San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 156 - Fecha: 14 de Mar, del 2003
De la anarquía al autoritarismo

Peligrosamente crece en nuestro país el estado de anarquía. Hace unos días un conductor ofuscado por los cortes de ruta, alegaba, ante un cronista, que con su trabajo y esfuerzo se subsidia a quienes están entorpeciendo para realizar su tarea diaria.

     Pero las atendibles razones de este trabajador no tienen quien las escuche, porque nuestros devaluados políticos, gente de cortísima inteligencia y ninguna ética, están más interesados en tomar decisiones demagógicas que en hacer respetar la ley. Así están haciendo crecer la anarquía y facilitan el accionar de quienes quieren instalar el caos.

    Nuestros políticos nunca han ganado elecciones por la brillantez de sus ideas o la coherencia de sus programas de gobierno. La herramiento que usan habitualmente es el asitencialismo y la demagogia. La política asistencialista tiene larga data en nuestro país: Primero fueron las damas de beneficencia, en la década del cincuenta el pan dulce y la sidra, mucho más cerca la "caja de pan", las manzaneras, etc. En todos los casos, lejos de ser una manifestación de solidaridad, como hipocritamente proclaman, se trata de comprar el apoyo político. Este medio ha sido eficaz para hacer que mucha gente incapaz e ineficiente ocupe cargos públicos: Manejan muy bien la demagogia del asistencialismo pero son una nulidad administrativa y aspiran al poder unicamente para enriquecerse.

    Necesitamos un sinceramiento porque la decadencia moraly judicial, la pobreza, miseria, desnutrición y desocupación tienen en nuestro país dos responsables:
1. Los políticos: Todos estos males se de ben a que ocupan cargos para los que no están capacitados, y una vez instalados en el poder se entregan con avidez al latrocinio y se ocupan únicamente en 1) perpetuarse para tener impunidad y 2) Dar solución provisoria, cortoplacista y demagógica a todos los problemas.

    Fueron nuestros políticos quienes negociaron irresponsablemente las riquezas del país y las entregaron a los intereses financieros internacionales sin medir las consecuencias. Los cierres de fábricas que dejaron a cientos de miles de argentinos en la calle, el deterioro de los medios de transporte, los bolsones de pobreza, el crecimiento de la delincuencia y la inseguridad son el resultado de la incompetencia de la clase política. Muchos de ellos no serían capaces de administrar un kiosco y pretenden legislar y regir los destinos de una nación. Hoy tenemos una dirigencia tan mediocre que sentimos vergüenza ajena cuando los vemos manejarse en los foros internacionales.

    Es nuestra clase política la que facilitó y en muchos casos alentó los golpes militares que jalonaron más de medio siglo de nuestra historia. Hoy se llenan la boca hablando de derechos humanos y lanzan anatemas al proceso militar, pero guardan silencio sobre cómo se gestó ese proceso. El 24 de marzo de 1976 era tal el desastre que habían hecho - gobierno y oposición por igual - que la gente clamaba por que Isabel Perón se fuera a su casa y se silenciara el continuo disparate de los políticos. Los desastres del proceso son responsabilidad de las fuerzas armadas, pero también de muchos políticos que hoy se llenan la boca hablando de democracia, cuando fueron ellos mismos los que la envilecieron.

    También la inseguridad es responsabilidad de ellos. Elaboraron una política "garantista" que lo único que ha garantizado hasta el presente es la impunidad de los delincuentes. Porque no basta con tomar prestada una idea de los paises desarrollados y trasplantarla al nuestro: demás hay que tener materia gris, capacidad e inteligencia para implementarla. Con discursos demagógicos se manifestaron contra todo lo que signifique punición y así han llevado al país a la anarquía donde los asesinos están sueltos y protegidos mientras que los vecinos honrados tienen que vivir detrás de rejas.

    2. La idiotez del pueblo argentino. Quiero dejar en claro que utilizo la palabra "idiota" en su acepción griega, que significa "indocto, carente de profesionalidad". Es el pueblo quien vota a estos políticos que los esquilman y humillan constantemente. El demagogo para llevar a cabo su tarea necesita un "idiota" que crea su discurso y acepte sus promesas. Si el pueblo tiene capacidad y dignidad no cae en las manos de un demagogo, porque descubre sus manejos. Pero un pueblo indocto vende su voto - lo que quiere decir entregar su destino y su futuro - por un "plato de lentejas", como en la historia bíblica.

    ¿Cómo puede ser que engañen al mismo pueblo una y otra vez los mismos personajes? ¿Cómo puede ser que después de haber gritado "que se vayan todos" hoy los tengamos a todos como candidatos? La idiotez del pueblo.
Una idiotez que siguen fomentando los políticos al coartar a la mayoría el camino hacia una educación eficiente, manteniendo a los docentes y las escuelas en un permanente estado emergencia, y con programas de probada ineficacia que lo único que hace es producir más ignorantes.

    Políticos corruptos y pueblo idiota son una mezcla nefasta que lleva inexorablemente hacia la anarquía y el autoritarismo. Hoy los argentinos vemos crecer a pasas agigantados la anarquía: tengamos cuidado porque por este camino se desemboca en el autoritarismo.

    Salvador Dellutri

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com