San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Domingo, 19 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1223 - Fecha: 28 de Feb, del 2008
Me invitaron, me atacaron y me fui

La primera visita oficial de un jefe de Estado extranjero a la Argentina desde que Cristina Fernández asumiera a la presidencia fue la del primer mandatario de Guinea Ecuatorial el Coronel Teodoro Obiang quien asumió al poder en 1979 luego de un golpe de Estado en el que derrocó a su tío al que posteriormente hizo ejecutar, a partir de ese momento ejerce una feroz dictadura.

     Guinea Ecuatorial, es un país africano de menos de un millón de habitantes, en sus orígenes fue una colonia española vinculada con el Virreinato del Río de la Plata, su lengua oficial es el español. En la actualidad es el tercer exportador africano de hidrocarburos, sus nuevos descubrimientos de pozos petroleros, le permitieron un rápido crecimiento dentro del orden mundial, en 2007 fue de un 30 %, esto lo sitúa en la avanzada incluso por delante de China.

     Frente a la posible crisis energética que se aproxima en la Argentina con el advenimiento del próximo invierno, cuyo adelanto se vivió la noche de Fin de Año, más de 50.000 hogares entre la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires quedaron sin energía eléctrica, siendo reconocido por la presidenta. Dado este incierto futuro en materia de energética, el ministro De Vido promovió la visita del mandatario de Guinea Ecuatorial, dando lugar a la firma de convenios con el gobierno argentino.

     Recibido muy calurosamente dándole a su visita gran relevancia protocolar. El Ministro de Relaciones Exteriores Jorge Taiana acompañado por una guardia de honor, aguardaba el descenso de Obiang al pie de la escalerilla del avión en el que llegó al país. Luego de un encuentro con la presidenta en la Casa Rosada, fue objeto de una recepción oficial por parte de los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, una cena de gala ofrecida por la Presidenta en el Palacio San Martín sede del Ministerio de Relaciones Exteriores cerró la recepción.

    A pesar del caluroso recibimiento del gobierno, la oposición, los medios de comunicación y diversas organizaciones humanitarias se expidieron en contra del visitante, recordando las graves acusaciones que pesan sobre el gobierno de Teodoro Obiang. La presidenta recoge el guante y se alza con su pretendida figura de abanderada de los derechos humanos, fiel a su estilo versátil y verborragico, que ya lo pusiera en evidencia durante su discurso inaugural al atacar a Tabaré Vázquez, a los Estados Unidos, cuestionando además a otros estados con los que pretende mejorar las relaciones, ataca denodadamente al visitante.

     Más allá de los negros antecedentes en materia de los derechos humanos que tiene el presidente de Guinea Ecuatorial, el sentido común nos lleva a la pregunta ¿Es lógico invitar a un gobernante extranjero para luego agraviarlo? Se supone que la presidente dispone de un canciller como es el caso de Jorge Taiana que le debe informar sobre el gobierno de Teodoro Obiang, lo que resulta extraño es que este experimentado diplomático no conociera los antecedentes del visitante.

     Es importante tener en cuenta, que cuando se manejan en forma extrema los derechos humanos, reviviendo hechos que ya forman parte de la historia, y que más allá de buscar una justicia imparcial que juzgue tanto a los terroristas de estado como a los terroristas comunes, solo se trata de llevar a cabo una campaña que se asemeja más a una venganza, se detiene así el progreso.

    A nivel mundial la defensa de los derechos humanos se ha convertido en una preocupación, pero muy lejos de lo que sucede en la Argentina, en la que se vive una obsesión ideológica que lejos de salir en busca de una solución con una mirada amplia, trata de resolver el problema observando en una única dirección, sin considerar que existen en el país muchos elementos que atentan contra los derechos humanos como ser: indigencia, inseguridad, trabajo, salud, desprotección infantil, etc.

     Al propiciar la visita de Obiang, se tuvo en cuenta la necesidad de asegurar nuevas fuentes de energía en un país que cae inexorablemente en una crisis energética sin una posible solución. La relación con Guinea Ecuatorial era conveniente para paliar en parte el problema, el enojo de la presidenta mostró una vez más su falta de diplomacia, al proclamar como recurso político su parcial militancia en cuestión de los derechos humanos. Como consecuencia los convenios que se firmaron con el dictador africano corren el riesgo de ser anulados. Una vez más el análisis frió y racional que debe existir en busca del interés nacional por encima de cualquier inclinación de origen religioso o ideológico, fue dejado de lado.

    Las naciones maduras ponen al frente el interés nacional por encima de la pasión ideológica. En la actualidad el mundo se halla cruzado por una red casi infinita de acuerdos de mucho provecho entre los Estados más diversos, pero en todos ellos no existen entre sus mandatarios reacciones de absurda soberbia que atentan contra sus intereses.

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com