San Miguel   BUSCADOR
  T.19° H.94% S.T.21°       
Opciones Avanzadas
 
   Jueves, 23 de Noviembre de 2017
Opinión 
Edición: 1191 - Fecha: 14 de Ene, del 2008
Comienza un año con buenas expectativas

No será fácil y habrá que cumplir con tareas pendientes. El Mercosur tiene un propicio escenario para la integarción real. La especial relevancia de la operación internacional para liberar rehenes de las FARC.

     ¿Podemos comenzar el nuevo año con optimismo? Sí. ¿Podemos descansar tranquilos? No. Fueron muchos los logros alcanzados en favor de una América Latina más independiente y justa, pero también son muchas las tareas que quedan pendientes para asegurar el rumbo.
Para garantizar ese rumbo es indispensable profundizar los procesos democráticos de nuevo tipo; darle unidad en la diversidad a los protagonistas principales y, en definitiva, otorgarle organicidad en cada escenario a las herramientas político- sociales que requiere la región. Las fuerzas conservadoras vernáculas y el sistema de poder de Estados Unidos seguirán al acecho y acentuarán su estrategia agresiva.

    Más allá de cual fuere su resultado final – al cierre de este servicio informativo de APM aún se esperaba una resolución- la iniciativa del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, apoyada por un arco político internacional de particular amplitud, para obtener la liberación de un grupo de rehenes en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tendrá un efecto trascendental sobre el marco regional que aborda esta nota.

    Nada más pretensioso que el consabido artículo de balance al finalizar cada año. Por eso estas líneas apenas se proponen compartir con todos nuestros lectores una serie de reflexiones, todas ellas inacabadas y abiertas a la polémica.

    Podemos afirmar que Venezuela, Bolivia y Ecuador conforman un polo en el cual los procesos de transformación están más desarrollados, y en el que los conflictos políticos y sociales ofrecen una mejor correlación de fuerzas para el denominado campo popular.

    Sin embargo, en los tres casos, los elementos vernáculos de la reacción, en sintonía con el sistema de poder corporativo de Estados Unidos –nótese que no nos referimos exclusivamente al gobierno de ese país-, no abandonarán sus objetivos de desestabilización.

    Argentina, Brasil y Uruguay ofrecen signos positivos, como el decidido impulso al Mercosur y otras instancias de integración, pero en los tres países se expresa una duplicidad política peligrosa para el fortalecimiento del nuevo tablero que registra la región.

    En ninguno de esos casos se perciben medidas claras tendientes a transformar los paradigmas productivos y distributivos. Por el contrario, la concentración y la transnacionalización de sus economía siguen en auge, como así también la estrategia agroalimentaria y de recursos naturales, fortalecedora de los intereses corporativos, especialmente estadounidenses. Todo ello se traduce en la carencia de una efectiva propuesta de inclusión social.

    La cuestión central de lo que denominamos tareas pendientes cuenta con tres ejes decisivos: modificación del paradigma productivo, establecido por la actual etapa del sistema capitalista – imperialista (Imperio Global Privatizado- IGP); decisión a la hora de fijar políticas distributivas de carácter inclusivo universal; y construcción de herramientas político – sociales tendientes a la instauración de diversas formas de poder popular.

    La iniciativa de Chávez para obtener la liberación de un grupo de rehenes en manos de las FARC debería ser leída a dos niveles. Por un lado significa retomar lo mejor del derecho internacional humanitario, severamente afectado sobre todo a partir de la pasada década del ´90, cuando Naciones Unidas (ONU) hizo suya la doctrina de la intervención humanitaria, desarrollada por Bernard Kouchner -entre otras cosas ministro del ex presidente de Francia, Francois Mitterrand, y miembro del gabinete del actual mandatario, Nicolas Sarkozy - y adoptada por Estados Unidos para su aplicación en el Consejo de Seguridad.

    Esa doctrina utiliza al despliegue humanitario internacional como excusa para la intervención de potencias hegemónicas en escenarios dependientes y sometidos a intereses transnacionalizados, como fueron los casos de los Balcanes y Somalia, en los años ´90, y Haití en la actualidad, por sólo citar unos pocos ejemplos.

    La iniciativa de Chávez demostró que las operaciones humanitarias pueden y deben tener otro carácter -sencillamente humanitario-, pero además, y lo que sigue es su segundo aspecto relevante, puso en escena la posibilidad de pacificar la región, contra los diseños estratégicos militaristas de Estados Unidos y sus aliados vernáculos, como es el caso del ex jefe político de paramilitares y narcotraficantes y actual presidente de Colombia, Alvaro Uribe.

    La pluralidad de la misión encabezada por Chávez, que incluye a estados como Cuba, Bolivia, Suiza, Francia, Argentina y Brasil, significó le quita de base de sustentación política a programas militares intervencionistas como el Plan Colombia y otros de la misma naturaleza.

    Si se crean condiciones para avanzar en el cumplimiento de las tareas pendientes señaladas y se imponen estos nuevos parámetros de multilateralidad internacional pluralista, el 2008 podrá ser un muy buen año para nuestra América.

(APM)

 

VERSIÓN IMPRESA

 

 ENCUESTA
¿que opinas sobre los próximos aumentos que se aplicaran en 2018?
Es justo
Injusto
Votar  Ver resultados  Opiná:Foro
 
 AUSPICIANTES

 

 
 
 Mas Noticias
Administrador del Sitio: Jairo Valencia
Director: José Valencia    Relacionista: Luis Molina E.    Diseño y Programación Web: Diosquez Fernando
Tel: (54-11) 44552022 |  Dirección: Blasco Ibañez 1846 Distrito de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Republica Argentina.  |  E-Mail: info@aquilanoticia.com
www.aquilanoticia.com, Todos los derechos Reservados , Prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de aquilanoticia.com