de lo que significaba hacer turismo en la Argentina. (Cuando finalmente llegamos a destino recibimos dos llamadas internacionales, una desde Canadá y otra desde Perú, para interiorizarse del problema suscitado en el Aeropuerto de Ezeiza)

    De pronto el sufrido viajero que me acompañaba disimulando su disgusto lanzó una sonora carcajada y me señaló un enorme cartel que decía: “¡Sonríe, estás en Argentina!”.
¿Acaso esta episodio que me tocó vivir no resume todas las contradicciones que vivimos a diario en nuestra bendita patria?

    Fuimos a votar para que el país renovara los legisladores de nuestro Honorable Congreso, pero los candidatos elegidos, haciendo caso omiso de toda honorabilidad, se cambiaban la camiseta según le convenía, con un olímpico desprecio hacia los ingenuos que escucharon los propuestas, sacaron conclusiones y fueron sacrificadamente a colocar su voto en la urna.

    Se proclamó a diestra y siniestra que la deuda con el Fondo Monetario Internacional había que analizarla y que se pagaría únicamente la deuda genuina. La derecha crepaba y la izquierda aplaudía. Intempestivamente se canceló sin chistar todo el compromiso con el Fondo Monetario Internacional. La medida, que en otras ocasiones hubiera concitado la reacción sindical y de los grupos de izquierda paralizando al país, ahora la reciben con beneplácito. Una medida de derecha que aplaude la izquierda.

    El Congreso, lugar en que se debaten ideas en busca del consenso para legislar a un país caótico, en los primeros días de su flamante renovación, se convierte en un conventillo donde la Primera Dama, devenida en senadora, confronta con el Vicepresidente de la Nación ¡y son del mismo signo político!

    Estamos finalizando un año caracterizado por el escaso trabajo y la pasividad del Poder Legislativo, que algunos tipificaron como una claudicación de la democracia. Paradójicamente, sobre el filo de diciembre despierta de su letargo y, con inusitado ímpetu liquida docenas de leyes sin discutir en sesiones maratónicas.

    Como broche de oro el Presidente, que no se presta al diálogo con periodistas como Nelson Castro, Joaquín Morales Solá o Magdalena Ruiz Guiñazú, aparece en un programa de Marcelo Tinelli haciendo junto a sus ministros escarnio del ex presidente De La Rua, en la mismísima Casa Rosada. Travesuras de adolescente.

    Pero todo esto no importa: ¡Sonríe, estás en Argentina!
¡Feliz 2006!

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com