San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 305 - Fecha: 29 de Ene, del 2004
Cipayitos con tamaño

El hindú montado sobre un caballo para aumentar su tamaño, representaba en la India a los agentes de una potencia extranjera. Éste es el origen de la palabra. Hay cipayos claramente definidos.

     Pero hay también cipayitos. Dos líneas de argumentación he descubierto en estos días con que ellos se mantienen sobre el caballo.

    La primera consiste en desacreditar todo lo que sea “opinión”, valorando únicamente lo que para ellos, merece el calificativo de “información seria”. La opinión es simplemente resultado de una postura subjetiva. Se utiliza para disimular la falta de información y eximirse de fundamentar los argumentos. La información, en cambio, tiene todas las condiciones de la objetividad. Y está siempre acompañada con citas de autores, de números, de fechas, de detalles desconocidos. El caballo, así, se agiganta sin medida, brindando prestigio y autoridad.

    Para descubrir el cipayismo en esta argumentación, hay que constatar dos cosas. No es cierto que la información sea imparcial y fundamentada objetivamente. Puede sí, no ser desfigurada por los últimos trasmisores. Pero ya viene manipulada por las fuentes originantes, con todos los elementos para hacerla digerible e inobjetable. La opinión, en cambio, es la expresión del sentido crítico personal traduciendo lo que ha brotado del pueblo con un olfato especial e intuitivo para juzgar lo que es bueno o malo, conveniente o perjudicial. Es innegable que hay muchas condenas populares que tienen más peso que las impunidades decretadas por legistas. La opinión recoge este sentir popular y en el ejercicio de “cambiar opiniones” se purifica, y es capaz de quitar su fuerza absolutista a la información manipulada.

    Cambiar los programas de opinión por los de información es una maniobra “cipayita”.

    La segunda línea de argumentación habla de las virtudes personales como el único elemento para valorar el discurso o las acciones de la gente.. No importa que sea de izquierda o derecha, lo importante es que sea un hombre o mujer honesta. El argumento parece irrefutable.

    Dejo hablar a otra persona. “Uds. no se han curado todavía del político honrado El señor que no roba ni defrauda. Que está siempre a mano para ocupar un cargo donde se requiera un hombre honesto. Vive de esa honradez. Es su capital. Pero no le molesta cubrir con su honradez y su honestidad todas las miserias de una sociedad de ladrones. Apuntala con esa característica suya, un régimen de piratas. Sirve de apoyo a un sistema de explotación y robo. Y esto no es honradez.” (aquí seguramente me acusarán de ideologizante. El párrafo es de Ernesto Che Guevara)

    No es que el ser de izquierda justifique la falta de virtudes personales. Pero la posición de “derecha”, al menos en su acepción común y de experiencia, reduce la honestidad a lo personal y deja de lado lo social, que muchas veces es más dañoso que lo individual.

    Cuando, como hoy, se vive un clima en que aparecen muy claramente los cipayos, hay que cuidarse también de los “cipayitos”.

    Pbro. José Guillermo Mariani

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com