San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 397 - Fecha: 25 de Jun, del 2004
Las nuevas invasiones inglesas

Las vidrieras lucen empapeladas con anuncios que proclaman SALE. En nuestro exuberante idioma español sale es la conjugación de la tercera persona singular del verbo salir.

     Pero en este caso es una palabra inglesa que equivale en nuestra lengua a Liquidación. Este es solo un ejemplo de la colonización idiomática que estamos sufriendo.

    Todo idioma es más o menos permeable a otras lenguas. El castellano se enriqueció de vocablos árabes, catalanes, franceses y hasta de las lenguas indígenas americanas hicieron un substancial aporte. Sin embargo la inclusión de anglicismos reviste características singulares.

    En primer lugar porque es una invasión apabullante que se inicia en el siglo XX e instala más vocablos en nuestro idioma cotidiano que los aportados por los árabes en los ocho siglos que ocuparon la península ibérica. En segundo lugar porque no son vocablos necesarios que suplen carencias del idioma, sino términos innecesarios que sustituyen palabras del español.

    ¿Por qué se produce está invasión descontrolada? Porque no hay voluntad de ejercer la defensa del idioma, estamos siendo globalizados por los Estados Unidos y en los ambientes más ignorantes – que no suelen ser los de más bajo estrato social, sino todo lo contrario – se da el triste fenómeno de que el enajenamiento se convierte en absurda imitación.

    Así es como se nos introdujeron palabras que van modificando el idioma en forma alarmante. Vamos al teatro a ver un show y no un espectáculo, para eso no sacamos boletos o billetes sino tickets, los actores no fueron seleccionados sino que pasaron un casting y esa noche no dejamos a nuestros niños con una niñera sino con la baby sitter.

    Cuando almorzamos comidas rápidas las llamamos fast food y usamos el delivery en lugar del reparto. Luego nos reunimos con un grupo de empresarios al que denominamos holding, y hacemos loby en vez de antesala. Tenemos una interview con un manager, y no una entrevista con un representante o gerente, para preguntarle cuanto es el royalties del último best seller, en lugar de las regalías del último éxito editorial.

    No vamos a ver un partido de tenis sino un match; un anuncio es un spot publicitario; y un pulverizador un spray.

    A esto podríamos sumar muchos otros ejemplos como camping, rating, mass media, stock, trailer, disck-jockey, stop, auto-stop, self service, recordman, walkman, tetrabrik, bypass, topless, strip tease, charter, parking, cameraman, dancing, film, poster, playback, groggy, test, short, panty, boom, footing, pop, leader, stress, country, todas ellas con sus equivalentes en español.

    Ningún esfuerzo hacen los que hablan inglés por forzar la utilización de esos vocablos, es la frivolidad y pereza de muchos que, a pesar de hablar español, desechan su lengua materna con toda su riqueza, empobrecen su lenguaje y adoptan anglicismos porque creen que esto los hace más importantes.

    Forma parte de la tilinguería argentina. Según la Real Academia tilingo es una persona insustancial, que dice tonterías y suele comportarse con afectación. Ezequiel Martínez Estrada trata de dar una descripción ajustada a nuestra realidad: Las grandes ciudades es la zona geográfica en que abunda (el tilingo), y dentro de las grandes ciudades, especialmente, prospera en aquellos sitios donde se cultiva artificialmente la vida de relación. Viene a ser parásito, por decirlo así, de los estados de cultura con grietas, en cuyas quebrajas sabe acomodarse... Por tilingo, en fin, entendemos una clase de personas que se ha detenido a la mitad de su desarrollo, creyendo haber alcanzado la estatura media; especie de enano privado del sentido de las medidas de altura. Hombre de dos dimensiones, cuyo interior es también una superficie, como en las láminas anatómicas.

    El tilingo, tal vez una variante del mediocre de José Ingenieros, es un individuo que cree que se prestigia imitando al poderoso en sus gestos y palabras. Esta especie tan difundida en nuestro país es la que adopta con entusiasmo palabras innecesarias. Lo hace por pereza, pero también por estúpida ignorancia. Si abandonara la frivolidad y se dedicara a profundizar en las riquezas de su propia cultura otra sería su conducta, pero es pedirle mucho.

    Esto genera un problema muy grave en los estudiantes, que no pueden aprobar sus exámenes de ingreso a la universidad por falta de comprensión de texto. Un lenguaje empobrecido, lleno de muletillas y plagado de palabras sustitutas los convierte en analfabetos funcionales que no tienen acceso a los textos fundamentales de su propia cultura. Es para pensarlo.

    Concluyamos recordando el soneto Nuestro Idioma de Leopoldo Díaz, un poeta argentino para muchos olvidado que decía:
Claro y limpio raudal
es la lengua que yo adoro,
la lengua de versos de oro
y de vibración marcial.
Es dúctil como el metal
y rica como el tesoro
que dejó Boabdil el moro
allá en su Alhambra oriental.
Como clarines al viento
vibra su broncíneo acento
en la ira o el dolor.
Y son sus cláusulas graves
amorosos trinos de aves
sobre las lilas en flor.

    

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com