San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Viernes, 24 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1449 - Fecha: 10 de Feb, del 2009
Un intelectual de escritorio

El Doctor Eugenio Zaffaroni, integrante de la Corte Suprema de Justicia, concedió un reportaje al diario “La Nación” que tuvo numerosas repercusiones. Entre sus críticos estuvo el periodista Pepe Eliaschev, quien desde su columna en “Perfil” analizó con lucidez y refutó cada una de las falacias del jurista.

     Pero resulta interesante el tono con que, casi todos los periodistas, abordaron el tema. Tomemos como ejemplo a Eliaschev que comienza su comentario diciendo: “Si no fuera por el respeto personal enorme que se merece, por su nivel intelectual, que ciertamente sobresale en un ámbito mediocre…” Quedan en evidencia los reparos que despierta la condición de “intelectual” de Zaffaroni, título que parece otorgarle un halo de infalibilidad y clarividencia pontificia.

    Diógenes Laercio en su “Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres” dedica una extensa sección de su obra a la vida de su tocayo Diógenes de Sinope, el cínico. Entre otras cosas cuenta que asistía con mirada crítica a las lecciones y explicaciones que Zenón de Elea daba a sus discípulos negando la existencia del movimiento. El filósofo explicaba que racionalmente es imposible cruzar un estadio deportivo porque quien lo intente debe primero llegar a la mitad, antes a la mitad de la mitad, y antes a la mitad de la mitad de la mitad; por lo tanto los puntos que debe atravesar son infinitos, de manera que un ser humano no puede recorrerlo. Diógenes luego de escucharlo comenzó a caminar delante de la clase en silencio; tácitamente estaba diciendo que “el movimiento se demuestra andando”. La frase pasó a la historia.

    La anécdota viene a cuento porque el problema de los intelectuales está en que se sustraen de tal forma de la realidad para abismarse en sus teorías que terminan por caer en el error. Alexis Carrel, premio Nobel y autor de “La Incógnita del hombre”, una obra insoslayable, dice: “Mucha observación y poco razonamiento llevan a la verdad. Poca observación y mucho razonamiento llevan al error. De hecho nuestra época es una época ideológica, en la que, en lugar de aprender de la realidad con todos sus datos, construyendo sobre ella, se intenta manipular la realidad ajustándola a la coherencia de un esquema prefabricado por la inteligencia: y, así, el triunfo de las ideologías consagra la ruina de la civilización.”

    El Dr. Zaffaroni parte siempre de un rígido esquema ideológico, que considera “progresista” y “garantista”, toma como modelo a países como Suecia y luego saca conclusiones para nuestro país como si sus realidades fueran equiparables. Pero como todo intelectual atado a una ideología se ve desbordado por la realidad y termina haciendo afirmaciones increíbles, como cuando dice que la inseguridad es una “sensación” y echa la culpa a los medios por difundir los ilícitos. Ambas afirmaciones son típicas de un intelectual de escritorio, que no transita por las calles del conurbano, ni escucha a la gente para empaparse de la realidad. Como dice Carrel “poca observación y mucho razonamiento llevan al error”.

    Ayuda a su confusión el coro de “progres” que se agrupa a su alrededor, lo mira con arrobamiento y disimula las debilidades de su curriculum que condenan fieramente en otros. Silencian, por ejemplo, que el Dr. Eugenio Zaffaroni fue juez del proceso, nombrado por Videla y juró por el estatuto del “Proceso de Reorganización Nacional”. Lo que en otros sería imperdonable, en su caso lo consideran anecdótico.

    Según informa el cronista de “La Nación” la pregunta que puso más incómodo a Zaffaroni fue la referida a la utilización de su tiempo libre, a lo que contestó que lo utilizaba coleccionando cactus y jugando con su perro. La confesión resulta reveladora. Tal vez si dedicara una parte de ese tiempo a caminar como cualquier ciudadano por la provincia de Buenos Aires, conversara con la gente y pulsara en directo la opinión pública podría adquirir una percepción correcta de la realidad. Porque el problema de Zaffaroni es que razona mucho y observa poco. Y “poca observación y mucho razonamiento llevan al error”, como apuntara con tanto acierto Alexis Carrel.

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com