San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Viernes, 24 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1445 - Fecha: 4 de Feb, del 2009
UNA ARGENTINA ADOLESCENTE

La Argentina ingresó en un clima negativo de tensiones que no propician la buena convivencia, ni aseguran la paz social. Hay aire de violencia en las calles, más 800.000 jóvenes calificados de “marginales estructurales”, son carne para todo tipo de delito y vandalismo.

     Están al margen de la educación, de toda autoridad familiar, carecen de trabajo y de otra perspectiva existencial que no sea el nihilismo y la anarquía. Con planes anémicos, se elude la realidad de buscar el desarrollo económico, elemento esencial para el futuro. Ante esta terrible, problemática el gobierno mantiene una absoluta indiferencia, acciona creando un clima adolescente.

     Esta actitud lleva a crear una cosmética de la verdad. Con sonrisas, miradas pícaras, reacciones inusitadas, permanentes ademanes, como si se estuviera recitando en un acto escolar. La Presidenta lanza discursos que muestran sus fuertes cambios emocionales, muchas veces incontrolables, que quedan marcados en su rostro, más allá del fuerte maquillaje que lleva para tratarlos de ocultar.

     La rigidez en sus desiciones, es una reacción esperable de quien sufre oscilaciones emocionales. La dependencia con su marido, al que considera hacedor de su cargo, es un lastre que la molesta. Pero no existe interés por desembarazarse de ese hombre desconcertante, rígido, nepótico, reacio a admitir los fracasos, que dejan al descubierto sus reacciones narcisistas.

     Las situaciones que se plantean en la dirigencia, han llevado a la Argentina a padecer de incertidumbre institucional. Existe una actitud desconfiada en los inversores a los que, de alguna forma, se los aleja, debido a la falta de previsión que el gobierno tiene.

     Un corporativismo centrado en el Estado y la falta de respeto al inversor, son factores importantes frente a la recesión que se avecina. Existe en el gobierno una idea postmarxista, cree ver en cada crisis económica el fin del capitalismo. Con las desiciones que toman se detecta el ferviente deseo del retorno del capital al Estado, en busca de incrementar su poder; de cumplirse esta idea solo traerá aparejado aún más el empobrecimiento de la población.

     En la Argentina aun persiste la antigua idea absolutista del caudillo, rodeado de obsecuentes, que aceptan las órdenes sin discusión, aunque se alejen de la verdad, la justicia y la moral, solo persiguen perpetuarse en sus cargos y gozar del lucro que ello significa.

     El pretendido liderazgo que hoy impera en el país se fundamenta en la mentira, en base a ella se finge sensibilidad, pero detrás se lucra sin medida. No se toma al ciudadano como personas con derechos y deberes; solo son cosas. La dirigencia trabaja solo para si misma, aunque en sus discursos demuestren preocupación por las necesidades del pueblo. .

     Buscan que lo recaudado esté siempre al servicio del poder, para disponer del dinero a su antojo, no se lo emplea desinteresadamente ni movido por la sensibilidad de querer ayudar a quien lo necesite, solo se lo emplea como elemento de presión y de lucro personal.

     El matrimonio presidencial y sus equipos políticos predican el enfrentamiento y la culpa en todos aquellos que estén en desacuerdo con su política, aún si pertenecen a su mismo partido, tratando de llevar a la población hacia los objetivos que marcan. No perciben, ni les interesa la violencia social, que se incrementa día a día y se mantiene con la más absoluta impunidad. Sirve como ejemplo el cuento de los hermanos Grimm “El aprendiz de hechicero”, que muestra como se desatan irresponsablemente fuerzas terribles difíciles de controlar.

     La personalidad confrontativa del gobierno, introdujo odios, revanchas y venganzas, que a la larga terminará jugando en su contra. Debe retornar al diálogo para llegar a la convivencia, enriquecerse con las ideas de la oposición en la búsqueda de lograr consensos y concertaciones, abandonando abstracciones, ideologías y tonterías en que se ha envuelto la democracia en la Nación. Para que no decline debe ser muy exigente con ella misma. La democracia es un espacio de conflicto, contradicción, y pluralidad, no es la muerte de la política, que solo muere cuando existe una única opinión. Únicamente cambiando la mentalidad argentina, transformándola de adoradora de ídololos fugaces en cumplidora de la ley se podrá finalizar con el sentido personalista de la política, para que deje de ser solo lucha por el poder y se convierta en la representación genuina de los ciudadanos.

     Guillermo César Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com