San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 300 - Fecha: 20 de Ene, del 2004
La maldición

Es como una maldición: ellos siempre están ahí. Y para ellos, nosotros somos la “carroña” con la que se alimentan. Ellos son los Bush, ese buitre sediento de guerras y petróleo; los Köhler y las Krueger, los chacales del FMI.

     Apenas se enteraron de que habíamos recuperado un poquito de lo mucho que perdimos con la crisis, ya están encima nuestro, insaciables. Como siempre, vienen por más.

    Bush viene por Bolivia: quiere que la Argentina sea ficha de su tablero para aplastar la rebeldía del heroico pueblo boliviano y robarles el gas. Y viene por el ALCA: quiere que la Argentina juegue para que ese corralito de los monopolios yanquis se inaugure el 1° de enero de 2005.

    El FMI, que ya logró el compromiso de pago de más de 12.400 millones de pesos en el acuerdo que firmó con Kirchner, ahora, como la Argentina creció más de lo que el Fondo esperaba, quiere que la Argentina pague 6.200 millones más, a los acreedores privados.

    Estas cosas, para empezar, pero la lista de lo que quieren el cuervo Bush y los chacales del Fondo no tiene fin. Y no van a dar tregua.

    NEGOCIACIONES Y FORCEJEOS

    Kirchner optó por una línea de negociar con los yanquis y el Fondo. Firmó el acuerdo con el FMI con los compromisos de pago de una deuda fraudulenta, ilegítima y usuraria, “que ya fue pagada cuatro veces” según el fallo del juez Ballestero.

    Se entrevista con el carnicero Bush, y le acepta el cacareo contra “el terrorismo internacional”, que los yanquis utilizan como cortina de humo para invadir países como Irak.

    Por otra parte, es cierto que Kirchner no negocia con la línea de las “relaciones carnales”, como Menem o De la Rúa; tampoco como Alfonsín con su doble discurso, o como Duhalde que se asustó con la “globalización”.

    Kirchner tironea y forcejea, tratando de preservar la relativa mejoría de la economía argentina, tanto para responder a los negocios de los grupos económicos “amigos” del gobierno, como para aplacar, con concesiones, la protesta social.

    Y trata de preservar su dignidad, para evitar que “lo acuesten” como a De la Rúa. Kirchner protesta, porque él adoptó la decisión de negociar, y cumplió: paga puntualmente los intereses de la deuda externa, “compensó” a los bancos por la “pesificación asimétrica” y tiene las cuentas en orden. Pero los yanquis y el Fondo le vienen por más.

    ENCONTRONAZOS

    Roger Noriega, el funcionario de Bush para América Latina dijo que el gobierno argentino se deslizaba “hacia la izquierda”, y que lo “decepcionaba” por su política hacia Cuba. Luego, el diario Clarín, a través del periodista Marcelo Bonelli que actúa de “chirolita” de Héctor Magnetto (el testaferro ruso que maneja ese holding), dijo, provocativamente, que la Argentina iba a negociar el pago de $ 1.000 millones por encima de lo pactado con el Fondo y que Bush lo había “citado” a Kirchner en Monterrey.

    Es decir, Magnetto-Bonelli presionaron a Kirchner para que adopte una línea más conciliadora con el Fondo y los yanquis. Kirchner sabe que —por razones oscuras— el diario de los capitales rusos en la Argentina estaba “ventilando” presiones que venían sosteniendo, en privado, funcionarios del Fondo.

    La “bruja” Anne Krueger, número dos del FMI y “chirolita” de los usureros yanquis de Wall Street, no se priva de nada cuando habla de la Argentina, país cuya economía considera un cadáver insepulto.

    Kirchner eligió, para responderles, el acto de entrega de subsidios a las cooperativas de La Matanza. Un acto notoriamente censurado por los grandes medios de comunicación.

    Allí Kirchner respondió que “a la Argentina no la cita nadie”, que “no somos alfombra” (en referencia a Menem), rechazó las presiones para aumentar los pagos de la deuda externa, y defendió el derecho de Cuba, Venezuela y Bolivia a su autodeterminación.

    Esto último, en respuesta a Noriega, empalma con la actitud de Brasil de imponer a los turistas yanquis la misma humillación que el gobierno de Bush impuso a los extranjeros que ingresan a Estados Unidos.

    SIN MALVINAS, CON ALCA

    Luego Kirchner viajó a Monterrey, a la cumbre presidencial. Allí firmó la “Declaración de Nuevo León” que no menciona la cuestión de Malvinas, islas y aguas del Atlántico Sur.

    Además, —al igual que en su discurso— el presidente argentino cedió ante la excusa yanqui del “terrorismo mundial”, con la que pretenden justificar sus agresiones.

    Esa Declaración de Nuevo León aplaude “los avances logrados hasta la fecha para el establecimiento de un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA)”; y si bien no pone la fecha estricta del 1°/1/05 para inaugurar el ALCA, apoya “el calendario adoptado para la conclusión de las negociaciones para el ALCA en los plazos previstos”.

    Kirchner firmó este párrafo sobre el ALCA, aunque en su discurso lo condicionó a la línea de “un ALCA suave”, que comparte con Lula.

    Por el contrario, el párrafo de la declaración sobre el ALCA fue rechazado por Venezuela. Chávez afirmó, por escrito: “Venezuela se reserva el párrafo relativo al ALCA, por motivos principistas y diferencias profundas acerca del concepto y la filosofía contenidas en el modelo propuesto, así como por el tratamiento dado a las materias específicas y a los plazos establecidos. Ratificamos nuestro compromiso con la consolidación de un bloque regional y de comercio justo, como base para fortalecer los niveles de integración. Este proceso debe considerar las especificidades culturales, sociales y políticas de cada país; la soberanía y constitucionalidad; el nivel y tamaño de sus economías para garantizar un trato justo”.

    CUBA, EL “MODELO” Y EL BOCÓN BATLLE

    La presión sobre Cuba se dio en la reunión entre el jefe del Departamento de Estado yanqui, Powell y el canciller argentino, Bielsa.

    Kirchner mantuvo la decisión de abstenerse en la condena a Cuba, aunque, presionado, concedió suspendiendo una visita en febrero a la isla caribeña.

    Según trascendió de la reunión con Bush, Kirchner resistió las presiones contra Chávez y contra el proceso boliviano.

    También resistió, en la reunión con Köhler, las presiones del Fondo para “mejorar el trato” con los acreedores privados externos de la Argentina.

    En su discurso de la cumbre de Monterrey, Kirchner atacó el “modelo” de los 90, al que responsabilizó de provocar la pobreza de 2.800 millones de personas en el mundo; responsabilizó por ese modelo a los organismos internacionales como el FMI y a gobiernos como el de Menem.

    Planteó su línea de pagar la deuda externa sin que deteriore el crecimiento que posibilite la “inclusión” social. Y reclamó a Estados Unidos un “plan Marshall” basado en la reducción de la deuda externa a los países latinoamericanos, tomando como referencia la decisión de los yanquis de desconocer la deuda externa de Irak contraída por “la dictadura” de Sadam Hussein, frente al endeudamiento de nuestros países por las dictaduras pasadas.

    De regreso a la Argentina, Kirchner volvió a embestir contra Batlle, el presidente uruguayo que actúa de bocón de los yanquis dentro del Mercosur, por la cuestión de los derechos humanos.

    Un año de chantajes “Kirchner salió bien parado del cruce [con el FMI], pero habrá nuevas tensiones”, anticipó Clarín (18/1), y agrega con malhumor crítico: “sólo con rigidez es imposible llegar a acuerdos sustentables”.

    Lo cierto es que el Fondo todavía no aprobó la revisión de cuentas del primer trimestre. Después, en febrero o marzo, va a enviar una misión para controlar las cuentas del siguiente trimestre (justo al filo de vencimientos de 2.900 millones de dólares con el FMI, sumados a otros vencimientos del Banco Mundial suman 4.100 millones).

    En junio vendrán por la “negociación” de los pagos del 2005 y el 2006. Y en setiembre “tiene que estar aprobada” la nueva ley de coparticipación federal, por la que ya volvió a arremeter “la bruja” Krueger. Cómo se ve, será todo un año de chantajes.

    Si Kirchner cede, lo usarán como a De la Rúa, hasta que sea un limón exprimido. Si resiste, como él dice que va a hacer, no tiene otra que apoyarse en el pueblo: las potencias europeas vienen apretando para aumentar el pago de la deuda externa.

    Incluso una parte de los “aliados” del gobierno, como el holding Clarín, lo vienen apurando para que tenga “la flexibilidad necesaria para defender lo esencial” (y “lo esencial”, para Clarín, son los bolsillos de un puñado de monopolios y terratenientes).

    EL EJEMPLO DE LOS RURALES RIONEGRINOS

Hay muchos actores en el escenario político en el que se juega el drama argentino: los yanquis, el Fondo, las potencias europeas, Japón, Rusia, China, los monopolios y terratenientes del bloque dominante en la Argentina, el gobierno y sus aliados políticos.

    Y también estarán, como protagonistas principales, la clase obrera y el pueblo. Van a incidir, también, hechos de la situación internacional, tales como la situación de Bolivia, en donde se ha vencido el plazo dado por las organizaciones populares al gobierno de Mesa, y hay mucha bronca porque todo sigue igual.

    Todos se preparan para los próximos rounds. También tiene que hacerlo la clase obrera y el pueblo.El ejemplo lo han dado los obreros rurales rionegrinos, hartos de la superexplotación de los monopolios que manejan la producción, el frío y la exportación de frutas, que mantenían los salarios congelados mientras embolsaban ganancias triplicadas por la devaluación.

    Los trabajadores rurales se adueñaron de las rutas de la provincia, desbordaron a la dirección sindical que quiso levantar la lucha, y conquistaron aumentos pasando de alrededor de $ 12 a $ 33 el jornal.

    La lucha por aumentos de salarios, los planes sociales y las jubilaciones y pensiones, por cada una de las urgencias populares, debe ir unida al combate por la anulación de la “ley Banelco” y la legislación flexibilizadora y de superexplotación sancionada durante el menemismo, la amnistía de los 4.000 luchadores populares procesados, y la investigación y suspensión del pago de la deuda externa.

    Impulsando la lucha y reagrupando a las fuerzas patrióticas y populares, la clase obrera y el pueblo estarán en condiciones de jugar, con independencia, en cualquiera de los escenarios políticos que se presenten. Teniendo como guía el camino trazado por el Argentinazo para conquistar un gobierno de unidad patriótica y popular.

    Por Ricardo Fierro

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com