San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Sábado, 18 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1654 - Fecha: 18 de Ene, del 2010
Editorial: Todos somos el Banco Central

Al cierre de esta edición la Justicia decidía sobre los decretos que tienen que ver con los fondos del Bicentenario y sobre el despido del titular del Banco Central de la República Argentina, Martín Redrado. Se vuelve así a “judicializar” la política en nuestro país.

     El revuelo mediático no se condice, si entramos en comparaciones para darnos cuenta del verdadero propósito del mismo, con otras medidas tomadas por otros Gobiernos en circunstancias aún más graves. Por ejemplo para el “blindaje” aplicado por el Presidente Fernando De La Rúa se apeló a préstamos internacionales, es decir, no fue con “la nuestra”. Ahora que el dinero es propio, genuino, logrado de las exportaciones que generó el país en base a su esfuerzo, aparecen los cuestionamientos y debemos escuchar –otra vez- a los llamados gurúes de la economía que nos explican los alcances de la “tremenda” medida y sobre todo –ya metiéndose en un tema político por sobre lo económico- respecto de la “insensatez” de despedir al Presidente del Banco Central de la República, señalándolo como un “avasallamiento” de las instituciones…

    Entre los años 2003 y 2009, el Banco Central acumuló un total de u$s49.997 millones de reservas internacionales, de los cuales u$s9.810 millones fueron aplicados al pago de la deuda con el FMI a comienzos de 2006. De este modo, el año 2009 finalizó con un volumen de reservas de u$s47.967 millones, según las cifras oficiales.

    Hay plata, el país tiene respaldo económico para afrontar sus deudas. ¿No era que a las deudas había que honrarlas?, eso se escuchó desde la oposición a viva voz no hace muchos años. En su última nota para “El Argentino”, el Director del Banco Nación y presidente de la Asociación de Economía para el Desarrollo de la Argentina (AEDA), Matías Kulfas, advierte sobre “la preocupación de los legisladores radicales por el uso de las reservas: cuando los últimos dos presidentes radicales abandonaron el poder, las reservas alcanzaban los u$s936 y 14.554 millones, respectivamente, los cuales representaban el 1,2% del PIB para el caso del Dr. Alfonsín y el 5,4% del PIB para el caso del Dr. De la Rúa. Como se podrá apreciar, la situación actual, con reservas que alcanzan el 16% del PIB, es muy diferente”.
La decisión de la Presidenta Cristina Fernández a través de un D.N.U. (Decreto de Necesidad y Urgencia) fue coherente con la política económica que había iniciado su esposo en 2003, con la que podemos estar de acuerdo o no, pero la decisión es tal y se debe reconocer ese hecho político.

    La oposición, que ahora parece encabezar el Vicepresidente de la Nación, Dr. Julio Cobos –una paradoja argentina de la que ya nos hemos ocupado pero que vale señalar que el funcionario no está de acuerdo ya con el proyecto del Gobierno con el que empezó, pero sigue empeñado en permanecer en su cargo-, cuestiona que no se respeta la independencia “política” del Banco, que implica entrar en cuestiones ideológicas de fondo y en recetas “internacionales”.

    Lúcidamente, Tomás Lukin en Página 12 señala que “la “independencia” forma parte del diseño institucional de los bancos centrales impulsado con éxito por la ortodoxia económica a partir de la década del ochenta. Con la fresca memoria de los procesos inflacionarios de la época, la atractiva idea por detrás de la independencia es que cuanto mayor sea el “blindaje” de la autoridad monetaria al poder político, mejor será el desempeño del país. Desde ese momento, la estabilidad de precios se volvió así el objetivo casi excluyente de los BC relegando a un segundo plano el crecimiento económico y del empleo. Pese a la extensa lista de fracasos que presenta, ese diseño institucional domina las cartas orgánicas de la mayoría de las bancas centrales del mundo”.

    Luego apunta que “por fuera del pensamiento económico dominante advierten que el entramado teórico que sostiene esas ideas –el mismo que impulsó las reformas estructurales de los noventa– es falso. Apuntan, a su vez, que no existe evidencia empírica que lo sostenga para el caso de los países periféricos y dependientes como Argentina. Para la heterodoxia, es indispensable la necesidad de coordinación y dependencia entre las distintas políticas económicas como pilar para sostener un proceso de desarrollo que no esté basado en el ajuste permanente. Además, señalan que, aunque se han registrado cambios sustantivos en la política económica desde la salida de la convertibilidad, la ausencia de voluntad política ha convalidado el mismo entramado financiero-legal vigente desde la última dictadura y perfeccionado durante la década del noventa”.

    Existe un vínculo muy estrecho entre el control de la inflación, el desempleo, la distribución del ingreso y la puja distributiva. Martín Abeles y Mariano Borzel advierten en Metas de Inflación, un trabajo publicado por el Cefidar, que “la convalidación o discusión de la distribución del ingreso supone una decisión política, no una decisión técnica que pueda quedar a cargo de la autoridad monetaria independiente de las instituciones políticas”. Para los autores, “el accionar del BCRA debe inscribirse dentro de un contexto más amplio, que contemple la discusión acerca de la inserción financiera internacional más conveniente para un país en desarrollo como la Argentina, desde su régimen cambiario hasta el grado de apertura al flujo internacional de capitales”.

    El manejo de los fondos del Bicentenario y el pago de deudas a través del Banco Central puso en evidencia la discusión de fondo en cuanto a la política económica del país. El oficialismo quiere continuar con el programa diseñado, tal vez sin medir correctamente los tiempos para su aplicación, pero que enfrenta a un planteo opositor que por ahora cuestiona solamente ese “avasallamiento” institucional pero que sigue sin proponer claramente (o por lo menos sin hacerlo público) un camino distinto, como el de aquellas recetas que ya probáramos y que sólo algunos añoran. ©ALN

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com