San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Viernes, 24 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 410 - Fecha: 15 de Jul, del 2004
¿A mi manera?

“Estamos dispuestos a convertir a Francia en un cementerio antes de dejar de regenerarla a nuestra manera”. Con estas palabras el jacobino Carrier aterrorizaba a los inocentes campesinos y burgueses de Nantes...

     Terminaba el año 1973 y la Revolución Francesa había entrado en su fase más violenta, Luis XVI y María Antonieta ya habían sido guillotinados y comenzaba el terror. Anatole France caracterizó está época sangrienta en una novela de sugestivo título “Los dioses tienen sed”.

    No dudamos que nuestra país necesita cambios profundos: moralizar las instituciones, sanear el aparato estatal, extirpar la corrupción y, sobre todo, volver a dar credibilidad a la justicia. Pero todo esto no debe ser hecho “a nuestra manera”, sino con equilibrio y mesura, dos virtudes que lamentablemente no caracterizan al gobierno actual.

    La toma de una Comisaría en La Boca por un grupo de piqueteros oficialistas, que había recibido días antes el apoyo del gobierno a través de sus ministros, es una señal de alarma roja que no se puede pasar por alto. Mucho más cuando los que cometen tremenda tropelía son los “amigos” del Presidente de la Nación y una de las bases de sustentación de su gobierno.

    Las fuerzas de seguridad tienen que ser saneadas, en eso coincidimos la inmensa mayoría de los argentinos, pero el asalto de un grupo de vándalos a una comisaría no es la forma de hacerlo. El hecho no solo debe ser severamente censurado por el gobierno sino que además tiene que hacer lo que corresponda para que actúe la justicia con celeridad e independencia.

    El país necesita volver a creer en las instituciones y aprender nuevamente a vivir en un Estado de Derecho. La impunidad de un hecho tan grave como el que comentamos lo único que hace es fomentar la anarquía y el descreimiento.

    Si en vez de cometer este acto de barbarie una facción adepta al gobierno hubiera sido cualquier otro grupo de protesta estamos seguros que la reacción sería diferente. Pero fueron los entenados del presidente y por lo tanto tienen garantizada la impunidad. Esto es querer “regenerar a nuestra manera” como dijera Carrier y por ese camino se desemboca en el abismo, porque el mensaje que recibe la comunidad es que cada uno puede hacer lo que quiera y que la justicia puede ejercerse por propia mano.

    El 8 de julio pasado el grupo de piqueteros capitaneado por D’Elía saca un comunicado que parece una burla por lo contradictorio donde dice: Rechazamos los métodos violentos y la obstaculización del tránsito y el corte de ruta como forma sistemática de impulsar los justos reclamos populares. Esta demagógica declaración debe leerse a la luz del pedido del Presidente de que “no se actúe con violencia para no darles la coartada a los sectores que piden represión”. Pero ni los piqueteros ni el gobierno dicen nada del delito consumado y de las sanciones que le corresponden.

    El Presidente tiene que tener claro que nadie quiere represión, pero que el país necesita ordenarse. Esa es la misión que le encomendamos y que, hasta ahora, no vemos que esté cumpliendo. Pero también debe tener claro que no puede ordenar el país ni gobernarlo inteligentemente si, como muchos argentinos, confunde autoridad y autoritarismo. Si se detuviera a reflexionar, y es función de un gobernante dedicar tiempo a la reflexión, desecharía los rasgos autoritarios que tiene para con quienes discrepan con sus ideas y comenzaría a ejercer autoridad donde se requiera.

    Cuando el actual Presidente se hizo cargo del gobierno decíamos en esta misma columna que no es lo mismo gobernar la Provincia de Santa Cruz que la República Argentina. La cobertura que Néstor Kirchner dio al grupo piquetero liderado por D’Elía lo único que muestra la impericia de un gobernante que antepone los intereses públicos a sus necesidades políticas de consenso. Parece no haber tomado conciencia de lo complejo que es el panorama de la realidad Argentina.
Comenzamos esta nota con un episodio de la Revolución Francesa. Concluyamos recordando que durante el mismo período Maximiliano Robespierre, días antes de su muerte, profetizó que si Francia no actuaba con inteligencia caería bajo la garra de un dictador o un tirano. Pocos años después Napoleón Bonaparte se ungía emperador. Si la historia es, como decía Cervantes “advertencia de lo porvenir”, tenemos que evaluar con mucha atención la realidad y encausarla a tiempo.

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com