San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Sábado, 18 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 235 - Fecha: 15 de Ago, del 2003
La televisión

¿Cuál es la influencia de la televisión en el televidente? ¿La televisión es solamente un reflejo de la sociedad o un factor importante de modificación social? ¿Cómo interactúan televisión y televidente?.

     Entre los múltiples conflictos producidos por la globalización, en la cual los medios han tenido un papel fundamental, es necesario analizar con seriedad estos interrogantes. En especial evaluar seriamente a la televisión por su omnipresencia social.

    Si trasladamos las preguntas a las empresas que explotan los canales seguramente nos dirían que no hay que sobrevaluar la influencia del medio, que es solo un entretenimiento. Esta respuesta, que han reiterado muchas veces, es la que más conviene a sus intereses económicos y los pone a salvo de una fiscalización seria del Estado. Pero la realidad demuestra que la televisión es un modificador importantísimo de las costumbres y hábitos de la sociedad. Es por eso que, como un medio de difusión masivo que entra en todos los hogares, por su alcance e influencia, el Estado tiene que ejercer un control cuidadoso.

    Esto nos significa de ninguna manera vulnerar la libertad, de lo que se trata es de reglamentar en forma realista su utilización para evitar que sean las inescrupulosas empresas multimediáticas quienes, movidas por su avidez económica, diseñen una programación de alcance masivo que responda únicamente a sus intereses.

    Hasta ahora el control estatal estuvo ausente y los resultados están a la vista: La programación es pésima. Cada día a través de la pantalla caen sobre el telespectador una andanada de groserías y escenas de mal gusto; se tratan con ligereza y sin ninguna fundamentación temas muy serios y preocupantes para la sociedad, se promocionan “figuras” escandalosas y promiscuas que ventilan sin pudor sus intimidades, etc. Las pantallas de los canales de aires se han transformado en grandes cloacas a través de las cuales toda la basura pestilente del cuerpo social se vuelca en el seno del hogar, sobre grandes y chicos.

    Seguramente muchos alegarán que hay un horario de protección al menor, que existe la opción de cambiar de canal, que la televisión es solo un pasatiempo, etc. Terminemos con esta forma frívola e hipócrita de ver la realidad: La televisión es un medio que llega a toda la familia, es difícil de controlar y por lo tanto tiene que ajustarse a las normas de decoro y buen gusto a la que tiene que aspirar el individuo medio de una sociedad sana. Para ello deben ponerse pautas que controlen desde el vocabulario hasta la temática. Y eso no es censura, porque quienes quieren ver otro estilo de espectáculo tienen cines, teatros, videos, DVD, Internet, etc., pero un medio que entra en los hogares debe estar claramente reglamentado y los organismos de control – el COMFER en este caso – deben hacer cumplir las normas.

    Una sociedad organizada no vulnera la libertad individual porque reglamente lo que es de uso masivo. La función del Estado no es solamente encontrar salidas económicas a la crisis, sino velar por la salud de toda la sociedad. La exhibición de la marginalidad y la promiscuidad como formas legítimas de conducta, la profusión de lenguaje prostibulario, la broma grosera y el estilo burdo de quienes hoy ocupan la pantalla van modificando desde el lenguaje hasta la conducta de la población. De nada sirve la labor de los educadores si los medios no ayudan a formar individuos aptos para las demandas de la sociedad moderna.

    Últimamente la televisión se ha dedicado con esmero a promover los escatológico y bordear lo pornográfico. Lo hace indistintamente a través de programas informativos, periodísticos, de entretenimientos o de ficción lo que demuestra que es redituable para las empresas. Pero el Estado tiene que analizar si es beneficioso para la comunidad que, a través de un medio que llega indiscriminadamente a todos los hogares, se promueva la grosería y la promiscuidad.

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com