San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Miércoles, 23 de Mayo de 2018
General 
Edición: 2288 - Fecha: 12 de Ene, del 2018
La ciudad de la furia (capitulo mil)

Ya hemos perdido la cuenta de la cantidad de veces que escribimos una editorial refiriéndonos al problema de la inseguridad y de los conflictos sociales que ganan las calles cada vez más en nuestro país. Por eso, que sea el capítulo mil tiene que ver con que es un editorial de muchos y que, lamentablemente habrá muchos más.

     Parece que pasó hace tiempo, pero apenas unas semanas atrás nomas veíamos por televisión cómo el centro de la Ciudad de Buenos Aires se transformaba en una zona de guerra. Y no una, sino dos veces, ante la protesta por el tratamiento, primero, y la aprobación después, de la reforma previsional en el Congreso Nacional que impulsó el gobierno y que afecta a los jubilados. En diciembre –aprovechando el envión histórico de los días 20 y 21- algunos sectores se plantaron con piedras, palos y bombas caseras para enfrentar a la policía que los esperaba con uniformados mujeres que no portaban armas, para luego, una vez desatado el caos y varias cabezas rotas «gratis» (para la Justicia), comenzar con la represión a los manifestantes y al «pueblo ocasional y tribunero».
La violencia está instalada fuertemente. Aún queda en la memoria de éstos días la mujer que en la protesta rompía a martillazos parte de una fuente para tirar esas piedras, o el «candidato» de izquierda que usaba su arma casera con la agilidad de alguien que sabe lo que hace.
Así se cerró el año en materia de «violencia social organizada». Pero hubo otros casos, resonantes y que tienen que ver con el capítulo policial, como el del hombre que probaba el cuatriciclo que le había regalado a su hijo para Navidad y fue asesinado en un intento de robo, por ejemplo, que fueron motivo de discusión en la «caja boba».
Pero el 2018 no comenzó tan distinto. Ahora está en boca de todos «la asesina menos pensada», según tituló un canal de noticias (por ser rubia, joven y bonita… como si hubiera un estereotipo de persona asesina), esa chica que mató a su ex novio porque supuestamente era muy celosa.
Otro caso horrendo, pero con suerte, fue el que sufrió una pareja de policías en La Plata cuando llegaban a la casa de un familiar con sus hijos. Ellos fueron abordados por cuatro delincuentes que intentaron disparar contra todos, incluso contra una beba y que, por fortuna, no les salió ningún disparo.
Estos son solo algunos hechos a los que nos referimos. Por supuesto que hay muchos más y son cada vez más aberrantes, pero lo expuesto habla por sí solo. Hechos que ya ocupan minutos de aire televisivo continuamente, porque pareciera que otras noticias no hay, siendo invadidos continuamente con lo «urgente», «lo que está pasando»: violencia al por mayor que van minando nuestra sensibilidad y ya no nos sorprende aquella chica (una más…) que fue empujada del tren para robarle el celular. Nos sorprende su milagrosa recuperación, es la noticia que se vende en la pantalla… No la situación procesal del ladrón. Ni siquiera si fue identificado y detenido. Mucho menos si se tomaron medidas de prevención.
Como vemos ya pasamos el umbral de una sociedad enfermiza para convertirnos en algo mucho más putrefacto y siempre más decadente, porque siempre se puede caer más bajo.
No vamos a cansarnos de repetir que en todo esto tiene mucho que ver la pésima educación formal que reciben los alumnos en los colegios, tanto públicos como privados, la deserción escolar, la educación que reciben en las casas de parte de la familia, el medio ambiente en el que se crían, y las posibilidades que tienen de desarrollar algún oficio o alguna habilidad artística. La cuestión es cultural y como sociedad es un tema que tenemos que resolver entre todos. Los dirigentes sí, los que tienen el poder… ¿Pero nos ponemos a pensar quién se los da?, ¿quién los pone en ese lugar de privilegio?.
Sin embargo, a esta altura del siglo XXI hay quienes se atreven a decir que para garantizar la seguridad se necesita más policías en las calles. A tono con una parte de la biblioteca fue la carne podrida que nos vendió el ex gobernador Daniel Scioli con las Policías locales, donde «tiraron» a la calle a muchos uniformados que no estaban los suficientemente preparados para enfrentar al nivel de delincuencia actual.
Basta con ir a las estadísticas que dicen que Argentina triplica la tasa de agentes de seguridad cada cien mil habitantes. Mientras que el promedio registrado por Naciones Unidas es de entre 250 y 300 efectivos, en nuestro país llegó a 749,9. ¿Y acaso se mejoraron los índices de inseguridad? ¿Vivimos en una sociedad más segura? Nada de eso.
Tampoco pretendan que las manifestaciones sean tranquilas y que se tiren con flores en vez de piedras. La organización política-sindical titiritesca de las protestas será cada vez más violenta y no podrá ser controlada por un grupo de policías sin preparación. Los cráneos que manejan la marioneta, tanto de un lado como del otro, se pelean por la «caja» y, como se ha corrido la vara de la violencia, como se ha puesto tan alta, hay vía libre para que todo suceda. Como siempre, los idiotas útiles son los que tiran piedras, activan bombas caseras, lanzan balas de goma, reprimen, se rompen la cabeza, sangran, tienen politraumatismos y ¿para qué?. Para darle de comer a la máquina comunicacional que pretende entretenernos con ello haciéndolo, a la vez, cuestiones cada vez más cotidianas, insensibilizándonos, llevándolo a lo «normal».
Una máquina que se retroalimenta, aprovechándose de aquel nivel educativo y cultural que ya no tenemos (no nos engañemos), para defender los intereses de unos pocos que digitan los hechos y hasta de qué manera nos lo comunican…
«Nada cambiara, con un aviso de curva
En sus caras veo el temor, Ya no hay fábulas. En la ciudad de la furia».

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿Cree que los indices de pobreza en la Argentino han bajado?
Si
No
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com