San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Sábado, 18 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1819 - Fecha: 30 de Dic, del 2010
Todos los años lo mismo

Cuando el año llega a su fin, las altas temperaturas (más la humedad propia de nuestra provincia) convierte los días en jornadas extenuantes, y nos volvemos irascibles, histéricos e intolerantes deseando los brindis para que lleguen –de una vez- los merecidos días de descanso, se reiteran hechos que poco tienen que ver con la “normalidad” de una protesta y que pueden tener consecuencias impredecibles.

     Sospechosamente estos hechos se potencian (en cantidad y virulencia) cuando el año que comenzará tiene en su agenda el ingrediente de una elección de autoridades, como en este caso el 2011.
No está muy claro –y nunca lo estuvo- quiénes y con qué fines promueven este tipo de manifestaciones. Pero lo concreto es que hay ciertas actitudes, ciertos dichos, que no encajan con una realidad que le es ajena al ciudadano común, ése que todas las mañanas cumple con su rutina de salir a la calle y trasladarse una hora –en promedio- para ganarse el sustento con el sudor de su frente. Esfuerzo que parece nunca ser suficiente.
No hay relación o, si se quiere, proporción que nos permita entender por qué muere un joven veinteañero en una manifestación. ¿Por ejercer la militancia política?.
O que se maten integrantes de familias por un pedazo de tierra –eso sí en plena ciudad- ¿por falta de vivienda?.
O que se deje a miles sin transporte porque no se les cumplió con el “cupo” de incorporaciones a una empresa estatal. ¿Prepotencia partidaria-sindical?.
A simple vista parece alejado del pensamiento de un ciudadano común la idea de la protesta perjudicando al otro, a un igual. Sí, se sabe, todos debemos cumplir con nuestras obligaciones, todos queremos llegar a nuestro hogar al concluir el día. Y es allí donde nos preguntamos por los justificativos, lo que está bien o lo que está mal, lo que se debe hacer y lo que no.
Y creemos que, en primer lugar, esta bien cuestionarnos estas cosas habiendo cumplido ya 27 años de democracia.
¿Está bien pretender una vivienda en Retiro o Villa Lugano porque encuentro un lugar que se presenta abandonado porque el Estado o alguna institución no cumplió con el debido mantenimiento?. ¿O acaso el resto de los ciudadanos son los culpables de la falta de planificación habitacional de los gobiernos que fueron sucediéndose?. ¿Podemos volver a sentirnos intimidados ante la posibilidad de manifestarnos políticamente en la vía pública pensando que ello podría provocarnos la muerte?.
¿Es correcto interrumpir el libre tránsito ya sea de una autopista o las vías de un tren perjudicando a miles porque pretendemos una fuente de trabajo determinada?.
A esta altura muchos pensarán que estamos haciendo un planteo de derecha. Porque todo se ha polarizado, pero no se es de derecha ni de izquierda cuando se reclama un poco de respeto por el otro, cuando se reclama cordura ante una manifestación que se desbanda y se saquea comercios, que no es otra cosa que robo.
No hay un verdadero respeto a las instituciones producto, tal vez, de la degradación de la política a raíz de la corrupción que ingresó en ella. Pero de lo que somos testigos, año a año para esta época, es de la falta de respeto para con los ciudadanos desde los ciudadanos mismos, entre nosotros.
Y esto es un ambiente propicio –un caldo de cultivo, dirían en el barrio- para que los oportunistas de siempre, esos que responden a ciertos intereses que poco tienen que ver con el bienestar colectivo del país, hagan su juego.
Desde el oficialismo se señalan como intentos desestabilizadores. De acuerdo o no, la mayoría coincidirá en que no son los métodos ni el camino correcto de lograr el poder; la extorsión debe dejar de ser la herramienta para reemplazarla por el consenso, algo más acorde a los tiempos democráticos que decimos elegir.
Sin embargo, cuando el entramado social estaba mucho más deteriorado, esa metodología les dio resultados fenomenales en nuestro país. Ejemplos: 1989 y 2001, ¿para qué más?.
Quieren revolver el río. De todos nosotros depende la suerte de los pescadores que siempre salen con sus cañas y medios mundos para esta época, todos los años vuelve a repetirse. Todos los años, lo mismo. ©ALN

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com