San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1402 - Fecha: 21 de Nov, del 2008
Tabaré Vázquez y el aborto

El Presidente del Uruguay, el Dr. Tabaré Vázquez, acaba de vetar la ley sobre el aborto. Es sorprendente la independencia con que se manejó en este tema, anunciando a la gente de su mismo partido que no estaba de acuerdo con la ley que proponían y la vetaría. Tuvo que soportar, como era esperable, las múltiples presiones de su partido pero se mantuvo firme en sus convicciones y defendió con valentía sus principios.

     La actitud asumida por el Presidente uruguayo abrió una nueva instancia de diálogo y discusión sobre el tema. Hasta el presente las discusiones públicas sobre el aborto se limitaban a enfrentamientos dogmáticos entre religiosos antiabortistas y laicistas pro abortistas. Fue siempre un diálogo entre sordos donde lo que se discutía eran espacios de poder y dejaba la impresión de que todos los militantes de la izquierda estaban a favor del aborto.

    El Dr. Vázquez, un hombre de izquierda, para vetar la ley no recurrió a ningún argumento religioso que hubiera sido fácilmente neutralizado. Por el contrario fue anunciando en las etapas previas al debate parlamentario que su rechazo se fundamentaba en razones biológicas y filosóficas. De esta forma situó la discusión en el campo donde debe ser debatida.

    El Presidente del Uruguay es un prestigioso médico especializado en oncología al que su cargo no le impidió, en estos años de gobierno, seguir atendiendo a sus pacientes, lo que demuestra una responsabilidad sustantiva en el ejercicio de su profesión. En los días previos al debate recordó que él, como médico, estaba comprometido con el juramento hipocrático hecho en su juventud y debía ser fiel a la palabra empeñada.

    El documento en que fundamenta el veto dice entre otras cosas: “La biología ha evolucionado mucho. Descubrimientos revolucionarios, como la fecundación in Vitro, y el ADN con la secuencia del genoma humano, dejan en evidencia que desde el momento de la concepción hay allí una vida humana nueva, un nuevo ser. Tanto es así que en los modernos sistemas jurídicos – incluido el nuestro – el ADN se ha transformado en la “prueba reina” para determinar la identidad de las personas…”

    El tema del aborto no puede tratarse con superficialidad ni tampoco con posiciones dogmáticas, que pueden ser válidas solo para un sector. Lo que está en juego son los derechos humanos, no solo de la mujer gestante, sino también del feto. En los finales del siglo XIX Darwin desarrolla su teoría de la selección natural, en la que los más aptos son los que sobreviven. Nietzche toma la teoría biológica y la traslada al campo filosófico promoviendo la idea del superhombre, denostando las virtudes cristianas de la caridad y la humildad. Muchas de esas ideas fueron usadas por los nazis para cometer el genocidio más horroroso del que se tenga memoria.

    Los movimientos progresistas, en su ignorancia y falta de reflexión, creen que una ley que permita el aborto nos sacaría del oscurantismo medieval. No caen en la cuenta de que están frente a un problema sumamente complejo, en el que convergen los misterios más profundos del ser y esto hace imprescindible no solo el asesoramiento científico sino también la reflexión filosófica y la evaluación ética. Los argumentos que presentan a favor del aborto son tan pueriles y anecdóticos que terminan por poner en evidencia la falta de calidad intelectual para llevar a cabo una discusión seria, profunda y fundamentada.

    Cuando se comparan los argumentos del Dr. Tabaré Vazquez con los que presenta a favor del aborto la Dra. María José Lubertino, Presidenta del INADI, se toma conciencia de la distancia que existe entre un verdadero intelectual, que reflexiona con independencia sobre un marco ético, y un agitador de barricada que por su limitación intelectual es llevado por las corrientes de las modas.

    El documento del Dr. Vázquez culmina señalando la problemática que tiene que enfrentar la sociedad moderna. Dice en su párrafo final: “De acuerdo a la idiosincrasia de nuestro pueblo, es más adecuado buscar una solución basada en la solidaridad, que permita promocionar a la mujer y a su criatura, otorgándole la libertad de poder optar por otras vías, y de esta forma, salvar a los dos. Es menester atacar las verdaderas causas del aborto en nuestro país que surge de nuestra realidad socio-económica. Existe un gran número de mujeres, particularmente de los sectores más carenciados, que soportan la carga del hogar a solas. Para ello, hay que rodear a la mujer desamparada de la indispensable protección solidaria, en vez de facilitarle el aborto.”

    Seguramente a muchos le habrá molestado esta demostración de integridad y honestidad intelectual de Tabaré Vázquez, pero nadie puede acusarlo de actuar por un compromiso religioso o de ser un militante de la derecha. Fue y sigue siendo un hombre de izquierda, con un profundo compromiso ético, que ha demostrado independencia y fidelidad a sus principios. Todo eso lo hace merecedor de nuestro respeto y admiración.

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com