San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Viernes, 17 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 138 - Fecha: 17 de Ene, del 2003
Sangre y alcurnia

“Decidieron atrincherarse contra los súbitos impulsos de la desesperación del exterior e impedir toda salida a los frenesíes del interior”. Con estas palabras Allan Poe resume la decisión del príncipe Próspero, protagonista del cuento “La Máscara de la Mu

     La peste se había extendido y hacía estragos sembrando al principado de dolor, miseria y muerte. Próspero tomó la determinación de encerrarse con sus nobles en una abadía para protegerse del mal. Pretendía ponerle un límite, una barrera, crear un pequeño paraíso inviolable donde poder vivir el frenesí de la felicidad. Pero el mal no conoce fronteras, la muerte eligió el momento de mayor despreocupación y se presentó en pleno baile de máscaras demostrando que para ella no existen límites.

    El asesinato de María Marta García Belsunce, todavía sin resolver, desnuda la realidad que quiere ocultarse detrás de los fortificados límites de los countries: que la miseria moral, el crimen y la muerte no reconocen barreras. La isla de paradisíaca calma, celosamente vigilada por expertos, era solo una ilusión. Las estrictas medidas de seguridad lo único que pudieron dar es la certeza de que, en este caso, el mal y la violencia vinieron de adentro.
Pero es interesante analizar la actuación de las fuerzas de seguridad y la justicia. El caso es increíblemente escandaloso, el encubrimiento es demasiado evidente y la proclamada inocencia tan inconsistente que solo la relación de la familia con el poder, las tramas secretas que se mueven entre bambalinas, la compleja telaraña de las influencias y la omnipotencia del dinero pueden explicar la anormalidad de la situación: En el comienzo el accionar policial es frenado por pedido (¿orden?) de un familiar, los encubridores se mueven con impunidad y, descubierta la siniestra trama, la justicia se lentifica actuando con una morosidad extraña y por demás sospechosa.

    Es evidente que hay una justicia para “gente paqueta” y otra para el ciudadano común; una para los que viven en el country o otra para los que están afuera.
La pregunta que flota en la calle es si el fiscal usaría la misma lentitud y “prudencia” - haciendo callar y demorando el accionar policial - de haberse cometido el mismo crimen en La Matanza, Mataderos o Villa Pineral. Y no le falta razón para sospechar porque los implicados no son ignorantes o inexpertos como quieren mostrarse a la opinión pública. Son universitarios versados en Derecho a los que es muy difícil creerles que cometieron simplemente “desprolijidades por ignorancia o estupidez”. Huellas de sangre borradas, balas confundidas con “pitutos” que se arrojan por el inodoro, seis balazos que quieren pasar por un golpe en la bañera, llamadas para detener a la policía en su investigación, un certificado de defunción conscientemente fraguado... y a más de un mes todavía no hay detenidos.

    Las contradicciones del periodista Horacio García Belsunce, hermano de la víctima, en sus incomprensibles intervenciones televisivas son flagrantes y solo se entienden por el desesperado afán de justificar lo injustificable o por querer “embarrar la cancha”. Pero en medio de sus quejas de inocencia se destaca su teatral indignación y perplejidad ante el requisito de tener que pedir permiso judicial para abandonar su domicilio y salir de vacaciones, donde demostró con claridad un sentimiento clasista que lo hace sentirse al margen de toda sospecha e interpretar que toda acción judicial sobre su persona es una gravísima ofensa a su honorabilidad.

     Son incomprensibles las explicaciones del Fiscal Romero Victorica que cada vez que quiere aclarar termina por oscurecer y abrir más interrogantes. No se explica como el Fical Diego Molina Pico amigo de la familia y que concurrió al velatorio no se ha excusado – que es lo que corresponde – y silencia a la policía. No se explica la causa por la cual desplazaron al Comisario Anibal Degastaldi de la causa. Este caso involucra a la “familia judicial” y es lamentable que, estando tan cuestionado el accionar de los miembros de la justicia, estén dando este desconcertante espectáculo.

    Todas las evidencias apuntan a que una gran parte de la familia García Belsunce está complotada en el encubrimiento; hay un pacto de silencio que hace presumir el ocultamiento de algo deshonroso. Estamos ante una conjura que no vacila en dejar impune al asesino con tal de tapar los móviles. Los intereses de sangre y honorabilidad suelen ser en ciertas familias irracionalmente fuertes. Este caso tiene una asombrosa similitud con la tragedia de Federico García Lorca “La Casa de Bernarda Alba”. La protagonista ante su hija deshonrada y muerta prefiere guardar las apariencias a desnudar la verdad y entonces cierra el último acto mandando a sus hijas: “Y no quiero llantos. La muerte hay que mirarla cara a cara. ¡Silencio! ¡A callar he dicho! (...) ¿Me habéis oído? ¡Silencio, silencio he dicho! ¡Silencio!”

    La pregunta que con temor muchos se hacen es si la justicia se atreverá a traspasar las barreras del ocultamiento y el silencio para llegar en algún momento a descubrir la verdad. Hoy es muy difícil dar una respuesta porque el asesinato se cometió en un country y los sospechosos son VIP. En los mentideros se conjeturan muchas cosas, hasta “salidas honorables” para que el apellido quede maltrecho pero no destruido.

    Sin embargo en una Argentina cuyo mayor problema y cuestionamiento es la acción de la justicia, es necesario que este caso se esclarezca y que todos los implicados en el encubrimiento respondan de acuerdo a lo que indique la ley y fallen tribunales independientes. Es necesario para la salud de los argentinos porque sería una prueba de que se está saneando la justicia, hay igualdad ante la ley y comenzamos a transitar un camino de equidad. Sería una forma más de hacer renacer la fe en las instituciones.

    Mientras termino de escribir escucho un tango y las descarnadas palabras de Discépolo, profeta laico de nuestra decadencia, me enfrentan a una realidad que cuesta digerir:
¿Pero no ves, gilito embanderado,
que la razón la tiene el de más guita?
¿Que la honradez la venden al contado
y la moral la dan por moneditas?
Que no hay ninguna verdad que se resista
frente a dos pesos moneda nacional.
Vos resultás -haciendo el moralista-
un disfrazao... sin carnaval...

    Salvador Dellutri

    ÚLTIMO MOMENTO
IMPUTARON POR “ENCUBRIMIENTO AGRAVADO” A NUEVE FAMILIARES

    — Nueve miembros del círculo íntimo de María Marta García Belsunce quedaron hoy imputados por el presunto “encubrimiento agravado” del crimen perpetrado en el country de Pilar, aunque la Justicia sólo libró órdenes de captura contra dos de ellos, ya que los siete restantes fueron beneficiados por medidas judiciales.
Entre las personas imputadas por el fiscal del caso, Diego Molina Pico, se encuentra el esposo de la víctima, Carlos Carrascosa; el hermano, Horacio García Belsunce (hijo); el medio hermano, Juan Carlos Hurtig; el cuñado, Guillermo Bártoli; y el padrastro, Constantino Hurtig.

    Fuente: (NA)

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com