San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1344 - Fecha: 25 de Ago, del 2008
UNA REVOLUCION MORAL

Finalizado el conflicto con las entidades agrarias, el gobierno deberá reflexionar sobre los problemas estructurales que padece la Argentina. Ya no puede permanecer encerrado en un pequeño círculo, ni continuar actuando con golpes espasmódicos negando realidades que se vivencian a diario. Debe abrirse a las propuestas de especialistas, elaborar un programa económico y social de largo y mediano plazo, consolidar las instituciones, finalizar con la soberbia y el absolutismo, creando un sistema político traslúcido que permita a la sociedad estar informada de las realidades que vive el país.

     La Argentina experimenta un magro crecimiento, acompañado por un deterioro de los principales indicadores sociales. Las mediciones de pobreza, indigencia y distribución de ingresos son significativamente peores de los que se experimentaron en los años 70. A excepción de los países más pobres del planeta, no existen otras naciones que hayan experimentado un retroceso tan marcado en el plano social.

     En la actualidad se evidencia una inflación, que ya fuera conocida a lo largo de la historia del país, en esta oportunidad se la ha tratado de ocultar a través de las estadísticas falsas brindadas por el INDEC que dan lugar a amenazas que generan serios perjuicios, no solo en el ámbito del ahorro financiero, la disponibilidad de crédito y el proceso de inversión, sino también en el poder adquisitivo de los asalariados.

     El ritmo de crecimiento del empleo ha decaído nuevamente, los ingresos reales de trabajadores y jubilados son erosionados por la inflación y aparece nuevamente un aumento en los niveles de pobreza e indigencia. El gasto público avanza aceleradamente a raíz del crecimiento de los subsidios, cuya eficiencia y efecto distributivo son altamente cuestionables. Los servicios de la deuda interna y externa crecen, en un contexto que dificultará la obtención de nuevos financiamientos.

     En estos últimos tiempos ha crecido la inseguridad en el país, los actos delictivos alcanzan gran perversidad, según datos de las víctimas, los delincuentes en su mayoría jóvenes se hallaban drogados. A pesar del peligro que genera la droga el gobierno admitió que se analiza despenalizar la tenencia.

     La noticia fue dada a conocer por el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández, cuando habló en Viena en el foro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), expresando en esa oportunidad “debemos terminar con un sistema que atrapa al consumidor y lo criminaliza sin darle tan siquiera el derecho a la salud” continuó luego diciendo “no es posible despenalizar el consumo si antes el Estado no asegura una red social de salud y laboral que contenga a los más vulnerables”, el ministro destacó que en esta materia estaba siguiendo las directivas de la presidenta Cristina Kirchner.

     Es de temer que con esta medida se faciliten las cosas a los consumidores de drogas y se conviva con ellos en lugares públicos debiendo dar explicaciones a los niños cuando se choquen con esta realidad. Por otra parte permitirá que la vida del adicto se destruya con auspicio del gobierno, podrán aumentar los delitos y los accidentes de tránsito bajo la influencia del consumo; en estos casos ¿Cómo se penalizará? De una vez por todas la Argentina debe dejar atrás la cultura adolescente que siempre la caracterizó, esta ley que se propugna es una falta de conciencia sobre el valor sagrado de la vida.

     En su búsqueda se debe desarrollar en los hombres y sobre todo en los jóvenes un llamado para producir un cambio en una sociedad desencantada. En nuestro tiempo vivimos un absurdo, no se tiene claro qué es la vida y para que se vive, Giles Lipoveski dice que la vida y la muerte están tan cerca, que se juega con una y con la otra de manera irreflexiva. Una prueba candente es la ley que se busca aprobar, indica que hay una falta de conciencia sobre el valor sagrado de la vida. Se juega con ella a través de la droga, la violencia, el sexo sin sentido y la corrupción, también se juega con el poder, las ambiciones y el lucro desmedido.

Existe una desvalorización que equivale a un cierto desprecio por la vida, para entenderla basta realizar una mirada a la historia: hasta la Edad Media primó la obediencia, en la modernidad el valor central fue el científico. Después de la Segunda Guerra Mundial el hombre pierde confianza en esa razón científica, surge la posmodernidad que absolutiza la libertad y licua todos los principios, valores y las instituciones que antes tenían solidez.

     La grandeza de un gobernante es trabajar para el largo plazo, en la búsqueda de resultados que posiblemente no verá; debe primar en ellos humildad, asumir un fuerte compromiso con su misión, ser disciplinados en pensamiento y acción. En la Argentina se encuentran las materias primas, para poder crecer, solo es necesario una revolución moral.
Guillermo César Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com