San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1391 - Fecha: 5 de Nov, del 2008
Racismo en la agenda electoral

“Aquí hay muchos que no votarían a un negro ni si viniera caminando sobre las aguas de la mano de Cristo y de Moisés” La espontánea declaración de un manifestante en Ohio muestra la importancia que el racismo está teniendo en la contienda electoral de los Estados Unidos.

     A pocos días de las elecciones, y ante el avance de Barack Hussein Obama en las encuestas, sus adversarios buscan la forma de descalificarlo. Aluden a su presunta vinculación con los árabes o a su formación en una escuela musulmana en Indonesia, pero su condición de hombre de color es una de las cosas que más perjudican al candidato Demócrata.

     La turbulencia económica que agita Wall Street podría favorecerlo, pero el desastre financiero no fue solamente obra de los Republicanos o del Presidente Bush. La administración de Clinton, a fines de la década del noventa, creyó que las minorías raciales no tenían fácil acceso al crédito; entonces presionó para que los bancos que hacían hipotecas relajaran las condiciones. En septiembre de 1999 el New York Times advertía: En Julio, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (DVDU) propuso que para el año 2001, el 50% del portfolio de Fannie Mae y Freddie Mac estuviera compuesto de préstamos a personas de ingresos bajos y moderados. El último año, el 44% de los préstamos que Fannie Mae compró era de estos grupos. El cambio de política llega al mismo tiempo que el DVDU investiga alegaciones de discriminación racial en los sistemas automatizados de aprobación que Fannie Mae y Freddie Mac usan para determinar si a un candidato se le puede conceder un crédito.

     Esta medida demagógica, similar a las implementadas por los gobiernos populistas latinoamericanos, hizo que muchos hispanos y afro americanos con pésimos antecedentes crediticios y ningún respaldo económico accedieran a créditos hipotecarios sin presentar documentación y solo haciendo una declaración de ingresos. Cuando llegó Bush al poder no quiso suicidarse políticamente y evitó aumentar la presión para hacer que los créditos fueran otorgados únicamente a quienes estuvieran en condiciones de asumirlos. Finalmente se produjo el desastre del que los dos partidos son responsables.

     Obama, consciente del talón de Aquiles, trata de cargar las tintas sobre la administración de Bush y otro tanto hace McCain. Pero un observador político comentaba: La trágica ironía es que aunque los problemas económicos pueden ayudar a Obama con ciertos votantes, el racismo se dispara en los tiempos duros.

     En las encuestas públicas nadie quiere admitir su racismo. Una empresa encontró la forma de hacer que los futuros electores se sinceraran y abrió una encuesta on line. Los resultados fueron sorprendentes: McCain tiene el 85% de apoyo incondicional de los republicanos, pero Obama no supera el 70% de apoyo entre los que votan al partido Demócrata. Lo que pesa contra el candidato de color no es su falta de experiencia, sino el problema racial. Queda demostrado que nadie quiere ser identificado como racista, pero el racismo existe; no en la misma proporción del pasado, pero tiene la suficiente fuerza como para torcer una elección.

     El último debate no hizo ningún aporte substancial a lo ya conocido, pero hubo un tema candente que estuvo sugestivamente ausente: los inmigrantes ilegales.

     “Tres debates presidenciales y ni una sola mención de la palabra ´migración”´, declaró Chung-Wha Hong, directora ejecutiva de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York. “Queremos que se rompa el silencio en un tema que interesa a millones de votantes. Existe una gran desconexión entre la realidad de millones de inmigrantes y lo que dicen las campañas presidenciales, al menos cuando se trata de inmigración”.

     Este tema es muy importante porque afecta a los hispanos radicados en Estados Unidos. En Florida, Nevada, Colorado y Nuevo México el voto juvenil de los latinos y los recientemente naturalizados pueden volcar la elección. Si bien ellos ya no tienen problemas con migraciones están emparentados o relacionados con los inmigrantes ilegales por lo tanto esperan que los candidatos, sobre todo Obama, se definan en cuanto al destino de once millones de hispanos que viven ilegalmente en los Estados Unidos. El persistente silencio de ambos candidatos hace crecer la tensión y aumenta las dudas.

     A pocos días de las elecciones el panorama es todavía oscuro y se hace muy difícil predecir cual será finalmente el candidato elegido. Aunque las encuestas dan muchas probabilidades a Obama, hay mucha incertidumbre porque el tema racial y la política inmigratoria serán decisivos en la recta final.

Salvador Dellutri desde Nueva York

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com