San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 537 - Fecha: 8 de Mar, del 2005
El problema de la droga

El escándalo de Ezeiza tiene que hacernos reflexionar sobre la complejidad de el flagelo que tenemos que enfrentar.

     Los amautas, sabios incas, narraban que en un pasado remoto, en el oriente del Cuzco, había vivido una muchacha de deslumbrante belleza y vida disipada. Fueron tantos los dolores de cabeza que diera a sus padres que finalmente tomaron una decisión extrema: La sacrificaron y enterraron en medio de un valle. Poco después de su cuerpo nació una planta maravillosa: La coca.

    Cuando los españoles llegaron observaron que los incas hacían una pelotita con hojas de coca que mezclaban con cenizas de jume y polvo de valvas de almejas y lo mascaban. Con esto suprimían la sensaciones de hambre y sed.

    Los conquistadores tardaron en adoptar la costumbre, pero finalmente incorporaron el rito, aunque cambiaron la leyenda para ajustarla a la tradición cristiana. Contaban que cuando Jesús nació fue atacado por los demonios, y el Padre para librarlo lo transformó en un adulto. La virgen María quedó desolada al no encontrar al niño y comenzó a peregrinar por los caminos buscándolo. Durante su viaje estuvo a punto de morir de inanición, y su hijo, que velaba por ella, bendijo una planta de coca. La virgen comió el fruto y renovó sus fuerzas.
Ingeniosas leyendas imbuidas de carga religiosa pero que no alcanzan para dulcificar lo que es hoy el problema más complejo y preocupante al que se enfrenta la humanidad: El tráfico y consumo de drogas.

    Entre los países latinoamericanos están los principales productores y distribuidores de coca del mundo. En los Estados Unidos, según propia confesión del Presidente Clinton, están los más fuertes consumidores. Más del cincuenta por ciento de la cocaína la consumen los norteamericanos.

    Esto desató un sordo enfrentamiento entre por un lado los consumidores que quieren desembarazarse del problema y por el otro los productores cuya economía está fuertemente ligada a las plantaciones cocaleras.

    Por más que en el año 1998 en una Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas los Estados Miembros se comprometieran a un vigoroso plan de acción para combatir el abuso y tráfico de drogas, la realidad es que las multinacionales del crimen, que son hoy económicamente mucho más poderosas que la mayoría de los estados, han impedido y seguirán impidiendo que esto se concrete.

    El narcotráfico es tan poderoso que ha podido perforar todos los blindajes de seguridad norteamericanos y europeos estableciendo sistemas de abastecimiento y rutas de distribución que le permiten extender sus tentáculos hasta los lugares más insólitos.

    Las ilegalidad de la droga la convierte en fruto prohibido y levanta su cotización en el mercado. Esto permite a los traficantes enriquecerse rápidamente y tener la suficiente capacidad económica como para corromper y comprar voluntades. Hoy una parte importante de las fuerzas armadas y políticas de los países productores están comprometidas con el narcotráfico. Pero también tiene que haber una red enorme de corrupción en los países consumidores, porque de otra manera resultan inexplicables los tonelajes de droga que logran burlar todos los controles.

    En algunos países la guerrilla, huérfana de financiamiento por los cambio políticos, encontró en el narcotráfico un aliado. Los traficantes se transformaron en sus financistas y los guerrilleros en los garantes de su seguridad e impunidad, con lo que el poder legítimo tuvo que enfrentarse a una coalición muy difícil de derrotar.

    Pero también gravita el problema de la pobreza. Es muy difícil rebatir las razones que el pauperizado campesino colombiano esgrime para plantar coca en vez de café. Cuando planta café tiene que esperar un año y medio para cosechar y corre el riesgo que los desastres meteorológicos arruinen su cosecha. Cuando siembra coca el agricultor puede hacer tres cosechas anuales - en marzo, junio y octubre - y no corre riesgos porque en caso de pérdida por un fenómeno meteorológico el traficante se la paga igual. Es imposible que entienda que plantando coca su tierra irá perdiendo fertilidad. En la extrema pobreza el hoy es lo único que cuenta.

    ¿Cuánto de la economía de los países productores depende de la producción de coca? ¿Qué sucedería si se dejara de producir? El bogotano señala al turista con orgullo los grandes edificios de su ciudad y le dice qué narcotraficante lo financió. Una diputada me confesó que en los últimos veinte años todos los presidentes electos financiaron sus campañas con dinero proveniente del tráfico de drogas.

    El problema es todavía mucho más complejo cuando se tienen en cuenta los efectos de la droga en los consumidores. El 26 de junio de 2002, Kofi A. Annan, Secretario General de las Naciones Unidas decía: Inyectarse drogas es el principal modo de transmisión del VIH/SIDA en muchos países en Asia, Latino América y Europa Oriental. Se estima que entre el 5 y 10 por ciento de las infecciones globales de VIH son un resultado del uso de drogas inyectables - una manera excepcionalmente potente de esparcir el virus ya que los usuarios de drogas inyectables están a menudo conectados en apretadas redes y comúnmente comparten el equipo para inyectarse.

     Frente a este complejo panorama es difícil señalar rumbos de acción. Algunas voces argumentan a favor de la legalización de la droga que reduciría su precio en el mercado, pondría fin al excesivo enriquecimiento de los delincuentes, permitiría un marco de regulación controlado por el Estado y acabaría con la corrupción que se mueve detrás de este negocio infame. Comparan este problema con el que viviera Estados Unidos durante la Ley Seca.
Sin embargo otros no están dispuestos a la legalización porque entienden que sería claudicar ante la cultura de la muerte. Argumentan que en los países donde la droga es legal bajaron los precios, pero una cantidad importante de jóvenes se desbarrancaron por el camino de la muerte amparados por el Estado.

    Pero hay un aspecto que ha sido dejado de lado y tiene que ser analizado con mucho cuidado porque en él está la clave del problema: La motivación del drogadicto.

    Homero cuenta en La Odisea que cuando Telémaco, el hijo de Odiseo, llega a Esparta buscando a su padre cae, junto con toda su gente, en una profunda depresión. Entonces Helena “en el vino que estaban bebiendo les puso una droga, gran remedio de hiel y dolores y alivio de males” el efecto era que quien lo bebía quedaba “por todo aquel día curado de llantos, aunque en él le acaeciere perder a su padre y madre”. Huían con la droga del dolor insoportable, de la crudeza despiadada de la realidad.

    Sydney Cohen dice: Ayer se arrancaba raíces o se mascaban hojas para lograr un resultado incierto. Hoy, se fabrican productos psicoquímicos sintéticos cuya especifidad se conoce. Se ha logrado técnicamente modificar la conciencia, no ya por accidente, sino por encargo.

    ¿No será que de la presión insoportable de una sociedad extremadamente demandante muchos huyen por el camino de la droga? ¿No será que una sociedad donde imperan la violencia, la pobreza y la muerte empujan a algunos a querer forjarse paraísos artificiales? ¿No será que hemos desvalorizado tanto la vida que muchos saltan decepcionados hacia la muerte? ¿No será que hay un vacío interior que no se puede satisfacerse con los avances de la tecnología y busca llenarse con la droga? ¿No será que en un mundo materialista, sin ideales, descreído de Dios y los valores eternos muchos terminan por tomar el camino de la autodes-trucción?

    Creo que allí está la clave de este inquietante problema.

    
Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com