San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1373 - Fecha: 8 de Oct, del 2008
Tarjetas de crédito: Tenerlas sí tiene un precio

Las mujeres dan todo por tenerla entre sus manos. Los jóvenes la presumen y en algunos casos hasta la exigen, sienten que “no son nadie” si no la poseen. Los hombres, no importando su profesión, sienten poder cuando la tienen. Es más, ver como luce la cartera con ellas, da un sentimiento de placer y de tener el mundo en las manos. Al final todos vamos hacia el mismo punto: tener una tarjeta de crédito.

     Según estudios realizados por Consulta Mitofsky, uno de los lujos que todo mexicano desea es contar con un plástico bancario con su nombre impreso y con varios miles de pesos a su disposición.

    Pero, ¿que es una tarjeta de crédito? Para muchos es la facilidad de comprar y comprar. Para las leyes en México, es un instrumento financiero a través del cual una institución bancaria concede a sus clientes mediante la suscripción de un contrato de adhesión una línea de crédito revolvente conocido como límite de crédito. Y para los bancos, las tarjetas de crédito son “un verdadero negocio”.

    Los bancos tienen en las tarjetas de crédito el éxito asegurado, ya que el cobro de interés es altísimo, toda vez que el mexicano por naturaleza no tenemos la cultura de pago.

    Y nos la venden súper bien, ya que ofrecen la flexibilidad para pagar sus saldos por completo cada mes o puede pagar en partes. La tarjeta establece el “pago mínimo” y determina los cargos de financiamiento para el saldo pendiente. Una verdadera chulada de financiamiento con el poder de la firma ¿no lo cree usted?

    Y ¿en donde está el negocio? Simple: en el famoso interés.

    Siendo honestos, el mexicano cae en las redes de la ambición. El saber que con solo presentar un “plástico” en cualquier establecimiento puede comprar lo que se le antoje es algo que seduce a cualquiera. Al menos eso transmiten los spots televisivos.

    Y en efecto, en la televisión hay comerciales dedicados a “ablandar” el corazón del ciudadano para que solicite su tarjeta de crédito. “Hay cosas que el dinero puede comprar, pero para todo lo demás, existe master card” reza un famoso slogan publicitario. Y en el comercial, un papá viendo a su bebé en una bonita cuna comprada con la tarjeta de crédito. No, pues así quien dice “no” a una campaña.

    De acuerdo a datos de la Condusef, organismo del gobierno federal encargado de la defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras, los mexicanos hemos caído en sobreendeudamiento innecesario por diferentes causas, entre ellas, las agresivas campañas para la colocación de plásticos bancarios y comerciales. Y ojo con el dato, ya que estamos hablando de sobreendeudamiento innecesario. Restaurantes, bares, ropa en exceso y calzado son solo algunos de los rubros que mas presentan cargos en las tarjetas de crédito.

    Pero ¿quien tiene la culpa de dicho endeudamiento? ¿los bancos? La población? ¿Quién? De acuerdo a mi lógica, la población es la única culpable. Digo, hay que llamar a las cosas por su nombre ¿no?

    Los bancos hacen su labor, la cual se basa en el convencer al ciudadano para adquirir una tarjeta. Spots televisivos, carteles en revistas, promociones, trípticos son solo algunos ejemplos de lo que un banco hace para hipnotizar cuál árabe tocando la flauta en el canasto de serpientes.

    Y como el mexicano es “duro como el palo de papaya”, pues ahí vamos. Todos caemos redonditos en las fauces del monstruo de mil cabezas llamado ambición. Y una vez encandilados, firmamos cuanto papel nos pongan enfrente. Todo por tener una “de oro”.

    Y aquí van las consecuencias: la morosidad por créditos no cubiertos en México se disparó al 6.1 %. Y como no va a suceder esto, si son 6 mil 600 plásticos los que se otorgan por día en todo el país. Leyó usted bien: por día.

    Igual es el numero de mexicanos que quedarán mal en sus pagos, debido a que las instituciones bancarias no realizan una investigación crediticia de los cuentahabientes. “Lo que interesa es que firmen” es la frase mas usada por un promotor bancario.

    Hoy por hoy un banco te amplia la línea de crédito sin mayor problema. Es más, sin mayores trabas emiten las tarjetas adicionales. A los bancos les interesa captar mas y mas cuentahabientes. Total, son mas intereses a cobrar.

    La CONDUSEF ya emitió su “Decálogo del buen uso de la tarjeta de crédito", que mediante sencillos pasos explica cómo utilizar mejor este tipo de plásticos. El decálogo sirve para quienes apenas van a contratar su tarjeta, a quienes ya la tienen, a las personas que quieren reducir sus saldos y recomendaciones generales para el buen uso de este instrumento.

    Qué bueno que se tocaron el corazón los señores de la CONDUSEF al emitir este documento. Creo que lo hicieron debido a que en recientes estudios realizados por ellos mismos, se reveló que un mexicano tiene como promedio 2 tarjetas de crédito y un fondo revolvente de casi 16 mil 500 pesos mensuales.

    Y si existe tanto dinero en manos de los tarjetahabientes, ¿porqué la preocupación? ¡Ah! Sencillo, porque en deuda el mexicano tiene casi 30 mil pesos. Debe el doble de lo que tiene a su disposición. Todo ello generado por los benditos intereses. ¿Qué le parece?

    Lo curioso es que nadie lo acepta, es más, se sigue “planchando” el plástico. “Yo pago el mínimo” es lo que dicen como argumento de salvación muchos poseedores de tarjetas de crédito. Y lo que no se dan cuenta es que solo están pateando el balón. Es decir, están postergando a través del tiempo una deuda que va creciendo y creciendo como bola de nieve por los intereses.

    En lo publico, venden la imagen de “hombre o mujer de mundo” y en lo privado, andan implorando clemencia para pagar sus deudas. Y conste que no lo digo yo. Esto lo dijo Luis Angel Orozco, Delegado de la CONDUSEF en el estado de Sinaloa.

    Dentro de muchas cosas, Orozco señalo que un porcentaje importante de los sinaloenses reportados en el buró de crédito son morosos que buscan ayuda y convenios porque se excedieron como mínimo cuatro veces el ingreso mensual que perciben. ¿no que mucho dinero pues?

    En fin, la reflexión ahí queda. Creo que una tarjeta de crédito es necesaria para ciertas cosas, como la salud, pero no debe ser usada como medio de vida. Considero que el mexicano debe de ajustarse a lo que su salario le brinda. Hay que reconocer que no tenemos la cultura de pago y tampoco la cultura del ahorro. Por ello, si tienes dinero cómpralo, y sino, ahorra y después cómpralo.

    Con ello, evitaremos que vengan las ventas de autos, casas, terrenos y demás cosas materiales para poder pagar una deuda generada por una tarjeta de crédito.

    ¿Verdad que tener una tarjeta de crédito si tiene un precio?
Luis Luna León, desde México (AgenciaNova)

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com