San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Sábado, 18 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1331 - Fecha: 4 de Ago, del 2008
LA ESCLAVITUD SEXUAL

El comercio de la prostitución constituye una de las formas más brutales de dominación. Es una relación que demuestra una sexualidad irreprimible que no considera ni el deseo ni el placer del otro, es una violencia en si misma. La mujer, el hombre o el niño son cosificados y despojados de su dignidad. 

     En la Argentina en el año 2006 se denunció la desaparición de 476 mujeres,  70 de ellas en la provincia de Tucumán, según datos aportados por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y  se hallan implicados funcionarios públicos y políticos.

             Este vil negocio genera a nivel mundial ganancias de 32.000 millones de dólares anuales, quedando en tercer lugar del siniestro ranking internacional;  encabezado por la venta de armas y el comercio de drogas.

              La Organización Internacional del Trabajo (OIT) obtuvo datos sobre las cifras que se llegaron a pagar en la Argentina por una esclava sexual, la suma alcanza los $ 5.000, luego un monto de $ 150 mensual es para explotarlas de por vida. Si la víctima es una menor según la OIT, puede generar ella sola una ganancia de 130.000 dólares al año. La OIM estima que un grupo de siete mujeres menores le reditúan a sus captores aproximadamente 80.000 dólares mensuales.

            Las redes de la trata de blancas, aunque invisibles, se tejen por todo el país y el mundo. En la Argentina el “reclutamiento” se realiza principalmente en las  provincias del Norte, empleando el engaño o simplemente el secuestro. Las víctimas son destinadas a la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego; también se vinculan internacionalmente con España, Méjico, Italia,  Colombia, Chile, en las que   actúan actores primarios y secundarios.

            Los primarios son hombres y mujeres que tratan de captar mujeres para los prostíbulos, cobrando comisiones entre $ 100 y 500, trabajan con  taxistas, peluqueros o vendedores ambulantes, quienes aportan datos sobre el perfil de la joven que buscan los tratantes. En el circuito se encuentran los proxenetas que obtienen réditos por una o dos mujeres que consideran de su propiedad. La explotación se completa con los dueños o administradores de los prostíbulos.

             De todas estas instancias la más terrible es la que ejercen estos rufianes con las niñas. Son llevadas a un hotel o una casa, donde las someten a las primeras violaciones para prostituirlas. Las que no ofrecen resistencia vencidas por el miedo, son trasladadas a las grandes ciudades; las tenaces son enviadas a los más bajos burdeles. La trata de menores de edad es un problema de ámbito mundial que afecta a gran cantidad de niños y niñas. Según estimaciones cada año son víctimas aproximadamente 1,2 millones y esta cifra crece en gran escala.

            Las políticas en materia de prostitución e inmigración no se pueden disociar. Estas mujeres en su mayor parte menores de edad son cosificadas, viven aterrorizadas, las despojan de su dinero y documentación, no tienen contacto con el mundo exterior y una fuga se paga con la muerte.

            El dinero que mueve la esclavitud sexual hace que las intimidaciones de la mafia que la forman se dirijan hacia todos los que puedan coartar sus negocios (políticos, jueces, policía etc.). Tal fue el caso de la jueza de menores del Partido de Moreno Mirta Guarino que sufrió un atentado en el  2004 a raíz de haber procesado a una banda dedicada a la prostitución infantil. En una oportunidad expresó: “los encubrimientos policiales son una realidad y es preciso reconocerlo. También es cierto que no todas las fuerzas policiales actúan como encubridoras. Se han realizado procedimientos con excelentes oficiales de policías y de Gendarmería”.

             La situación que hoy se plantea en la Argentina respecto a la prostitución infantil le ha valido ser considerada para el turismo pedófilo, como el tercer país del mundo en el  pueden satisfacer sus perversiones.

             La conducta sexual suele ser considerada como una cuestión privada, esto lleva a que muchos grupos dentro de la sociedad sean reticentes a actuar o intervenir en casos de explotación sexual., los avances tecnológicos como Internet facilitan el acceso a la pornografía infantil y al turismo sexual con niños, todos estos factores contribuyen a hacerlos más vulnerables.  

              Si existiera un sistema de defensores, una policía especializada, comisiones de lucha contra la impunidad, una mejor coordinación para que los servicios sociales estuvieran realmente presentes en la búsqueda de soluciones para terminar con la marginación, una de las principales causas que  lleva a la prostitución, nacería una ciudadanía basada en el verdadero respeto a los derechos humanos.           
                                                                                                               Guillermo César Vadillo

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com