San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Martes, 21 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 2268 - Fecha: 27 de Ago, del 2015
¡Más respeto que soy tu madre!

Parece una frase olvidada, que se quedó en el tiempo. El respeto, esa palabra nos suena conocida. Sí!!! En un tiempo la usábamos!!! ¿Se acuerda? Pero si nos acordamos es porque ya nos estamos empezando a poner viejos, seguro.

     Ahora todo es mucho más dinámico, al instante, y los límites que antes existían hoy están tan corridos que ya nadie los ve. Es decir, cuando hace 20 años una persona se salía de la raya, era percibida como alguien audaz, capaz de desafiar lo establecido en busca de nuevas emociones. Pero hoy, son tantos los que traspasan esa línea, y tan lejos, que ya no asombran para nada.
Una y mil veces dijimos que la capacidad de asombro ya está verdaderamente agotada. Lo que en un tiempo nos llamaba la atención, nos estremecía, nos hacía pensar, ahora no le damos tanta importancia, nos da lo mismo y actuamos fríamente ante ello.
Y esto comenzó a suceder en todos los órdenes de la vida. Lo único que en éste último tiempo, con el avance de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, el deterioro de los valores, entre ellos el respeto, se hizo mucho más veloz que en décadas pasadas.
Entre las relaciones personales los abuelos, así como se ganaron una nueva forma de llamarlos «personas de la tercera edad» en vez de viejos, también perdieron esa veneración que había por los ancianos debido a la sabiduría de vida que tenían. Hoy los asaltan, los atan, los golpean y los matan como si nada. Pero incluso la familia ha dejado de lado a esos miembros que supieron darles origen. En términos generales ya no les enseñan a los niños a visitar a sus abuelos y conversar con ellos.
Pero hay muchos ejemplos, a todos algunas vez nos ha pasado de entrar a un negocio, ofrecer un saludo a quien nos va a atender y no recibir una respuesta a cambio. Estamos hablando de pautas básicas de convivencia que ni siquiera se pretende respetar para que el cliente siga siendo eso, cliente, y que venga a gastar su dinero a mi comercio. ¡Dos más dos son cuatro! O eso se pensaba…
El mundo posmoderno tiene sus pros y sus contras. Y el respeto no está en el manual del usuario. Incluso las instituciones ya no generan ese respeto que brindaban antes. Por decir algunas, la política no siembra el entusiasmo en la gente con tanto político de pasado y presente turbio viviendo impune, la Justicia permite el beneficio de los que delinquen y ello es en desmedro de la víctima que tiene que entender, como la sociedad, que no hay justicia que valga más que la Divina. La Iglesia ya no es la misma; la Fe no logra instalarse en los corazones más allá de que Francisco le haya dado otro impulso a su papado. A la Policía ya hace rato que se le discute eso de «Al servicio de la comunidad» y los delincuentes no tienen problemas de enfrentarlos porque se sienten protegidos por las leyes; incluso, si pueden, le roban la gorra, algo que sería una anécdota porque hoy matarlos para ellos es mucho más importante.
La escuela es otro de los reductos donde más se aprecia este salto gigante que se han dado de los límites y de la falta de respeto como la máxima a seguir. Alumnos que desobedecen a las maestras, falta de premios y castigos, desconsideración por la persona que les está enseñando para formarlos a futuro, directores que no pueden poner amonestaciones, alumnos que llevan cuchillos al colegio, armas en las mochilas, que asesinan o hieren a otros, padres que regañan a los maestros en vez de regañar a los hijos… Realmente es el mundo del revés, está todo patas para arriba y parece que a nadie se le cae una idea para poner un límite firme.
Pero bueno, también hay que tener en cuenta que, es lo que supimos conseguir, ¿no? Tanto tiempo tratando de buscarle la vuelta a las cosas para ser mejores hizo que perdiéramos de vista las cosas sencillas de la vida pero que son muy importantes para el trato diario con el otro, para la armonía en sociedad. Tanto tiempo predicando «el que no llora no mama», que ahora la mayoría son llorones; y cuidadito con negar lo que piden porque no le van a decir «tiene razón señor», recuerde que el respeto se dejó de usar.

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com