San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Viernes, 17 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 2000 - Fecha: 3 de Jun, del 2011
Aprendé democracia

Cuántas veces nos llenamos la boca diciendo que somos libres, que ya no tememos a la posibilidad de golpes de Estado, que elegimos a nuestros representantes, que salimos a la calle a protestar manifestando nuestra disconformidad, y que eso es de todos, que es nuestro derecho…

    
Sin embargo, va siendo la hora que empecemos a ver el bosque completo, que si bien el árbol de los derechos es bellísimo está bien arraigado y se eleva esbelto con más de 27 años de vida, hay otros que también son importantes como, por ejemplo, el de los deberes, obligaciones y responsabilidades.

    Este Estado democrático que supimos conseguir somos todos. Le exigimos y tiene el deber de satisfacer nuestras demandas y hasta a veces lo logra. Cuando esto sucede realmente ¿lo valoramos?.

    Ejemplos burdos –de entre casa- sobran: cuando se arreglan los baños del hospital Larcade (porque a veces sucede) ¿cuánto duran en ese estado?; ¿por qué se juntan las ramas y basura en algunas esquinas sin edificación?; ¿por qué se destruyen los asientos de los medios de transporte?...

    Nadie nos dice ya que no debemos usar el pelo largo, pero hay cosas que sí –verdaderamente- debe importarnos porque hacen a la convivencia, al respeto por el otro, en definitiva a la democracia. Pero tranquilos, eso también se aprende a poner en práctica, de ahí el alto valor de la educación.

    Los teóricos (y esos sí que se llenan la boca de verdad) sostiene por ejemplo que la educación del ciudadano debe estar destinada no solo a consolidar la democracia como régimen político sino a potenciar y fortalecer el desarrollo de la democracia como estilo de vida que favorece nuestra convivencia.

    Educar para la democracia significa aprender a vivir en democracia: con capacidad de actuar cívica y responsablemente, consustanciándose con valores como la Justicia, la libertad, la responsabilidad, la legalidad, el pluralismo, la tolerancia, el respeto mutuo, la participación y la democracia propiamente dicha.

    Educar en y para la democracia –se asegura- implica crear las condiciones que hacen posible la vivencia y la práctica de dichos valores, va más allá de concurrir a votar cada dos años. Es por eso que la educación es un instrumento fundamental para la democracia, porque no solo debemos transmitir conocimientos o contenidos sino generar conductas sociales responsables que serán las que obrarán como el mejor guardián de los derechos.

    La educación política es una forma de promover el compromiso con la democracia y la libertad. Debemos tender a la capacitación de los ciudadanos y estimularlos para que participen en forma responsable en y para su comunidad, sea a nivel local, regional o nacional. La democracia solo se revitalizará cuando los ciudadanos nos convenzamos de que tenemos una palabra que decir y que hacer respetar, en el barrio, en la ciudad, en el país.

    Nada es perfecto y siempre hay tiempo para cambiar. El cambio para la sociedad sólo puede darse si cada persona es un ciudadano participativo y creativo, desde el pequeño espacio de cada uno. Su aporte individual, sumado al de otras personas, es la fuerza dinamizadora que incentiva el perfeccionamiento de la sociedad logrando así materializar la idea que la organización política de la sociedad se puede mejorar día a día, y esta es una idea que se lleva bien con la democracia, pero para ello es necesaria la participación.

    En este sentido instamos, desde aquí, a la educación política (que va más allá de la partidaria, desde ya) sino a la política entendida en el sentido amplio, donde cada uno de nosotros es responsable de enseñar y también de aprender, con humildad pero también con firmeza, asumiendo así el verdadero compromiso con la democracia y con la libertad que decimos elegir.

    Es importante tener en cuenta que si elegimos éste modo de vivir como el mejor (o el menos malo, no importa) esta democracia no sobrevivirá a través del tiempo si no se transmiten los valores que la sustentan.

    A vivir en democracia se aprende, sucede que –como decían los abuelos- lo bueno se aprende rápido y hace falta, quizás, que tomemos conciencia que las obligaciones ciudadanas también nos comprenden a todos. ©ALN

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com